www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EUROPA LEAGUE - CUARTOS (IDA): ATLÉTICO 2 SPORTING PORTUGAL 0

El Atlético sangra la debilidad del Sporting y se propulsa | 2-0

El Atlético sangra la debilidad del Sporting y se propulsa | 2-0
Ampliar
(Foto: Efe)
jueves 05 de abril de 2018, 22:57h
Los errores defensivos lusos, al comienzo y al final del primer acto, le entregaron a los de Simeone los goles del duelo. Por Diego García. Estadio Wanda Metropolitano

"¿Favoritos? Eso es un pensamiento del rival, pero nosotros lo que queremos es demostrarlo dentro del campo. Si eres favorito o no, se demuestra con hechos y dentro del terreno de juego", diagnosticó Diego Godín en la previa de los cuartos de final de la Europa League que el Atlético iba a disputar este jueves ante el Sporting de Portugal. El zaguero colchonero sintetizó la atmósfera global de una eliminatoria en la que los madrileños partían como candidatos claros no sólo a pasar de fase, sino a alzar el trofeo. Y la mentalidad del bloque dirigido por Diego Pablo Simeone iba a focalizarse en ese propósito y el de amarrar la segunda plaza liguera hasta con concluyera el curso.

Para alcanzarlo debían ir quemando etapas y subiendo peldaños. El de esta fecha representaba el examen mutuo que españoles y lusos iban a efectuar a sus expectativas e inercias, no del todo regulares. Eso sí, la de la delegación portuguesa resultaba mucho más turbulenta, pues este mismo día el presidente de la entidad tuvo que ratificar a Jorge Jesús, el entrenador verdiblanco. No obstante, venían de acabar con su candidatura en Liga el pasado fin de semana (perdieron ante el Braga), acumulaban tres derrotas en sus últimos cuatro duelos lejos de Lisboa y se salvaron en octavos después de tumbar en la prórroga al Viktoria Plzen. Se trataba, por tanto, de un punto de inflexión para el proyecto del club que puso en tensión a Barça y Juventus en la primera fase de Champions.

El Cholo contempló este contexto, más plácido para su camarín, y lidió con las ausencias -Filipe, Vrsaljko y Giménez lideraban una enfermería que había dejado a sólo 16 jugadores del primer equipo en la nómina de convocados para esta cita- desplegando a su once de gala. Gabi sería el ancla de una medular en la que Koke y Saúl ejercían como interiores y Correa como mediapunta y socio de Griezmann. Diego Costa -21 goles en sus últimos 25 duelos- figuraba solo en punta, como el homólogo Bas Dost -30 dianas en 41 partidos-. El delantero neerlandés era la flecha de un esquema rocoso y que buscaría la contra y la segunda jugada, con Bryan Ruiz como ideólogo y Gelson como punzón exterior. Se presentaba, amén de un choque de cariz eminentemente anatómico, un ajedrez en el que los carrileros también amenazaban.

Oblak y Rui Patricio, dos de los mejores porteros del Viejo Continente, también eran parámetros determinantes. Pero por encima de ellos emergería la intensidad y el ardor del arranque madrileño. En el primer minuto se hilvanaría una combinación, más o menos lúcida, en la que el cuero cayó en la mediapunta visitante, con groseros desajustes defensivos de los lusos -Coates se la entregó a un oponente- que Diego Costa amortizó para asistir a un Koke resolutivo en la apertura del marcador. Habían pasado 24 segundos y la categoría rojiblanca resplandeció por vez primera.

Sin margen para el respiro, quedó claro que la verticalidad tras robo de los colchoneros iba a fiscalizar la endeblez en el equilibrio táctico de un Sporting que quedaría al límite en cada transición guiada por Griezmann, Correa y Koke. En el segundo minuto Rui Patricio salvaría a los suyos de ser quemados de forma precoz: ejecutó una parada de foto, con brillante reacción, ante el testarazo certero emitido por Godín. Koke había botado el saque de esquina que a punto estuvo de mandar a la lona a los lisboetas.

Una escapada de Gelson remarcó su magnetismo en el uno contra uno -minuto 6-. Lucas debía concentrarse al máximo para taponar la vía predilecta de avance de los verdiblancos. Por esa banda, en la que también percutía Piccini, tratarían los de Jorge Jesús de apocar al coloso madrileño. Y alimentarían a Bost antes de que se cumpliera el energético cuarto de hora inicial. El neerlandés remataría fuera un testarazo ganado a Juanfran y Savic le arrebató otro buen envío al centro del área. La lluvia de centros sobre el área de Oblak arreciaría con el crecimiento de William Carvalho como gobernador de la medular. En ventaja, el Atlético cedería metros y el esférico para hacerse fuerte atrás y morder en vuelo. La iniciativa, por ende, pertenecería a un Sporting que aceptó el desafío con más personalidad que dudas.

En ese esquema avanzaría el minutaje, con un interesante combate por las superioridades laterales y el despertar de un envite de pelaje táctico. En consecuencia, se reducirían los espacios, aumentarían las imprecisiones en los últimos metros y la producción atacante quedaría limitada al zurdazo cruzado y desviado, desde el pico del área, que propinó Lucas -minuto 18-, el latigazo de Griezmann, desde la frontal y a las nubes -minuto 29- y el relámpago en la conducción de Gelson, que desbarató la cobertura de Godín y de Juanfran para toparse con Oblak en el mano a mano -minuto 33-. Los dos conjuntos decidieron cuidarse y no exponerse, toda vez que el enfrentamiento entró en un denso pentagrama.

Bryan Ruiz se destapó como el ayudante de Gelson en el desequilibrio visitante, pero adolecían las construcciones portuguesas del juego entre líneas que abriera al cómodo achique español. Bruno Fernandes no encontraría su lugar, como tampoco Correa. La orquesta de Simeone no afinaría en fase ofensiva, relegando a Saúl, Griezmann y Diego Costa a un rol de detectores de huecos más que de creadores de jugadas provechosas. Pero los errores en estas alturas de la competición se pagan muy caros y Mathieu lo corroboraría con fiereza abrasiva. En el 40 marró un control de pelota que promocionó el cara a cara entre Rui Patricio y Griezmamn. El galo no perdonaría y ensancharía una brecha abierta desde la puntería.

Se detonaría el descanso con un 2-0 que preponderó lo decisivo de la puntería en paisajes fangosos como el visto. Un derechazo mal atinado de Correa y la entrada de Acuña por William Carvalho -movimiento muy ambicioso- dio paso a un intermedio en el que el estratega luso habría de recomponer la convicción de su escuadrón, superado en el electrónico pero no en las sensaciones -aunque fue de más a menos-. El acierto rojiblanco uniformó el segundo acto de momento de eliminatoria y Jorge Jesús debía decidir si jugársela a marcar fuera de casa o contemporizar para hacer valer su potencial cuando compite ante su tribuna. Optaría por un mayor dominio del cuero en cancha ajena. Movió a Bryan Ruiz al mediocentro y desplegó a Fernandes y a Gelson como mediapuntas centrados, con Coentrao y Piccini sumados como extremos.

Y por esa vía arriesgada se filtró un Atlético astuto. Coates salió a la reanudación dormido. El zaguero uruguayo despejó mal un mablón sencillo y dejó a Diego Costa en franquía para el tercer gol de la noche. El internacional español dispararía el estatus de un Rui Patricio fenomenal -minuto 47-. Y dos minutos más tarde, el central charrúa volvía a equivocarse, aunque esta vez dejó a Costa en una posición menos favorable. Únicamente el cabezazo mal dirigido de Coentrao -sin marca- inquietaría a Oblak antes del ecuador del segundo tiempo. Los zarpazos colchoneros acomplejaron el intento lisboeta de monopolizar del guión.

Simeone introduciría una variable en busca de la sentencia. Olió sangre en la fragilidad mental de la retaguardia visitante y sentó a Correa para que Gameiro multiplicara la amenaza. El gol de Godín -bien anulado por fuera de juego- subrayaba el renovado control español de la escena. Los verdiblancos sumaban pases fallidos y las asociaciones fluidas eran jurisdicción de los locales. Y la doble punta incluida permitió a Griezmann bajar metros y crecer, aumentando el número de efectivos para combinar de su centro del campo. Para redundar en el pastoreo, con y sin pelota, de los rojiblancos.

Neutralizados los balonazos verticales hacia Dost -desenchufado. y la tratativa de mayor posesión rival, los 20 minutos postreros reivindicarían la capacidad para gestionar la ventaja de los pupilos del Cholo. Su mayor competitividad condujo el devenir a un cierre sosegado. Los remates tímidos de Diego Costa y Acuña fueron anécdotas en el intercambio de circulaciones horizontales, inocuas. Rubén Ribeiro sería de la partida -entró por Coentrao- mas no estaría capacitado para enmendar superioridad local en las áreas. Rui Patricio todavía atajaría un centro venenoso de Juanfran y un zurdazo lejano de Griezmann, al tiempo que el asalto luso no tendría lugar -Oblak detuvo la única clara en todo el duelo, de Ruiz y Montero, en el 91-. Las inclusiones de Thomas -por Diego Costa-, Vitolo -por Griezmann- y Montero -por Bruno Fernandes- clausuraron un triunfo cuya apariencia convierte la remontada portuguesa en una utopía.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Lucas; Correa (Gameiro, m. 53), Saúl, Gabi, Koke; Griezmann (Vitolo, m. 89); y Diego Costa (Thomas, m. 87).

0 - Sporting de Lisboa: Rui Patricio; Piccini, Coates, Mathieu, Fabio Coentrao (Ribeiro, m. 80); Battaglia, William Carvalho (Acuña, m. 45); Gelson Martins, Bruno Fernandes (Freddy Montero, m. 87), Bryan Ruiz; y Bas Dost.

Goles: 1-0, m. 1: Koke, a pase de Diego Costa. 2-0, m. 40: Griezmann se marcha en carrera y bate a Rui Patricio.

Árbitro: Sergei Kasarev (Rusia). Amonestó a los locales Saúl (m. 25) y Savic (m. 63) y a los visitantes Coentrao (m. 56), Piccini (m. 56) y Bas Dost (m. 73).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Liga Europa disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 53.301 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.