www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Tirreno - Adriático. Kwiatkowski triunfa y Mikel Landa roza el podio para Movistar

EL IMPARCIAL
martes 13 de marzo de 2018, 20:38h
La contrarreloj final determinó que el polaco se hiciera con la general de la carrera.

"La Tirreno-Adriático es el triunfo más importante mi carrera en una vuelta por etapas. Es una carrera fantástica con un trofeo estupendo. Es también una de las pruebas más duras", proclamó Michal Kwiatkowski, corredor de 27 años llamado a acaparar los focos en el presente y en un futuro cercano tras adjudicarse el trofeo de la ronda italiana. "Estabamos muy motivados para hacerlo bien y lo hemos logrado. Este trofeo me da una sensación maravillosa, tengo confianza en el equipo Sky y me ayudarán de nuevo en el intento de ganar de nuevo la Milán-Sanremo", manifestó, feliz, el campeón del mundo de 2014.

En efecto, esta perla centroeuropea se ha destapado como uno de los recolectores de etapas y de carreras de una semana más importantes del panorama ciclista. Y lo ha confirmado en la 53 edición de la Tirreno-Adriático, en la que se ha impuesto a Damiano Caruso y Geraint Thomas. Éste último, compañero del Sky, fue el que privó a Mikel Landa de subir al podio. El vasco, que ganó la etapa montañosa en Sassotetto, estrenando su palmarés para Movistar, fue víctima de la crono final en la que el británico le remontó los seis segundos que tenía de margen.

La lucha contra el reloj, desarrollada por San Benedetto del Tronto (Ascoli en un trazado de 10,05 kilómetros, pudo el colofón a una prueba de nivel que dejó para el final la misma etapa que coronó a Nairo Quintana en 2015. Landa no pudo repetir victoria para la estructura de Eusebio Unzué en una fecha en la que caería tres posiciones. Jaime Rosón (Movistar) concluyó octavo, por delante Rigoberto Urán, uno de los colosos, que finalizó décimo.

El australiano Rohan Dennis fue el ganador de la crono. El corredor del BMC firmó un registro que nadie superaría (11 minutos y 14 segundos). Los que más se le acercaron fueron Jos Van Emden y el también español Jonathan Castroviejo. Pero el que se llevó el trofeo a casa fue Kwiatkowski, que empezó el recorrido con sólo tres segundos de margen sobre Caruso y llegaría a la meta habiendo ampliado el colchón hasta los 24 segundos. El polaco gestionó su ventaja de manera formidable.

Dennis se vería favorecido por el cambio meteorológico que deparó la jornada para sacar cuatro segundos a Van Emden y ocho a Castroviejo. Lo cierto es que el australiano rodó en seco, cuando el sol mandaba, pero los favoritos lo hicieron con el asfalto mojado, en plena lluvia. "Estaba muy nervioso mientras calentaba porque estaba lloviendo. Tenía miedo de que pudiera pasar algo negativo, por lo que decidí tener mucho cuidado en las curvas y ralentizar. Globalmente me sentía bien y pude hacer una buena prestación", confesó un Kwiatkowski que rompió los pronósticos que entregaban el favoritismo en la crono a un Caruso que ya e había ganado en esta suerte en 2017.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios