www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIOGRAFÍA

Lyndall Gordon: Virginia Woolf. Vida de una escritora

domingo 22 de abril de 2018, 18:32h
Lyndall Gordon: Virginia Woolf. Vida de una escritora

Traducción de Jaime Zulaika. Gatopardo. Barcelona, 2017. 350 páginas. 22,95 €. Nos llega en edición ampliada y revisada esta excelente biografía de la escritora británica, nombre imprescindible de la más exigente literatura del siglo XX, que, de la mano de una especialista en el género, Lyndall Gordon, nos presenta a una Virginia Woolf poliédrica. Por Ángela Pérez

Hace poco pudimos ver en los escenarios madrileños una versión teatral de Una habitación propia -montaje en estos momentos de gira y que volverá a Madrid próximamente-, con dramaturgia y dirección de María Ruiz, y con Clara Sanchis en una estupenda interpretación. Asimismo, recientemente, se ha publicado en nuestro país el tomo I de los Diarios de la escritora británica (Tres Hermanas), al que seguirán cuatro volúmenes más, y 600 libros desde que te conocí (Jus Ediciones), la correspondencia entre Virginia Woolf y el más influyente crítico literario de la época victoriana, Lytton Strachey (1880-1931), donde, además de plantear numerosos asuntos y contar jugosas anécdotas, hacen un repaso, en muchos casos mordaz, de la vida literaria del momento. Igualmente, ha aparecido una nueva edición de Las olas con ilustraciones de Antonio Santos (Nórdica), una de sus novelas más representativas, quizá la más experimental, con un extraordinario manejo del flujo de conciencia.

Aunque, en realidad, es una autora que ya está más allá de las modas y se ha convertido prácticamente en un clásico moderno, parece que hay un resurgir de Virginia Woolf. A ello, sin duda ha contribuido la especial actualidad de su Una habitación propia –de la que también acaba de ver la luz una nueva edición en la editorial Sabina-, en unos momentos en los que el movimiento feminista ha tomado nuevos bríos. Ahí está la histórica manifestación del 8 de marzo de este año, que conmemoró de manera nunca antes tan multitudinaria el Día Internacional de la Mujer. Como es sabido, Una habitación propia forma, con el pionero Vindicación de los derechos de la mujer (1792), de Mary Wollstonecraft, y con El segundo sexo, de Simone de Beauvoir (1949), la tríada imprescindible para comprender el feminismo.

Ahora bien, nunca es ocioso recordar que Virginia Woolf es mucho, muchísimo más, que un icono del feminismo. Virginia Woolf, nacida como Adeline Virginia Stephen en Londres el 25 de enero de 1882 y fallecida en Lewes, Sussex, el 28 de marzo de 1941, es un nombre mayor de las letras del siglo XX, cuya riqueza propicia inagotables acercamientos a su obra, con títulos como la citada Las olas, La señora Dalloway, Al faro u Orlando. Y, también, igualmente fecundos e interminables análisis de su vida, que, en cierto modo, viene a recalcar la teoría -no cierta, a nuestro juicio, pero sí muy difundida-, de la casi ineluctable relación entre creación y desequilibrio psíquico. Las crisis depresivas que la llevaron finalmente al suicidio han sido pasto de innumerables exámenes. Por cierto, en estos asuntos, no se pierdan el testimonio en primera persona del escritor norteamericano William Styron, quien en Esa visible oscuridad: Memoria de la locura -acaba de recuperarse en el sello Capitán Swing-, relata su descenso al infierno de la depresión. Y su ascenso de ese averno, recuperándose de la terrible enfermedad.

Entre los últimos acercamientos a la vida y la obra de Virginia Woolf que han aparecido en nuestro país, en 2012, la editorial Impedimenta nos ofreció una curiosa biografía en cómic, firmada por Michéle Gazier y el dibujante Bernard Ciccolini, en 2015 se publicó Virginia Woolf. La vida por escrito, de la periodista argentina Irene Chikiar Bauer. (Taurus), y ahora, en feliz iniciativa de Gatopardo Ediciones, nos llega la biografía -en edición revisada y ampliada-, que le dedicó Lyndall Gordon (Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 1941), especialista en el género, y que tiene también en su haber las biografías de T. S. Eliot y Charlotte Brontë, entre otras. El acercamiento de Lyndall Gordon a Woolf se alzó con el Premio James Tait Black Memorial.

La biografía de Lyndall Gordon realiza un completo recorrido por la existencia del personaje, basándose en una copiosa documentación, que hace hincapié en su correspondencia y sus diarios, así como en sus novelas, y explora con ojos nuevos la novela Las vírgenes sabias, de su marido Leonard Woolf, que, sin duda, encierra numerosas claves. En el trabajo de Gordon se abordan, naturalmente, todas las cuestiones relevantes en la vida de su biografiada, como la muerte de sus padres, que tanto la marcó, los presuntos abusos sexuales de su hermanastro, su relación con Leonard Woolf -con quien contrajo matrimonio a los treinta años-, el grupo de Bloomsbury, su discutida sexualidad, sus crisis nerviosas…

Por supuesto, también nos sumerge en la época de manera vívida, y, lo que resulta de gran interés, nos facilita el acceso, con agudas observaciones, a sus novelas más emblemáticas, como Las olas o Al faro. Por otro lado, trata un tema menos investigado, que es su atracción por el género biográfico, en el que busca nuevos caminos: “Llegó a afirmar –señala Lyndall Gordon-, que ‘el arte de la biografía se encuentra aún en su infancia o -para formularlo con mayor exactitud- aún no ha nacido’”.

La Virginia Woolf que emerge no se circunscribe a esa figura atormentada que preferentemente conocemos. De ahí que como declaración de intenciones ya al principio del libro, Gordon recuerda unas significativas palabras de Doris Lessing: “¡Por Dios!, esa mujer disfrutaba de la vida cuando no estaba enferma; le gustaban las fiestas, sus amigos, los picnícs, las excursiones, las caminatas. Cómo nos gustan las víctimas femeninas”. Una Virginia Woolf, pues, poliédrica en esta excelente biografía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios