www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Giro. Viviani inaugura la temporada del sprint y Dennis se viste de rosa

EL IMPARCIAL
sábado 05 de mayo de 2018, 18:41h
El corredor italiano fue el primer vencedor en la serie de llegadas masivas. Clasificaciones.

La primera etapa en línea de la edición 101 del Giro de Italia, que ha transcurrido entre Haifa y Tel Aviv, ha subrayado el dominio del Quick Step en este 2018. La estructura centroeuropea se ha cansado de amontonar triunfos en esta temporada y ha llegado a la cita italiana con varios corredores expertos en la caza de victorias. Uno de ellos es el velocista Elia Viviani, que ha resultado vencedor de la primera llegada masiva de la corsa transalpina.

El corredor del 29 años, y oro olímpico en onmium en Río de Janeiro 2016, fue el mejor en al sprint en el que desembocaría el trazado de 167 kilómetros dispuesto por la organización en territorio hebreo. Por detrás de él llegarían Jakub Mareczko y Sam Bennett para completar el podio del día. Pero la autoridad de Viviani resultó palpable, pues levantó los brazos con placidez después de un esfuerzo explosivo que coronó las 3 horas y 51 minutos de carrera.

El tren azul del Quick Step fue capaz de domar lo que aparentaba ser una llegada caótica y fijó al ciclista nadido en la Isola della Scala en un escaño que le propulsaría hacia la séptima victoria del curso. La pelea de los velocistas se desataría a kilómetro y medio de meta, para entregar a BMC una pequeña alegría, pues el australiano Rohan Dennis relevó a Tom Dumoulin como líder de la clasificación general. Fue el final anhelado por al aussie a una fecha tranquila, en la resaca de su sensacional crono.

"No fue fácil ganar, aunque estaba tranquilo después de un buen comienzo de temporada. Después de parar y volver a comenzar para preparar el Giro sentí la presión de ser el corredor que debía ganar", confesó Viviani antes de acaparar los fotos en la ceremonia de meta. Y diagnosticó que "fue difícil permanecer juntos al final, así que usé al equipo para mantener la velocidad alta. Luego me pegué a la rueda de Bennett. Los otros dudaron pero sabía que alguien haría algo y estaba listo para responder".

La etapa se activó con la fuga precoz llevaba a cabo por Ballerini, Boivin y Ytting Bak. Los tres aventureros constituyeron una referencia firme para el rodar de un pelotón en el que el BMC del nuevo líder controló el devenir hasta que arribó el recorrido al sprint intermedio. Ese era el instante crucial para que Dennis obtuviera los tres segundos de bonificación que le llevarían hacia la maglia rosa, al menos hasta este domingo. El australiano cumplió con el cometido de su equipo y ante la permisividad del conjunto de Dumoulin.

A 61 kilómetros de meta el pelotón apagó la escapada y ya no se permitirían más sustos. La amalgama de llegadores y sus escuadrones no permitieron más alegrías solitarias, con el BMC exponiendo a Fran Ventoso como marcador del ritmo desaforado que abotaría cualquier tratativa de saltar del orden establecido. El belga Victor Campenaerts fue el primero en intentarlo, sin éxito, y le seguiría el local Boivin (Academia Israel), también con un resultado inocuo.

Sólo a cinco kilómetros de la conclusión saltaron las alarmas para el Quick Step, todavía agazapado y dejando hacer. Tony Martin, imperial, tomó el relevo como cabeza del pelotón pra tirar en favor del Bardiani de Guardini. A su rebufo ya se había colocado el Education First, que contaba con Modolo como su gallo de pelea, y el Lotto Jumbo, que disponía de Van Poppel como el elemento velocista. Pero el tren azul despegaría cuando Stybar entró en ignición.

Tras el checo escaló posiciones Viviani, pero el italiano debió arrancar la llegada desde plazas secundarias. Sin embargo, su jerarquía no obtuvo enmiendas: logró remontar y dejar atrás a su compañero Mareczko, que había salido en pos del triunfo. Conquistó Tel Aviv el Quick Step y también Dennis, que dejó a Dumoulin a un segundo, con Campenaerts, tercero en la general a tres segundos y Pello Bilbao, sexto -a 19 segundos-. En la jornada dominical los corredores afrontarán la primera jornada larga y exigente, con 229 kilómetros entre Be'er Sheva y Eilat. El Desierto de Negev ejercerá como marco de otro día resevrado para la llegada masiva, en la despedida del territorio israelí dede el que ha comenzado este Giro en tributo al eterno Gino Bartali.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios