www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ORIOL JUNQUERAS LES PUEDE A TODOS

viernes 02 de marzo de 2018, 13:12h
Jordi Sánchez es un lacayo de Arturo Mas, como lo fue en su día Carlos Puigdemont. Títere de David Madí...

Jordi Sánchez es un lacayo de Arturo Mas, como lo fue en su día Carlos Puigdemont. Títere de David Madí, según Salvador Sostres, que está a la cabeza entre los conocedores de la situación catalana, el presidente de la ANC forma parte del entramado tela de araña de la antigua Convergencia que, con otros nombres, conserva el control del establishment catalán.

En ERC, y sobre todo en el entorno de Oriol Junqueras, están que braman. Parece lógico que si Carlos Puigdemont da un paso atrás, rindiéndose, como era de esperar, de su inagotable cobardía, deje como candidato a su antiguo vicepresidente, que permanece encarcelado, igual que Jordi Sánchez.

Las espadas en el secesionismo catalán están en alto. Las espadas, los puñales y las navajas cachicuernas. Oriol Junqueras representa al auténtico republicanismo de Cataluña. En lugar de fugarse para vivir a cuerpo de rey, hizo frente a la Justicia y padece cárcel por defender sus ideas. Los militantes de ERC aceptaban por razones aritméticas a Carlos Puigdemont. No están de acuerdo en que el expresidente felón distribuya sucesiones, cargos, prebendas y mamandurrias. Si Sánchez no pudiera ser investido y Puigdemont se decidiera por Turull, la guerra interna se descarnaría aún más. Crece el número de secesionistas que prefieren a Oriol Junqueras por el ejemplo de dignidad que ha dado frente al botarate Puigdemont, convertido en un payaso de circo. Sus piruetas cada vez hacen menos gracia y sus declaraciones resultan patéticas. Eso sí, está fragilizando gravemente la imagen de España en el mundo internacional. Nuestra democracia se emborrona día a día por culpa de este mequetrefe al que el Gobierno de la nación no ha sabido dominar. Por fortuna, la Justicia está actuando con seriedad y, cuando Puigdemont sea juzgado y presuntamente condenado, regresará a España esposado. Salvo que inicie una segunda fuga a algún país caribeño sin extradición.