www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. LeBron James y Kevin Durant despiezan a Donald Trump de camino al All Star

sábado 17 de febrero de 2018, 19:55h
Las dos estrellas más importantes de la liga estadounidense repasan la convulsa situación social de su país.

El pasado 14 de enero LeBron James y Kevin Durant compartieron taxi y charla por las calles de Akron, tierra natal del icono de los Cavaliers. Lo hicieron de noche, en la previa del último enfrentamiento que han disputado los Warriors y el conjunto de Cleveland y ante los micrófonos y las cámaras de la producción The Uninterrumpted, en la que la leyenda local tiene accionariado. Así, mientras nevaba, los dos anotadores históricos se sometían a una entrevista, más o menos informal, en la que pasaron revista a la actualidad de la sociedad en la que viven.

La conductora del espacio -y del coche de la empresa Uber-, Cari Champion, va lanzando temas de conversación y los protagonistas de la rivalidad más elitista imaginable en este par de temporadas intercambian pareceres. El actual MVP de las Finales es el primero en abrir la espita de la reflexión. Durant, que mantiene una muy buena relación con su némesis en las canchas, asegura que es muy importante para los niños afromericanos sentir el tipo de sensaciones relacionadas con el deporte a una edad temprana. Por el contexto en el que se desarrolla su niñez. En su caso en Maryland.

King James profundiza en el cuadro, tras dar algún brochazo sobre la motivación -o su ausencia- que aglutina el fin de semana del All Star. Explica que "es duro" gestionar la presión que imprime toda una comunidad sobre un niño deportista porque confía en que su éxito les repercutirá. "Cuando creces en una ciudad en la que no hay mucho dinero o trabajo y la gente ve que hay un niño que tiene talento, esperan que salves a la ciudad entera", describe. "No lo sientes cuando eres pequeño, pero con el paso de los años vas notando esa presión social; cuánta gente hay empujando para que salga adelante no sólo tu familia, sino toda la comunidad", prosigue.

"En el barrio no se celebra la grandeza", proclama un Durant que deja entrever la mezcla de recelo, odio y envidia que compaña a la mencionada presión por triunfar y ejercer de guía, mucho peso para un imberbe. Y, como si de un alley-oop se tratara, LeBron remata: "Cuando creces en una comunidad afroamericana, todo el mundo está feliz cuando todos estamos en el mismo nivel. Pero tan pronto como te conviertes en alguien exitoso, en el deporte o en la vida, incluso aunque tengas 14 o 15 años, la gente lo envidia". "Y empiezas a escuchar entonces que has cambiado (por el despunte deportivo). ¿He cambiado? Claro que he cambiado, es por eso justamente que me esfuerzo. Es ese tipo de cosas con las que tienes que lidiar en ese proceso", concluye.


Entonces, la charla gira de forma definitiva hacia la brecha racial. LeBron, devenido en activista en los últimos años, lanza su razonamiento basado en la figura de uno de sus ídolos. "Miras atrás y encuentras a Mohamed Ali y las cosas por las que tuvo que pasar. Ellos básicamente le dijeron esto: 'Tú eres campeón del mundo de los pesos pesados y tienes tus pensamientos pilíticos y tus creencias religiosas, pero eso no nos importa nada. Si no cumples el servicio en las Fuerzas Armadas te enviaremos a prisión durante tres años'. Matin Luther King es otro ejemplo. Puso su existencia en la línea de batalla cada día para lograr una vida mejor y todavía tenemos que pasar por el odio que conllevaron sus decisiones".

Cuestionados por la división política en la que navega Estados Unidos, y después de sonreír cuando la entrevistadora les recordó cuando James llamó a Donald Trump "holgazán-patán", los dos jugadores de la NBA afrontaron la cuestión central: la confrontación con el titular de la Casa Blanca de muchos componentes de la mejor liga de baloncesta del planeta. "El clima está caliente. La cosa es que en su trabajo (el de Trump) debería entender a la gente, pero no entiende a la gente. Y lo que es peor, no le importa una mierda la gente", señaló James antes de argumentar que "cuando crecí tenía tres figuras a las que admiraba y me inspiraban: el presidente, el deportista que destacara en el momento y el artista de moda. Pero ahora, con el presidente de los Estados Unidos actual, vivimos un mal momento. Hay que seguir alertando a la gente que su manera de actuar no es buena".

Durant expuso que hay que hablar de liderazgo y cómo está viviendo la gente -"Necesitamos un buen liderazgo que motive a la gente pero no lo tenemos"-, pero LeBron sostuvo su discurso sin freno: "No es ni siquiera una sorpresa los comentarios que hace. Son risibles pero también da miedo. Es decir, soy un hombre afroamericano con mucho dinero, tengo una casa en Brentwood y tengo la palabra "nigger" (derivación de la palabra negro con connotación racista) en el muro de mi casa. Tenemos mucho trabajo por hacer, porque "no importa cuanto dinero tengas, cuan famoso seas, siempre van a encontrar la manera para decirnos a los negros, a las mujeres, que estamos por debajo de ellos."

Finalmente, Durant y James convinieron en la necesidad de mejorar en su conocimiento del entorno a medida de que sus voces tuvieran más repercusión gracias a su actividad deportiva. "Cuando tu trabajas tanto como nostros hacemos y estás tan comprometido como nosotros, inspiras a los demás y tienes que hacer lo que te hace feliz, le guste o no a la gente. Si sientes pasión por lo que haces, debes mantenerte en lo que crees para dormir mejor por la noche", rubricó LeBron.

La conversación, que ya levantado una polvareda notable al ser publicada esta semana, se extingue enfocándose en iun plano más íntimo, en la vida personal de dos jugadores extraordinarios de baloncesto que reclaman su condición de ciudadanos con capacidad crítica, que reniegan de la percepción de una vida inmersa en una burbuja y marcada por un ego cegador. "Tu puedes meter todos los puntos del mundo y ganar muchos anillos, pero para nosotros, a estas alturas, nuestra aspiración está más dirigida a inspirar a alguien a ser mejor persona y tener un impacto en los demás de una buena manera", despidió 'Durantula'. Horas después, ambos anotarían 32 puntos en la victoria de los de Golden State en Cleveland. Este fin de semana pararán al planeta el domingo en el All Star Game.

Y hace dos días fue Steve Kerr, el técnico de los Warriors, el que se unió a la corriente de críticas a Trump que ensanchó Gregg Popovich -técnico de los Spurs- la pasada semana. El ganador de dos anillos como entrenador y compañero de Jordan en los Bulls, se mostró indignado tras el tiroteo mortal registrado en Florida. "No se ha hecho nada. No parece importarle a nuestro gobierno que los niños sean asesinados a tiros día tras día en las escuelas", proclamó tras perder ante los Blazers en una conferencia de prensa quese transformaría en una erupción.

El triplista devenido en genial regidor de un vestuario expresó su impotencia señalando que "no importa que a las personas les disparen en un concierto, en una sala de cine. No es suficiente al parecer todas las muertes inocentes para sensibilizar a nuestros líderes, gobierno, y las personas que dirigen este país, para realmente hacer algo. Esto es desmoralizador". Y abrió su crítica a Trump del siguiente modo: "Podemos hacer algo al respecto: podemos votar a las personas que realmente tengan el coraje y la valentía de proteger las vidas de las personas y no sólo inclinarse ante la poderosa organización de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) porque financiaron su campaña".

"Afortunadamente, encontraremos suficientes personas que se comprometan a votar a los políticos que muestren el valor de ayudar de verdad a nuestros ciudadanos en los verdaderos problemas de seguridad con soluciones que los mantengan a salvo", prosiguió para terminar denunciando que "no necesitamos construir un muro estúpido con miles de millones de dólares de gasto que no tiene nada que ver con nuestra seguridad, si en realidad no nos protege de lo que verdaderamente es peligro en nuestra sociedad como son los maníacos con armas semiautomáticas que simplemente matan a nuestros hijos".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios