www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El nuevo Mao, el nuevo dictador

lunes 12 de marzo de 2018, 09:14h

El presidente chino, Xi Jinping, ha logrado este domingo el poder indefinido en el país más poblado del mundo, al conseguir que se elimine el límite a su estancia al frente del Ejecutivo, con lo que consolida su dominio indiscutido en el Gobierno, el Partido Comunista y la Fuerzas Armadas. El pleno de la Asamblea Nacional Popular aprobó casi por unanimidad un total de 21 enmiendas a la Constitución entre las que figura la eliminación del límite de dos mandatos consecutivos para el presidente y el vicepresidente del país.

Xi, que a sus 64 años es ya el "presidente de todo" puesto que controla directamente el Partido Comunista, la Comisión Militar Central y varios organismos de trabajo, ha liquidado así las reformas que Deng Xiaoping introdujo en 1982 y que durante décadas estructuraron un poder colegiado y limitado que evitara los excesos de la era de Mao Zedong. El resultado de la votación fue de 2.958 votos a favor, 2 en contra y 3 abstenciones, con un voto nulo.

Esta jornada supone una consolidación aún mayor del gobierno de Xi, que justo termina la semana entrante su primer mandato de cinco años y alcanza así un poder indefinido que los analistas han comparado al de Mao. Los tres principales cargos de Xi (secretario general del PCCh, presidente de la CMC y jefe del Estado) están ya libres de límites en el tiempo. Ha nacido un dictador.

Se consolida así el comunismo en el país más capitalista del mundo. China, que ya supera los 1. 300 millones de habitantes, está más poblada que hace tres décadas, sin embargo su economía es la que más crece de todos los países. El espectacular crecimiento económico ha reducido el desempleo y la miseria extrema

Aunque conservan los retratos de Mao en los edificios públicos, China ha arrinconado los principios de las políticas económicas marxistas- leninistas- maoistas, que partían del capitalismo monopólico del Estado. El gobierno era el único que podía manejar e invertir en los principales sectores de la economía. Ahora China es el país del mundo en vías de desarrollo que recibe más inversión extranjera. La mayoría de las empresas estatales están asociadas con inversionistas privados. Su sistema fiscal es el más atractivo para las inversionistas y su legislación laboral, la más flexible. En esos cambios radica el secreto del éxito económico de los chinos.

Toda una paradoja: China endurece el poder comunista para convertirse en el país más capitalista del mundo. Se mantiene el partido único, la censura (el Gobierno controla hasta Internet), la falta de libertades públicas de la población…Pero la economía se basa en el libre mercado con una ventaja: la mano de obra es de las más baratas del mundo. Así se ha convertido en la segunda potencia económica del mundo y ya amenaza a la hegemonía de Estados Unidos. Con un nuevo dictador al frente: Xi Jinping

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios