www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

sara lucas o sergio prego

El Thyssen se apunta a la vanguardia para el otoño

martes 15 de julio de 2008, 08:21h
Una espectacular obra del brasileño Ernesto Neto, que llenará el hall de entrada del museo, dará comienzo a una exposición que supondrá "un cambio de imagen temporal" del Thyssen, según Guillermo Solana.

Durante una entrevista con EFE, el conservador jefe del museo recordó que desde hace tiempo Francesca Thyssen ha presentado al Patronato varias propuestas para exponer los fondos de su colección de arte contemporáneo. "Por primera vez vamos a tener, de diciembre a marzo, una selección de estos fondos tremendamente actuales, de la vanguardia más vanguardia, reunidos en torno al tema de la Naturaleza".

La exposición, que sorprenderá al público habitual, supone una nueva convivencia entre el arte contemporáneo y los museos clásicos algo, por otra parte, "inevitable" según Solana.

A la estela del Prado, con su celebrada incursión de Twombly
"La combinación de arte antiguo y arte contemporáneo puede ser maravillosamente reveladora o puede ser una tontería. He visto en el extranjero iniciativas que no me han gustado nada", pero, por el contrario, calificó de "magnifica" la exposición que actualmente exhibe el Museo del Prado en la que el norteamericano Cy Twombly recrea la batalla de Lepanto.

"Aporta comprensión de algo que está en la médula del Prado. A pesar de los siglos transcurridos, la exposición dice mucho de lo que la pintura veneciana ha seguido significando para un artista vivo, de las posibilidades de placer y provocación que todavía encierra la pintura del pasado".

Este tipo de programaciones son imprescindibles en los museos, pero no para atraer al gran público, no siempre interesado en estas confrontaciones, sino por poner al día sus recursos "y mostrar la vigencia de la pintura antigua que vive, en buena parte, a través de lo que dice a los artistas vivos. Unas generaciones miran a las anteriores y dan su versión. Tratar de entender el arte del siglo XX desconectándolo del pasado es absurdo".

Con exposiciones muy populares como las dedicadas a Van Gogh, Durero y Cranach, Richard Estes o el retrato en el siglo de Picasso, el Thyssen alcanzó el pasado año una cifra récord de visitantes cercana al millón, lo que supone un reto que no siempre va a ser posible mantener.

Los visitantes importan
"Para mi es importante el número de visitantes; no juego a la coquetería de decir que no me interesa, pero no sólo por razones económicas sino porque es misión de los museos poner al servicio del publico el patrimonio cultural. No deben ser instituciones para cuatro enterados, sino entidades dirigidas al público amplio y sin limitaciones".

Por ello, cuando diseña la programación piensa en exposiciones temporales atractivas que, además, provocan que aumenten los visitantes a la colección permanente. "En 2007 hubo un aumento del 33% de visitante al museo, y más de un 11% a la permanente. Eso quiere decir que las exposiciones tiran de las colecciones que, por excelentes que sean, sufren ese síndrome del paso del tiempo. Para un museo, hoy, no hacer exposiciones es condenarse a la marginalidad".

En cuanto a temas no relacionados directamente con su labor pero que afectan al museo, Guillermo Solana aseguró que desconoce en qué situación se encuentra la negociación para comprar la colección privada de Carmen Thyssen, "que siempre se ha llevado a cabo al margen del museo", aunque cree que en algún momento tendrá que avanzar, ya que el deposito finaliza el 2011 "y lo aconsejable sería buscar una formula estable respecto a su continuidad".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios