www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Congreso de los mítines

viernes 16 de marzo de 2018, 07:48h

Los dos debates que se han celebrado esta semana en el Congreso de los Diputados han resultado tan bochornosos como inútiles. Bochornosos, porque la izquierda (PSOE y Podemos) se ha limitado a utilizar la rabia de los pensionistas para atacar al Gobierno, mientras que el centro derecha (PP y Ciudadanos) ha aprovechado la conmoción por los asesinatos de Diana Quer y Gabriel Cruz para poner en evidencia ante sus electores tanto al PSOE como a Podemos por querer derogar la prisión permanente revisable en contra de la opinión de la inmensa mayoría de los españoles. También han sido inútiles los debates porque ni el importe de las pensiones ni el código penal serán modificados en esta Legislatura por el bloqueo que padece el Congreso con un Gobierno en minoría y una Oposición dividida.

Ya en el debate monográfico sobre las pensiones pudo comprobarse que los partidos políticos han entrado en campaña ante las elecciones municipales y autonómicas. Rajoy interpretó su mejor actuación al desarbolar a la oposición con demoledores argumentos sobre el éxito de la política económica del Gobierno. Margarita Robles demostró que el PSOE sigue en su deriva del “no es no”; Pablo Iglesias, tras sus habituales insultos, se limitó a convocar la manifestación de pensionistas del sábado, porque sabe que sus votos están en la calle, y Albert Rivera quiso mantenerse en su papel de “centrista puro” e intentó rebañar unos cuantos votos más al PP con sus críticas al Gobierno, pero sobre todo, al PSOE con el que se ensañó por su “podemización”. Después de cuatro horas y media de debate, y como estaba previsto, se mantiene el ridículo incremento del 0,25 por ciento de las pensiones. Pero los portavoces ensayaron el guión de cara a sus próximos mítines.

Más bochornoso si cabe resultó el debate sobre la prisión permanente revisable. El PP y Ciudadanos se empeñaron en presentar sus enmiendas a la totalidad a la proposición de ley del PNV para derogar el artículo del código penal, en lugar de esperar al dictamen del Tribunal Constitucional sobre el recurso planteado por el PSOE. Respaldados por los familiares de las víctimas de los últimos asesinatos presentes en el Hemiciclo y las tres millones de firmas a favor de mantener la ley, PP y Ciudadanos, pese a perder la votación, lograron su objetivo de poner al grupo socialista contra las cuerdas por su incongruente postura “populista” y la endeblez de sus argumentos. Tampoco le benefició el debate a Podemos por muy enfurruñado que se mostrara Pablo Iglesias.

Este sábado se celebra la gran manifestación de los pensionistas contra el Gobierno alentada y encabezada por el PSOE y Podemos y ya se ha convocado otra concentración para el domingo a favor de mantener la prisión permanente revisable, que han organizado los familiares de las víctimas de los últimos asesinatos tras reunirse con los portavoces del PP y Ciudadanos.

Los pensionistas, con razón, están indignados por la raquítica subida del importe de sus jubilaciones y los familiares de las víctimas. Y buena parte de la opinión pública, también con razón, se muestra indignada por la inexplicable postura “progresista” de la izquierda al no querer castigar como se merecen a los asesinos y violadores psicópatas. Pero a los partidos políticos no les importan las razones. Solo les interesa aprovechar la rabia de unos y de otros para ir ensayando sus mítines políticos de cara a las elecciones municipales y autonómicas del próximo año. El Congreso de los Diputados puede cerrar sus puertas. Es probable que Rajoy aguante en La Moncloa hasta 2020. Pero esta Legislatura se puede dar por concluida, si es que alguna vez empezó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios