www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. El mejor Ricky Rubio, a punto de tumbar a Westbrook y los Thunder

martes 24 de abril de 2018, 20:03h
Además, los Rockets afianzaron su favoritismo ante los Timberwolves.

Los Utah Jazz están a punto de ejecutar una de las sorpresas de estos playoffs en la Conferencia Oeste. Tras la barrida que los Pelicans dedicaron a los Blazers, el equipo de Salt Lake City se ha colocado esta madrugada con 3-1 de ventaja sobre los Thunder de Russel Westbrook, Carmelo Anthony y Paul George. El bloque concluyó con un esclarecedor 113-96 que redunda en la esencia de la serie: el concepto de equipo está primando sobre las pomposas indidvualidades. Y los de Oklahoma son la segunda parte, la agraviada por esa inercia.

Esta vez fue el escolta novato Donovan Mitchell el que lideró a los locales para autografiar su tercer triunfo consecutivo en la serie. El jugador que pelea con Ben Simmons por el ganador de Rookie del Año firmó una tarjeta de 33 puntos, tres triples, 7 rebotes y 4 asistencias. Unos números que le colocan por encima de Karl Malone en su debut en la post temporada con esa franquicia que combatiría contra los Bulls de Jordan. Sea como fuere, el fulgurante ascenso en el rendimiento del novato ha despuntado en el mejor momento y los visitantes no encuentran soluciones.

Tampoco lo hacen para neutralizar el juego coral y, sobre todo, para descifrar la defensa diseñada por Quin Snyder. Un 39% de acierto en los tiros de campo fue el tino de los de Oklahoma. Y es que el ejercicio ganador volvió a ser coral, con seis jugadores en dobles dígitos de anotación. Uno de ellos fue Ricky Rubio, o, más bien, su mejor y más consistente versión. El catalán asestó 13 puntos, repartió 8 asistencias, capturó 6 rebotes, puso un tapón y recuperó un balón pero, por encima de la estadística, refrescó su rol principal como maestro de ceremonias y filtro mental anti Westbrook.

El entrenador declaró al término del envite que "durante toda la temporada, una de las cosas que hemos tratado de conseguir de forma colectiva es generar tiros abiertos" y señaló que "no siempre los vas a anotar, pero es necesario que se tire a canasta porque alguno entrará y eso es lo que sucedió en la segunda parte, cuando rompimos el marcador a nuestro favor". Ese diagnóstico resultaría certero, ya que en el tercer cuarto implementaron un parcial de 32-21 que supieron gestionar en el periodo postrero. En ese trecho llegaron a cosechar una brecha favorable de 21 puntos.

En la trinchera visitante, que buscará sobrevivir a la deblace ganando en el Chesapeake Energy Arena, su ejecución descoordinada no pudo sostener los triples de Joe Ingles 20 puntos -cinco tiros de tres- y la protección de la pintura que corrí a cargo de Rudy Gobert -16 puntos, 10 rebotes y un tapón- y de Derrick Favors -13 puntos-. Westbrook fue limitado en su acierto aunque anotó 23 puntos (14 rebotes y sólo 3 asistencias). George sumó 32 puntos y Anthony prosiguió su sequía -11 puntos-. Álex Abrines concretó 10 puntos, 3 rebotes y dos robos en una comparecencia que presenció la tensión final que protagonizaron Jae Crowder y Carmelo. El alero local elevó el intercambio de golpes y técnicas al asestar un codazo a Steven Adams. "Al final lo único que cuenta es la victoria y esa cayó de nuestro lado", sintetizó. El pique está servido.

La otra cita de la madrugada devolvió lo razonable a la serie entre los Timberwolves y los Rockets. El equipo dirigido por Tom Tibodeau loogró el 2-1 en la eliminatoria hace días, pero los tejaron reaccionaron para ampliar su ventaja al imponerse por 100-119. James Harden y Chris Paul brillaron en el tino (61 puntos entre ambos) y dejaron el pase a semifinales visto para sentencia. Si ganan en el Toyota Center de Houston habrán sofocado el amago de campanada.

El candidato número uno a MVP del curso salió a flote tras su apagón en el duelo precedente y reaccionó hasta en la faceta defensiva. Amontonó 36 puntos, 5 de 11 en trples, 4 rebotes, 3 asistencias y cuatro robos para catapultar a los suyos en un tercer cuarto para el recuerdo (anotó 22 de los 50 puntos que su camarín autografió en ese periodo). Paul, por su parte, se reivindicó como destacada segunda espada con 25 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias, y 5 robos.

Ese tercer cuarto casi empató la mejor marca nunca vista en un cuarto perteneciente a un partido de playoffs. Los Angeles Lakers, que anotaron 51 en un cuarto de la serie que disputaron en marzo de 1962, son los únicos que dejan atrás semejante explosión anotadora. Harden había empezado el duelo cond udas (0 de 7 en tiros de campo) pero su esfuerzo, el del base mentado y el de Clint Capela -14 puntos, 17 rebotes, 4 tapones-. Y Eric Gordon -18 puntos y cuatro triples- y Trevor Ariza -15 puntos- también recobraron sus ratios habituales tras la elipsis del enfrentamiento precedente.

Los locales no disfrutaron del nivel previo de Jimmy Butler, que se quedó en 19 puntos -1 de 4 en triples y 7 de 17 en tiros de campo-. Tuvo que ser Karl-Anthony Towns -22 puntos y 15 rebotes- el que aguantó a sus compañeros hasta el punto de inflexión vivido en la reanudacion. Tras ellos, Derrick Rose -17 puntos- y Andrew Wiggins -14 puntos- no arribaron a ser factores trascendentales. Los de Minnesota lo tiene complicado para revertir la inercia y corroborar que su rendimiento en el tercer duelo de la eliminatoria no fue una anécdota. "Ahora nos queda todavía un triunfo más que conseguir, pero éste era clave", remarcó el técnico tejano Mike D'Antoni.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios