www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SUCESOS

Cae Albert Cavallé, el 'estafador sentimental'

Cae Albert Cavallé, el "estafador sentimental" que robó a decenas de mujeres en Barcelona

miércoles 28 de marzo de 2018, 03:27h
Robaba a sus víctimas hasta haber conseguido miles de euros.

Este lunes los Mossos d'Esquadra han detenido a Albert Cavallé, el "estafador sentimental" que robó a más de una treintena de mujeres en Barcelona. El juzgado de instrucción 25 de la Ciudad Condal recibió a este sujeto en la mañana de esta jornada y acabaría dejándole en libertad condicional tras pasar a disposición judicial. Este ha sido el golpe final a un ladrón que ha usado sus dotes románticas para embolsarse importantes cifras por medio de la estafa y el robo.

En su historia se acumulan los casos en los que mujeres eran contactadas por medio de las redes sociales y entablaban una relación sentimental con Cavallé. El tipo, deportista y de mediana edad, se valía de sus capacidades de seducción para asegurarse un lazo afectivo con sus víctimas, a las que terminaba por pedir grandes sumas de dinero por asuntos relacionados con problemas familiares o laborales. Eso sí, siempre con un ingrediente de urgencia.

Así lo narran algunas de las mujeres a las que ha estafado en la web que han creado para denunciar sus casos y avisar al respetable de la exietencia del estafador que fue capturado este martes, acusado de haber cometido delitos de hurto, apropiación indebida, estafa y coacciones. Todo ello, según calculan los investigadores, durante más de un lustro y llegando a manejar sumar de miles de euros. En concreto, se tiene constancia de que sus robos han llegado a los 40.000 € de 60.000 € por víctima, según explican ellas mismas.

Se la acusa de haber obtenido 150.000 estafando a más de 30 mujeres


El portavoz policial que ha comunicado la detención de Cavallé ha limitado el registro de casos de estafa a 17. "Hemos podido saber que hay distintos investigaciones de los Mossos que apuntan que esta persona establecía relaciones con mujeres, se ganaba su confianza para intentar obtener algún beneficio económico. Desde cenas a noches en hoteles o para robarlas directamente con tarjetas y números de cuenta para hacer fraudes. Se han contabilizado unas 17 victimas, pero aún está todo en curso", ha aclarado.

La dimensión que había tomado el actuar de este "estafador romántico" había llegado a todos los rincones de Barcelona. No obstante, su labor delictiva le había llevado a intentar sacar tajada del juego emocional en casas importantes, hasta el punto de tratar de cubrirse las espaldas de cara a su paso por el juzgado ofreciendo a las víctimas un documento firmado en el que simulaba que la sustracción del dinero era en realidad un préstamo. Así buscaba eludir el ilícito penal.

El caso es que Cavallé vendía ser un millonario que se dedicaba a escudriñar los ángulos más lucrativos de la Bolsa. Además, convencía a sus víctimas con la hipótesis de manejar cuentas muy bien nutridas en Panamá pero de adolecer de liquidez en España. De hecho, en múltiples casos propuso a sus víctimas negocios de tipo bursátil, pero los miles de euros que le prestaban nunca eran devueltos. Según el perfil difundido habría sido modelo antes de multiplicar sus identidades falsas.


El 'gigoló' que se movía como pez en el agua en redes como Tinder o Meetic explotaba el poder de la imagen en este tipo de herramientas. Por esa veta cimentó una reputación que le llevaba a alojarse en hoteles de lujo (a los que no pagaba la factura). El modus operandi en estos bretes le contemplaría aprovehanco un descuido de la mujer seducida para fotografiar el DNI de su víctima y de su tarjeta de crédito. A partir de ahí usaba esos datos para alojarse en pomposos hoteles.

Pero también se dedicó, al tiempo que sus conquistas frauduletas se disparaban, a comprar electrodomésticos y teléfonos móviles que más tarde revendía, sin pestañear, en aplicaciones de compra y venta de artículos de segunda mano, como Wallapop. Cavallé usaba las identidades de sus novias de turno para comprar esos artículos, sin desembolsar ni un céntimo de su bolsillo, y luego hacía negocio con esas adquisiciones en la redes pertinentes.

Las pesquisas han determinado que Cavallé es un barcelonés de 36 años que se crió en colegios de pago y que vivía cerca del Hospital Clínic. Pero su ansia por degustar un tren de vida que le era ajeno se introdujo en el mundo de las 'escorts'. Y tomó como modelo el perfil de Francisco Gómez Manzanares, otro estafador que simulaba profesiones elitistas para atraer a mujeres a las que estafaba. Lo cierto es que la senda del 'gigoló' que ha quedado en libertad en esta jornada evidencia una insensibilidad notable para con sus víctimas. Con un cúmulo de denucias en Cataluña, Navarra y Francia, queda por constatar si modifica sus planes y abandona la delincuencia emotiva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios