www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Académicos

Juan José Laborda
x
1718lamartingmailcom/12/12/18
jueves 15 de febrero de 2018, 21:26h

He leído una extensa entrevista con Carlos García Gual, profesor y traductor del griego clásico, elegido recientemente académico de la RAE, que me ha producido a la vez consuelo y regocijo. Mi estado de ánimo, ambivalente como se puede ver, ha estado condicionado por el debate de las portavoces parlamentarias, incluyendo a las de mi propio partido, referido al término “portavozas”. Otro académico de la Española, Pedro Álvarez de Miranda, ha precisado, a propósito de la declaración de la portavoz de “Podemos”, que “los hablantes y las hablantes no sería más feminista, solo más prolijo. Y haber escrito los hablantes y (las) hablantes sería algo peor, un disparate y una memez.” Álvarez de Miranda, hace unos años, salió al paso de la agresividad de ciertos grupos y sectores que piensan que el Diccionario de la RAE debería suprimir voces “políticamente incorrectas” con el género femenino, o que no están suficientemente feminizadas, como el palabro nuevo, “portavoza”. Ante esto, me parece que acierta Jordan B. Petersen, un profesor canadiense, crítico con el feminismo intransigente, cuando opina que del error histórico de la lucha de clases, ahora se ha pasado al error político de la lucha de géneros.

Pero volvamos a la entrevista de Carlos García Gual. Si quieren disfrutar del gozo que produce la cultura, busque en la red su entrevista en: “A los gobernantes no les interesa la formación cultural de la gente”. Ahí va una de sus afirmaciones: “El ­lector seguirá existiendo, aunque sea en este mundo hostil. Serán minoría, pero existirán. La lectura está unida a la crítica y a los grandes horizontes. La gente que no lee es gente de mentalidad muy reducida: viven en la prisión del presente.” Carlos García Gual protesta por el olvido actual -suicida, pienso yo, para nuestra cultura originaria- de las humanidades. ¿Qué puede ofrecer Europa en esta era global si no es la cultura de Grecia y Roma clásicas, las creadoras de la Democracia y del Derecho?

Al elegir a Carlos García Gual académico, la Real Academia Española mantiene un vínculo esencial de nuestro idioma y de nuestra cultura con la filología y los saberes grecolatinos. Después de leer su entrevista, he llamado a Luis Ribot, compañero de carrera en la Universidad de Valladolid, y hoy académico de la Real Academia de la Historia, para preguntarle sobre nuestro profesor de griego, don Jesús Lérida Dominguez. He sabido que falleció en 2015, con 90 años. Ese gozo por la belleza del idioma, al que se refiere García Gual, se daba en las clases del profesor Lérida. Aunque él no hizo carrera universitaria, pues era catedrático del Instituto Nuñez de Arce, don Jesús Lérida nos traía a sus alumnos textos griegos, escritos por una máquina de escribir en griego clásico… ¡que él se había construido!

Suspendí en junio el griego de segundo curso de Filosofía y Letras, porque aquel año, muy turbulento políticamente por el Estado de Excepción decretado por el Régimen, falté a clase del profesor Lérida los meses clave. Fui a pedirle que me sirviera en septiembre un trabajo sobre Tucídides, y me aceptó la propuesta. Recuerdo la entrevista con él, en una cafetería que frecuentábamos los estudiantes, y la compresión que tuvo conmigo, un alumno que no había ido a su clase por estar dedicado a actividades prohibidas.

Estuve escribiendo el trabajo sobre la “Historia de la Guerra del Peloponeso” aquel verano. Leí el texto de Tucídides en la traducción de Francisco Rodríguez Adrados, en los dos tomos, de la Biblioteca Clásica Hernando. La conservo como si fuese un tesoro. Hace pocos años, el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales ha editado aquellos dos tomos en un sólo libro.

Don Francisco Rodríguez Adrados, un autentico y maravilloso sabio, es ahora académico de la RAE, y como explica Carlos García Gual, ha luchado por su elección: “De hecho, la presentación en la Academia fue promo­vida por Adrados: tenía miedo de que se quedaran sin helenistas”, ha contestado García Gual en la entrevista citada.

En estos tiempos de cierta anomia, la Real Academia Española es una fuerte columna de nuestra sociedad civil. Desde el reinado de Felipe V, en el siglo dieciocho, la RAE es un ejemplo de dedicación vocacional a este idioma nuestro, idioma de creación y de integración, hablado y escrito por millones de seres humanos en Europa, América, África y Asia. Los directores de la Real Academia, desde Fernando Lázaro Carreter, pasando por los dichosamente activos, Víctor García de la Concha, José Manuel Blécua, y el actual, Darío Villanueva, han acrecentado sus valores tradicionales de independencia intelectual y de solidez científica, en suma, los valores ilustrados que constituyen su tradición.

Juan José Laborda

Consejero de Estado-Historiador.

JUAN JOSÉ LABORDA MARTIN es senador constituyente por Burgos y fue presidente del Senado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
1 comentarios