www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Giro. Viviani firma su doblete y pleno en las dos primera etapas en lína

EL IMPARCIAL
domingo 06 de mayo de 2018, 18:00h
El velocista italiano amplía el hegemónico dominio del Quick Step. Clasificaciones.

Elia Viviani está correspondiendo con la responsabilidad de ser considerado como el velocista referencia de esta edición del Giro. Este domingo ganó la tercera etapa, que transcurrió entre Be'er Sheva y Eilat. El corredor italiano, que ya ha firmado un doblete y pleno en las llegadas masivas, aumentó la pomposa cosecha de victorias del Quick Step en el desenlace de la maratoniana senda preparada por la organización antes de abandonar Israel. Un total de 229 kilómetros tuvo que superar el pelotón.

El sprinter batió a sus rivales para cruzar la meta con un tiempo de 5h.02.09 y a una media de 45,3 kilómetros por hora. Lo hizo al imponerse en un recorrido tendente a la encerrona en los kilómetros finales. La llegada era técnica y riesgosa, hecho que obligó a los velocistas a sacar los codos para tragar el nerviosismo generado. Y Viviani volvió a someter, esta vez con más complicaciones, a Sacha Modolo y Sam Bennett. Precisamente este último efectuó una maniobra peligrosa que a punto estuvo de confluir en una accidente.

Viviani eludió el lance y tuvo que repetir al remontada, pues partió su aceleración teniendo que escalar posiciones. El portador de la maglia ciclamino -líder de la regularidad- culminó el trabajo de aproximación del tren azul declararía en el podio que "gané y no quiero comenzar una polémica. Bennett se movió y entramos en contacto, pero pude evitar mayores problemas". "Sólo hemos tenido que seguir nuestro plan. Echamos de menos a Sabatini, pero tenía una rueda pinchada y la recta final era buena para mí", analizó antes de confesar que "en las primeras dos horas de carrera me sentí muy mal pero hoy ya no rodaba con presión después de la victoria de ayer".

El segundo triunfo consecutivo del llegador, que además sirvió para que Rohan Dennis mantuviera el liderato, resultó una fecha plácida para los gallos que aspiran a la general. Dumoulin y José Gonçalves completan las tres primeras posiciones, con Pello Bilbao, quinto, como primer español (a 19 segundos). Y es que el cierre del tríptico hebreo también vio como tres aventureros se adentraron en los desiertos para tratar de romper el guión astudiado por los grandes equipos.

Se trató de Marco Frapporti, Guillaume Boivin y Enrico Barbin, que atacaron de salida y se abocaron a una gesta. En las rampas que conducían al cráter Ramon comenzaron a edificar la brecha de distancia con respecto al pelotón y cuando cruzaron la tumba de David Ben Gurion, uno de los padres del Estado israelí, su distancia alcanzó los 4.47 minutos. Esa sería la frontera que los trenes hegemónicos no permitirían crecer. A partir de ese punto ejercieron un cruel ejercicio de control.

El cambio de ritmo de los escuadrones que portan a los colosos de la llegada masiva alcanzó su punto álgido a 6 kilómetros de meta, cuando viajaban a más de 70 por hora, con el viento a favor. Volaba el gran grupo hacia Eliat para degluir a los fugados y cortar a algún que otro descuidado. La víctima destacada fue el corredor del Movistar Carlos Betancur. El Quick Step esta vez sí pudo domar el tipo de conclusió y construyó su látigo irrebatible. Nadie pudo erosionar la directriz del esquema belga. Siquiera permitirse una alegría. Sólo constriñço a los comparecientes a un esfuerzo de resistencia agónica.

Únicamente el Bora de Bennet se atrevió a susurrar una ruta alternativa y ese movimiento llevó al australiano a colocarse en cabeza, pero trató, en vano, de impedir el paso de Viviani. El cambio de trayectoria, peligroso, fue interpretado por la sabiduría del italiano, que regateó la encerrona y aceleró para alzar los brazos por octava vez en 2018. Ahora salida ya al atisbar las crecanía del triplete en el Giro. "Fue una etapa dura y difícil a consecuencia del viento, pero como he competido en las clásicas estaba listo para afrontar 230 kilómetros", resumió.

Este lunes será la primera jornada de descanso de la carrera. Un oasis que sirve para trasladar a los profesionales hacia territorio transalpino. Ya el martes la senda estrenará aterrizaje en Sicilia, conuna etapa de 191 kilómetros entre Catania y Caltagirone. Chris Froome, ausente, no escondió su deseo de cambiar de país. "Hemos tenido que luchar mucho hasta llegar al final, pero los muchachos hicieron un gran trabajo para mantenerme al frente. Ahora estoy deseando undía de descanso después el viaje a Sicilia y así comenzar la progresión esperada". El británico se ha mantenido anestesiado, a 38 segundos del líder.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios