www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUGBY

Seis Naciones. Irlanda se proclama campeona ante el resbalón de Inglaterra

sábado 10 de marzo de 2018, 20:35h
Francia tumbó a los británicos para entregar el título al XV del Trébol.

La cuarta jornada de la edición de 2018 del Seis Naciones terminó deparando el campeón. Inglaterra no pudo defender el título e Irlanda fue el combinado que se adjudicó la cima del rugby continental, después de haber ganado a Escocia en el Aviva Stadium dublinés. El XV del Trébol triunfó por 28-8 ante los escoceses y se aprovechó del pinchazo grosero de Inglaterra en París. Los favoritos cayeron ante Francia por 22-16 en el segundo duelo de este sábado y quedaron sin opciones de alcanzar a los irlandeses.

Dublín festeja, por tanto, la reconquista del cetro del hemisferio norte. Es el cuarto Seis Naciones que recae en su palmarés desde que en el campeonato se enfrentan seis equipos. Los pupilos del neozelandés Joe Schmidt (desde 2013), alimentaron el aire de fortín de su estadio, donde han ganado 11 veces de forma seguida. Y también nutrieron su sensacional pedigrí presente, al haber acumulado tres entorchados en un lustro. Tenían que hacer sus deberes y esperar un fallo inglés.

Por ello salieron al verde con todo, plenos de intensidad y convicción. No querían jugarse el trofeo en el enfrentamiento directo entre los dos candidatos que deparaba la jornada final. Cumplirían el objetivo de anotar primero y con celeridad. Ese era el primero de los epígrafes a abordar. El segundo, arrollar en el marcador a los escoceses para presionar a Inglaterra. Pues bien, Johhny Sexton rechazaría patear un penalti en el minuto seis con el fin de favorecer un ensayo. El ambicioso movimiento, declaración de intenciones, no fructificaría, pero sería un aviso de lo venidero.

Anotaría primero Greig Laidlaw, medio melé escocés. Transformó un golpe de castigo cuando se habían pasado los 10 minutos del combate, pero Irlanda no cambiaría el rictus y aprovecharon un error visitante para iniciar la remontada. El XV del Cardo parecía fluir en su juego abierto -el mismo que le promocionó para ganar a Inglaterra en la tercera jornada-. Sin embargo, un fallo en el pase de Pete Horne se tradujo en robo de Jacob Stockdale y carrera para el primer ensayo -minuto 22-. Sexton recondearía la primera ventaja local.

Cuando se avecinaba el intermedio los irlandeses frotaron su clase para que emanara un latigazo desde el perfil izquierdo. James Ryan ganó un saque de banda para desembocar en una combinación fulgurante entre Ringrose, Sexton y Rob Kearney. La circulación terminó en la manos de Conor Murray, que no llegó al ensayo por centímetros. Bundee Aki también se quedaría corto en la prolongación. Pero la melé daría paso a la red de Ringrose y Aki que permitió el doblete de Stockdale (10 anotaciones en sus ocho partidos como internacional). Sexton dio paso al descanso con un 14-3 esclarecedor.

En la reanudación Sexton volvería al ejercicio y a los cinco minutos del segundo acto pateó fuera el oval para atacar en territorio escocés. La delantera de su equipo le daría coherencia y el melé Murray se adjudicaría otro ensayo, el tercero del día. Le quedaba sólo uno a Irlanda para alcanzar el punto de bonificación -introducido por la organización para favorecer el juego ambicioso-. Con 18 puntos de desventaja despertó Escocia y recortaría la brecha con un ensayo de Blair Kinghorn -Ringrose falló el placaje-. Pero Laidlaw estrelló el oval en la madera y el 21-8 dio esperanzas a los locales. Y en el minuto 68 arribaría el cuarto ensayo irlandés. Sexton volvió a dejar pasar si ocasión y Séan Cronin activó el delirio en el Aviva Stadium.

Inglaterra, que venía de dominar el torneo en sus dos últimas ediciones, debía ganar a Francia habiendo anotado cuatro ensayos, una empresa ada sencilla. Ni le llegaría su empuje para lograr nada de lo inhelado. Los galos remontaron los golpes de castigo transformados por Owen Farrel y Elliot Daly por medio del triplete anotado por Machenaud. El empate fue la cosecha al descanso, después de una salida británica potente.

En el segundo tiempo los gallos desplegaron su capacidad para ampujar, demostrar competitividad y tino parahacer daño. Un ensayo de penalización y el golpe de castigo apuntado por Machenaud dejó el electrónico en un 16-9 que fijó a Inglaterra bajo mucho presión. El primer ensayo visitante fue anotado a seis minutos para la conclusión (Jonny May). Inglaterra necesitaba un milagro que no haría acto de presencia. De hecho, los franceses ampliarían su ventaja con Lionel Beauxis (22-16). La zaga de Saint Denis hizo el resto. Irlanda es campeona y jugarña en Twickenham por llegar al Grand Slam (el tercero de su historia).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.