www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los partidos, de nuevo en campaña electoral

miércoles 14 de febrero de 2018, 08:35h

Si el panorama político no cambia drásticamente, España se enfrenta en el próximo año y medio a tres nuevas elecciones: las autonómicas en Cataluña antes de verano, las municipales de mayo de 2019 y, simultáneamente o poco después, las generales.

Aunque resulte inaudito, la ruptura total entre los partidos separatistas puede desembocar en unas nuevas elecciones autonómicas. Puigdemont se ha enrocado en su mansión de Waterloo, decidido a impedir un acuerdo con ERC si no se retuerce la ley para ser elegido presidente de la Generalidad a distancia. El partido de Junqueras, sin embargo, no está dispuesto a apoyar la modificación del reglamento propuesta por JxCat, ante el riesgo de que el presidente del Parlamento, Roger Torrent, sea imputado por desobediencia como le ocurrió a Forcadell al proclamar la Ley de desconexión y la declaración de independencia. ERC solo pactará con el PdCat la investidura de un candidato sin procesos judiciales pendientes que pueda gobernar dentro de la Constitución y lograr que se desactive el artículo 155. De momento, la ruptura entre los partidos secesionistas se antoja insalvable.

Si al final, aunque parezca inaudito, los separatistas se arriesgan a concurrir a unas nuevas elecciones autonómicas, el Gobierno de Rajoy no podrá aprobar los Presupuestos, pues el PNV rechaza el acuerdo, mientras siga vigente el artículo 155. Simultáneamente, Ciudadanos, el otro socio necesario, se ha opuesto radicalmente a las nuevas exigencias de los nacionalistas vascos de asumir las competencias de Prisiones para el acercamiento de los etarras encarcelados. La Legislatura se encuentra en un callejón sin salida y el Gobierno, incapaz de legislar, se verá obligado a disolver las Cortes si no es capaz de aprobar los Presupuestos. Mientras, el Congreso languidece y los partidos políticos ya solo piensan en preparar las elecciones municipales.

El bombardeo incesante de encuestas electorales enmaraña aún más el panorama. Ciudadanos parece tocar el cielo con un espectacular aumento de intención de voto que, en algunos sondeos, le sitúan en primer o segundo lugar. Albert Rivera podría estar deseando concurrir a unas elecciones generales y parece decidido a vender caro su apoyo al Gobierno, el único con el que cuenta Rajoy para gobernar.

La política española se encuentra atascada. Mientras la crisis catalana se prolonga sine die, los partidos ya trabajan estrategias electorales ante la avalancha de elecciones que se avecina. Al PP solo le interesa borra a Ciudadanos del mapa, el núcleo duro del PSOE blinda a Pedro Sánchez para dejarle las manos libres a la hora de pactar con quien le plazca, Podemos intenta salir del atolladero con propuestas surrealistas y la formación naranja se relame ante el éxito que le auguran las encuestas. Una vez más, los dirigentes políticos ponen sus intereses electorales por encima de los de España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios