www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

20:45 / MOVISTAR+PARTIDAZO

El invicto, lo único en juego para Barcelona y Real Madrid en el Clásico final de Iniesta

domingo 06 de mayo de 2018, 03:02h
Barcelona y Real Madrid compiten por el orgullo en el colofón de LaLiga. Por Diego García

Ernesto Valverde ha delcarado en la previa del Barcelona-Real Madrid de este domingo que "me gustaría que todos los Clásicos fueran así, que hubiéramos ganado ya la Liga y que fueran descafeinados. Es cierto que la gente estaría más excitada, pero a mí ya me va bien así". Zinedine Zidane, por su parte, expuso en sala de prensa que "es un partido en el que nos jugamos tres puntos que no van a cambiar la clasificación pero tenemos que jugar bien, hacer un buen partido, todo lo posible para ganar como siempre". Ambos se esforzaron en recalcar que la motivación se da por supesta en citas como esta. Más allá del contexto.

Pero lo cierto es que el técnico merengue no arriesgará a aquellos jugadores que llegen con molestias, pues en dos semanas se jugará la temporada en la final de la Liga de Campeones de Kiev. Ese horizonte, el ilustre clavo ardiendo que separa a su ejercicio 2017-18 de la leyenda o el fracaso, excede a la rivalidad ancestral con el bloque azulgrana. Y los recién proclamados campeones de Liga no cuentan ya con más motivación que pelear por acabar el calendario sin derrotas en el campeonato de la regularidad. Este último punto y el 0-3 del Bernabéu se añaden a la despedida de Andrés Iniesta como los únicos parámetros que prometan intensidad para el envite.

Los datos señalan que el proyecto industrial y menos efectista del Txingurri ha llegado a la jornada 36 con quince puntos más que el irregular desempeño madridista. Su mejor ejecución en el día a día se desnuda en la consistencia táctica y el compromiso colectivo, amén del papel protagonista de Ter Stegen. Así lo pauta la estadística de goles encajados (21 los catalanes, 38 los capitalinos). Eso sí, lo que susurran las circunstancias -cierta destensión- y los datos (87 a 82 goles anotados es la relación de dos de los mejores ataques de Europa) es que el enfrentamiento no acabará 0-0. Porque los dos paceden lagunas tras pérdida y tienden a eludir el riesgo en favor de golpear al arco ajeno.

En este sentido, parecería que sólo el debate en torno al pasillo previo ensucia una perspectiva desprovista de nubarrones propios de la competitividad. La consecución del doblete ha cultivado un terreno para los locales en el que tratarán de dedicar a Iniesta la guinda de su último curso vestido de blaugrana. Pero el manchego arrastra problemas musculares en el sóleo y podría subirse a su fiesta con el minutaje empezado. Valverde ha dejado fuera Aleix Vidal, Andre Gomes, Yerry Mina y Digne, por lo que la posibilidad de juntar a Coutinho, Messi y Luis Suárez amanece como factible. El ex preparador del Athletic habrá de calcular cúanto está dispuesto a exponerse a la contra visitante. Por ello, la titularidad de Paulinho, Dembelè e Iniesta está en cuestión -dependiendo de si quiere más control o más vértigo-, no así la de Rakitic, Busquets, Alba y Sergi Roberto, piezas fundamentales de la idea campeona de LaLiga.

Zidane sabe que no podrá contar con Carvajal y que Varane e Isco están entre algodones. No es pronosticable que ninguno de ellos participe, lo que abre las puertas a Casemiro -descansado por su suplencia ante el Bayern- y a Asensio. Modric, Lucas Vázquez, Kovacic y Bale se juegan un escaño en la medular, considerando el reparto de descansos que aplica el técnico galo. En el recuerdo está la actuación de Mateo en la Supercopa de España y en la goleada encajada en Chamartín posteriormente. Lo que no parece negociable es la inclusión de Nacho en el lateral -rodaje para Kiev- y de Cristiano Ronaldo para mantener la racha de dos partidos ganados y un empate en el Camp Nou desde la salida de Ancelotti.

El arquitecto francés ha afirmado no pensar en las lesiones a la hora de afrontar un combate semejane, pero lo que no es certero es dar por supuesto que sus jugadores comparten esa aseveración. El duelo ante el Liverpool es la única cima, la más pomposa, tesitura que podría limitar el esfuerzo de los de Concha Espina para mitigar el pichichi de Messi (32 goles) y la batalla por el 'Zamora' de Stegen (ha encajado tres dianas más que Oblak). Esta es la incógnita sobre la que gravita el interés y la factura final de este Clásico un tanto desnaturalizado.

La venganza de la afrenta padecida en la primera vuelta, el orgullo y el gesto de romper el invicto del máximo contrincante son las endebles construcciones mentales que serán fiscalizadas cuando el cuero ruede y, sobre todo, si el Barça sale dispuesto a declarar un incendio en la zaga capitaneada por un Sergio Ramos que cumplirá 561 partidos con la zamarra merengue en su Clásico número 39. Porque, aunque el derroche energético no toque techo, la exigencia de los mediapuntas locales será total (explícita si los barceloneses abrazan la construcción en estático y la iniciativa, y latente si optan por ceder metros y lanzarse a la transición explosiva).

Al Madrid y al Barça les ha costado disgustos la no manutención de la concentración en fase de achique a lo largo del ejercicio -los primeros degradaron su candidatura liguera con celeridad y los segundos se abocaron al abismo romano en Champions-. En consecuencia, los dos libretos barajan el alternar un 4-4-2 más equilibrado y un 4-3-3 más vertical, según el escenario. Los dos escuadrones brillan y ganan, en otros muchos factores, por su versatilidad y capacidad para ajustar el dibujo a sus necesidades. El ajedrez táctico se refrescará tanto como la atención del planeta. Ronaldo, que ha marcado once veces en el coliseo de la Ciudad Condal y cortó ante el Bayern su racha de doce partidos consecutivos anotando, también querrá gritar protagonismo. Lo hará en la reproducción desprovista de presión de la camaleónica filosofía de los dos gigantes. Toda una llamada al espectáculo goleador.


- Alineaciones probables:

Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta o Paulinho; Coutinho, Messi y Luis Suárez.

Real Madrid: Keylor Navas; Nacho, Vallejo, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Lucas Vázquez, Asensio o Bale; Ronaldo y Benzema.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios