www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL EXPRESIDENT YA NO ESTÁ RETENIDO, ESTÁ DETENIDO

Prisión preventiva para Puigdemont en Alemania

Furgoneta sin identificar en la que presuntamente Carles Puigdemont es trasladado a la cárcel de Neumünster
Ampliar
Furgoneta sin identificar en la que presuntamente Carles Puigdemont es trasladado a la cárcel de Neumünster (Foto: Efe )
EL IMPARCIAL
lunes 26 de marzo de 2018, 20:12h
Seguirá en la cárcel hasta que se resuelva la solicitud de extradición, pues, según el Código Penal alemán, el delito de rebelión es equiparable al de alta traición.

Carles Puigdemont seguirá detenido en Alemania mientras la justicia estudia su orden de detención y entrega cursada por España. Según la Fiscalía y el tribunal de Neumünster donde el expresidente de la Generalidad de Cataluña prestó declaración: "La decisión de hoy no significa que Puigdemont vaya a ser extraditado, sino que ahora empieza el proceso".

Así lo explicó el fiscal superior del distrito judicial, Georg Güntge, a los medios concentrados ante la prisión de Neumünster, donde el domingo ingresó Puigdemont después de ser detenido tras cruzar la frontera con Dinamarca. En un comunicado, el tribunal de primera instancia de esa localidad, donde este lunes compareció el político catalán, aceptó la petición de la Fiscalía general del estado federado de Schleswig Holstein para que Puigdemont continúe en prisión por considerar que existe "riesgo de fuga".

No se puede dar por hecho que el detenido vaya a permanecer en Alemania si queda en libertad y también hay que tener en cuenta que viajaba hacia Bélgica, donde tiene su residencia actualmente y donde no se puede presumir que el proceso de extradición siguiera el mismo camino, lo que podría ser para él un "incentivo notable" para tratar de llegar a ese país.

El fiscal explicó que Puigdemont seguirá detenido hasta que tome una decisión sobre él la Audiencia Territorial de Schleswig, a donde pasa ahora el caso. Según el tribunal de primera instancia, sólo la Fiscalía de esa Audiencia puede pedir la libertad provisional del detenido.

La vista de este lunes se prolongó durante más de tres horas y se centró en confirmar la identidad del detenido y en una discusión legal sobre la procedencia de iniciar el proceso de extradición, explicó Güntge. Puigdemont se mantuvo "tranquilo" y participó en la vista, añadió el fiscal, quien señaló que ahora el caso queda en manos de la Audiencia Territorial de Schleswig, encargada de analizar toda la documentación remitida por España y tomar las decisiones pertinentes.

Segun el tribunal, "no hay aún evidencia" de que la euroórden de detención y extradición a España, emitida el 23 de marzo pasado, "no esté justificada", cuestión ésta que, en última instancia, deberá determinar la Fiscalía de Schleswig.

Jaume Alonso-Cuevillas, el abogado de Carles Puigdemont, llegó por la tarde a la prisión de Neumünster, procedente de Bruselas junto al también letrado Gonzalo Boye, defensor de los exconsejeros Antoni Comín y Meritxell Serret (que permanecen huidos en Bélgica), para coordinar su estrategia de defensa.

Alemania, con España


Alemania, socio preferente de España, ha quedado involucrada con la detención del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont en un conflicto, el del soberanismo catalán, que Berlín considera un asunto interno español. "España es una democracia plena y un Estado de derecho", recalcó este lunes el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, quien recordó que la posición de la canciller, Angela Merkel, sobre la crisis catalana es que se trata de un asunto que España debe resolver "de acuerdo a las leyes" del país.

Con un "no" rotundo respondió Seibert a la pregunta de si la decisión que adopte la justicia competente puede llegar a "afectar" las "estrechas relaciones" bilaterales entre Alemania y España.

El procedimiento abierto con la detención ayer en territorio alemán de Puigdemont compete "fundamentalmente al ámbito judicial", insistió la portavoz del Ministerio alemán de Justicia, Stephanie Krüger.

No hay duda alguna para Berlín ni sobre el correcto proceder de su socio europeo ni sobre a quién compete decidir acerca de la eventual extradición a España: el sistema judicial del "Land" de Schleswig-Holstein, en cuyo territorio fue detenido Puigdemont el domingo tras cruzar la frontera con Dinamarca.

Menos categóricos se mostraron los portavoces del Ejecutivo a la insistente pregunta de si el cargo de rebelión del que se acusa a Puigdemont, que no está tipificado como delito en Alemania, es equivalente al de alta traición, recogido en el Código Penal alemán.

El cargo de rebelión "no aparece con esa palabra" en el Código Penal, pero lo decisivo es que haya un delito "que pueda ser equiparable", dijo la portavoz del Ministerio y, si eso es o no así, no es algo que "pueda determinar yo desde aquí", sino la Audiencia territorial de Schleswig, añadió.

La alta traición está tipificada como delito en el artículo 81 del Código Penal alemán y penado, en los casos menos graves, con un año de cárcel, pero puede llegar a castigarse con cadena perpetua.

Las explicaciones de los portavoces del Ejecutivo alemán se produjeron horas antes de la comparecencia de Puigdemont ante el juez que debía tomarle por vez primera declaración desde que el domingo ingresó en la prisión Neumünster, que finalmente dictaminó que siga detenido mientras la justicia estudia la euroorden.

En los medios alemanes se cruzaban mientras las opiniones de juristas, divididas entre quienes sostenían, como Martin Heger, en "Der Spiegel", que Alemania debe extraditar a Puigdemont, y quienes apuntaban lo contrario, como Wolfgang Janing, desde el diario "Süddeutsche Zeitung", otro medio considerado de referencia.

Heger destacó que por lo menos uno de los cargos imputados al político huido -el de malversación de fondos- sí está contemplado en el Código Penal alemán y por tanto debe ser extraditado.

Janing, por su parte, se felicitaba por la pronta ejecución de la euroorden, lo que demuestra que ese mecanismo funciona correctamente, pero insistía en la inexistencia del delito de rebelión, como tal, en Alemania.

La otra pregunta que planeaba en Alemania era por qué se había detenido al político catalán en este país, una actuación que obliga a la Justicia a tomar una decisión sobre la extradición. Puigdemont fue interceptado tras entrar en territorio alemán, en una acción coordinada entre la Policía Federal de Alemania (BKA) y la inteligencia española, que había colocado un geolocalizador en el automóvil en que viajaba el líder independentista.

Teóricamente podía haber sido arrestado en Suecia o Dinamarca, países que atravesó en coche desde que salió el viernes de Finlandia tras conocerse que se había activado la euroorden contra él.

Desde el ámbito policial, el presidente del Sindicato de la Policía Alemana (DPoIG), Ernst Walter, expresó su sorpresa por que no se hubiera procedido a la detención hasta llegar a Alemania.

Las fuerzas de seguridad danesas, recordó, están "tan obligadas como las alemanas" a "la ejecución de los mecanismos que la Justicia, en ese caso la europea, ha puesto en marcha", dijo Walter, mientras la policía del país vecino esgrimía que no había sido informada con tiempo suficiente para actuar.

El plan inicial de Puigdemont era partir el sábado, vía aérea, de Finlandia a Bruselas, donde residía desde que el pasado octubre huyó de España.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios