www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ASTROS

MLB. Los mejores jugadores de béisbol de EE.UU también desafían a Trump

miércoles 14 de marzo de 2018, 02:19h
El mejor jugador de las Finales acudió a la cita con el presidente pero la tensión entre ambos se palpó.

Hace semanas que los Golden State Warriors, campeones de la NBA, decidieron no acudir a la tradicional presentación del título al presidente de Estados Unidos y en la Casa Blanca. La estrellas Steph Curry y Kevin Durant se mostraron muy críticos con Donald Trump, también el entrenador Steve Kerr, y la franquicia de San Francisco decidió desatender esa costumbre que redunda en la importancia que el país da a sus deportes para organizar una visita cultural por Washington D.C. con un grupo de niños desfavorecidos. Visitaron, remarcando su protesta ante las medidas y opiniones del margante, el Museo Nacional de Arte y Cultura Afroamericana.

Pues bien, después de que varios de los jugadores que formaron parte de la plantilla de los Philadelphia Eagles que ganó la Super Bowl en 2018 también se negaran a juntarse con Trump, los ganadores del anillo en las Grandes Ligas de béisbol visitaron al presidente electo en la pasada madrugada. Se trata de la plantilla de los Houston Astros que triunfó por primera vez en la historia de la franquicia. En ese vestuario figuran varios de los jugadores más destacados del presente de la Major League Baseball.

El MVP del curso es José Altuve, venezolano. Pues bien, este jugador decidió acudir al evento, al contrario que Carlos Correa -premio al Novato del Año- y Carlos Beltrán, dos puertorriqueños que se negaron a viajar a la capital por sus desavenencias con Trump. El caso es que el dominador de la Liga Americana estuvo presente en el acto pero mantuvo una postura y un lenguaje corporal que denotaron, desde el primer minuto hasta el último, una tensión sensacional con el magnate.

Serio, manteniendo la mirada fija en el presidente, sin pestañear, no movió ni un pelo de su hierática y defensiva pose mientras que Trump realizaba su discurso. En esa alocución el dirigente republicano le hizo un guiño particular al venezolano. Al fin y al cabo es la mayor figura de la MLB de 2018. Tras llamarle "asombroso", el habitante del Despacho Oval se refirió a él señalando, entre risas, que "(Altuve) es mucho más alto de lo que pensaba".

El segunda base caribeño, que mide 1,68 metros, no entró en el juego ni rebajó la tensión. Es más, cuando Trump concluyó sus palabras se giró hacia piezas icónicas de los Astros como George Spinger o Josh Reddick y les dio la mano. Ambos estaban muy cerca del Altuve, que no hizo además siquiera de sacar las manos de sus bolsillos ante el presidente. Esto ocurrió en el final de un acto oficial, desarrollado en el Ala Este de la Casa Blanca, que volvió a poner de relieve que la recepción presidencial a los campeones se ha convertido en un mal trago para el propio mandatario.

"Menudo equipo... Nuestros Yankees (el equipo de béisbol New York Yankees del que es fan el magnate) fueron un equipo muy duro pero vosotros lo fuisteis un poco más", dijo el presidente en el inicio de un discurso que también aludió a la importancia que el título tuvo para los ciudadanos de Houston, ciudad golpeada por el huracán Harvey -causó 88 muertos-. "Quiero agradecer a todos los miembros de los Astros que pasaron tiempo con los desplazados en refugios, trajeron alimentos y suministros a todo Texas y más allá y les dieron millones de dólares de sus sueldos", sentenció Donald Trump, antes de confesar que los Astros habían completado una "espléndida temporada".

Al tiempo que se celebraba esta reunión pública el jugador sorpresa del curso y uno de los que han causado sensación por su irrupción en la liga, Carlos Correa, se limitó a excusar su baja por tener "compromisos familiares" más importantes que atender al presidente de los Estados Unidos. Carlos Beltrán, otro elemento decisivo, y latino, fue más explícito en la argumentación de su decisión de momitir este acto en su agenda: "No hay duda de que estoy decepcionado (por cómo ha gestionado el Gobierno la catástrofe causada por el hurcacán María en Puerto Rico) y no soy el único".

Reddick, el encargado de entregar a Trump la camiseta conmemorativa de los Astros, simplemente comentó que "en el vestuario nunca se habló de la posibilidad de no acudir a la recepción, que es un honor, pero cada jugador es libre de hacer lo que quiera". Sea como fuere, parte de la comunidad afroamericana y latina, que tanto nutre a los deportes estadounidenses, ya se han constatado como una facción posicionada contra el dirigente y dispuesta a trastocar su legitimidad en eventos tradicionales como estas recepciones presidenciales, otrora intocables. Tanto como la interpretación del himno antes de los partidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.