www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Rockets y Raptors ya cuestionan el monopolio de LeBron James y los Warriors

viernes 09 de marzo de 2018, 01:58h
Se han confirmado como los líderes de las dos conferencias del cameponato norteamericano.

La posibilidad de asistir a una cuarta final consecutiva entre los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers resulta, en el presente, no tan nítida como apuntaban los pronósticos de los pasados cursos. Y es que en la NBA han irrumpido dos plantillas, mejoradas y más profundas que en la temporada precedente y a las que están respetando las lesiones. Se trata de los Houston Rockets, que lideran la Conferencia Oeste (por delante de Stehpen Curry y comparía, con medio partido de ventaja) y los Toronto Raptors, que son punteros en la Conferencia Este (nueve partidos por delante del escuadrón liderado por LeBron James y dos por endima de los Celtics de Brad Stevens).

Los tejanos viajan al galope de la segunda mejor racha de victorias consecutivas de la historia de la franquicia. Han superado ya aquella firmada por el equipo campeón que lideraba Hakeem Olajuwon. Ya le sacan dos triunfos a la marca fijada por aquel equipo, en los ejercicios 1992-93 y 1993-94. El jefe de su manada es un James Harden en modo MVP. El anotador barbudo es el único candidato destacado para ser nominado como mejor jugador de la temporada regular y ayudó a su equipo a sumar el triunfo decimoseptimo encadenado. Lo hizo con una tarjeta de 26 puntos, cinco rebotes y seis asistencias para tumbar a los rocosos Bucks (99-110).

Como en otras ocasiones dentro de esta racha sensacional -no pierden desde el 26 de enero, cuando cayeron en Nueva Orleans-, Chris Paul y Eric Gordon ejercieron como secundarios de lujo. El primero firmó un doble-doble (16 puntos y 11 asistencias), mientras que el segundo anotó 18 puntos. Pero lo que ha propulsado a los Rockets es lo completo del roster, un aspecto que quedó evidenciado en esta última visita. Porque otros dos nombres encestaron en dobles dígitos (Clint Capella se quedó en 10 puntos y ocho rebotes y emergió Mbah a Moute, con 11 tantos y 7 rebotes) y Ariza y P.J. Tucker los rozaron (9 puntos por cabeza).

De esta manera amaestraron a los de Milwaukee de un Giannis Antetokoumpo que encestó 30 puntos y capturó 7 rebotes. El esquema del Bradley Center también gozó del rendimiento de Chris Middleton (18 puntos y 12 rebotes) y de Eric Bledose y el suplente Sterling Brown (los dos con 15 puntos). Pero se quedarían en la orilla los locales, incapaces de no ser desbordados por el podería ofensivo ajeno y sus capacidad defensivas renovadas. El despegue del segundo cuarto pudo en óribta a los de Houston, que quedan con el mejor récord del campeonato (51-13), llevan la mejor inercia del curso y atisban el horizonte histórico de los 22 triunfos seguidos que consiguieron los Rockets de 2008.

Todo ello les convierte en un contendiente de mucho peso en play-offs para los actuales campeones. Del mismo modo que los Raptors lo son para el irregular camarín de los Cavaliers. El equipo en el que Serge Ibaka impone su intimidación superó a los Pistons por 119-121. Tuvieron que acudir los canadienses a la prórroga para hacer descarrillar al orgulloso conjunto de Detroit y, en ese territorio decisivo, hizo valer su ley un DeMar DeRozan que ha multiplicado su dimensión. Anotaría 42 puntos, buena parte de ellos en el úlcimo cuarto y los suspiros fianles. De hecho, una asistencia suya hacia VanVleet dio carpetazo a la victoria 47 de su escuadrón (17 derrotas).

Este triunfo ofreció a los Raptors el cartel del primer club en conseguir el billete a la post-temporada de la liga. Lo cierto es que la manutención de su condición de punteros es firme, ya que acumulan una sola derrota en los últimos 14 duelos y ya encadenan seis victorias. Además de DeRozan, otros tres jugadores llegaron a los dobles dígitos. Fueron Kyle Lowry (15 puntos, 15 asistencias y 7 rebotes), Jonas Valanciunas (14 puntos y 11 rebotes) y Norman Powell (17 puntos). Y el carácter coral del líder del Este también fue autografiado por el hecho de que 11 jugadores aportaron puntos en ese esfuerzo coral que rebosó a unos Pistons guiados por Blake Griffin (31 puntos) y por Andre Drummond (10 puntos y 21 rebotes).

Esta victoria metió presión a unos Cavs que debían ganar para no descolgarse más y dejarse pisar los talones por los Pacers y los Wizards. Lo conseguirían por medio de un doble-doble de 39 puntos (nueve en la conclusión del partido) y 10 asistencias de LeBron James. Esa actuación, sumada al despertar de Larry Nanc jr (13 puntos y 13 rebotes) y a la aportación de Hood (15 puntos) y Jeff Green (10 puntos), valió para que el desperdicio de 16 puntos de ventaja ante los Nuggets no derivara en otra derrota sangrante. Acabarían ganando por 108-113 a un conjunto en el que Jokic se salió (36 puntos y 13 rebotes) y que pelea por acceder a la octava plaza del Oeste. Las espadas están en alto, se mire como se mire.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios