www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

Pedro Sánchez vuelve por sus fueros

Joaquín Vila
x
directorelimparciales/8/8/20
domingo 18 de febrero de 2018, 19:37h

Se equivocaron quienes creyeron que Pedro Sánchez había aprendido la lección de que el PSOE es un partido de Estado. El apoyo a la aplicación del artículo 155 fue un mero espejismo y, por lo que parece, se arrepiente de haberlo hecho. El renovado secretario general ha vuelto por sus fueros, como se ha podido comprobar en el Comité Federal del sábado.

Aunque se llenó la boca en su perorata con el ridículo eslogan de que el PSOE es “el partido más democrático de España”, en realidad sus objetivos eran tres: vengarse de los que le habían echado a patadas, blindarse para que no volviera a ocurrir y alejarse de Rajoy como de la peste. Y con la demagogia de siempre, puso manos a la obra.

Prietas las filas, el PSOE aprobó un nuevo reglamento del partido al más puro estilo Pablo Iglesias: dar voz a la militancia para acaparar él todo el poder al convertirse en su único interlocutor. Así decidirá el PSOE los pactos de Gobierno, los acuerdos de investidura, el nombre de los candidatos municipales y autonómicos y, de paso, evitará Pedro Sánchez que le laminen cuando vuelva a las andadas populistas; si es que no ha vuelto ya.

La militancia de los partidos españoles, que no representa a la mayoría de los votantes, está formada por una amalgama abstracta que al difuminarse por Internet se hace aún más opaca. Pablo Iglesias, por ejemplo, pudo animar a unos miles de acólitos para que se afiliaran al Partido Socialista y facilitar la elección de Pedro Sánchez en las primarias. El secretario general del PSOE, además, se ocupa de controlar a esos pocos miles de militantes que se encargarán de apoyar sus ocurrencias, por muy disparatadas que sean.

Así, de una tacada, el renovado líder socialista acapara todo el poder del partido y se venga de los barones que le echaron. Dentro de un año, sin ir más lejos, se presentarán a las elecciones municipales los candidatos andaluces que decida Pedro Sánchez arropado por su ejército de dóciles militantes. Susana Díaz será una mera espectadora. Y así en toda España. Los órganos directivos del partido se han quedado sin voz, como se comprobó en el Comité Federal del sábado. No se oyó ni una mosca. Solo habló el gran líder. Y chitón. Prietas las filas.

De ahí, la ausencia de tres pesos pesados del partido: la propia Susana Díaz, Ximo Puig y Javier Fernández. Y de ahí, que solo al salir a la calle, otros tres presidentes autonómicos, Page, Lambán y Vara, se mostraran indignados por la última pifia populista de Pedro Sánchez al rechazar la propuesta del Gobierno de que los padres catalanes puedan elegir el castellano como lengua vehicular. Aun a riesgo de caer en los errores del pasado con el nacionalismo, el líder socialista está dispuesto a marcar distancias con Rajoy, con razón o sin ella. Los barones que le echaron ya saben que tienen los días contados. Es el amo absoluto del PSOE. Un peligro letal para el histórico partido.

No hay que descartar que pronto vuelva a las andadas con Pablo Iglesias y forme de nuevo el tándem que estuvo a punto de aniquilar España en su alianza con los partidos separatistas. Con el PP tocado del ala y el PSOE desquiciado, Ciudadanos se va a poner las botas.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (15)    No(0)

+
2 comentarios