www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 36: BARCELONA 2 REAL MADRID 2

El Barcelona erosiona al Real Madrid en el último Clásico de Iniesta | 2-2

El Barcelona erosiona al Real Madrid en el último Clásico de Iniesta | 2-2
Ampliar
domingo 06 de mayo de 2018, 22:39h
Ronaldo se retiró lesionado y los merengues, que jugaron con uno más todo el segundo acto, empataron, impotentes. Por Diego García

El Camp Nou reclamó los focos del planeta este domingo. El Barcelona, ya campeón de LaLiga, y el Real Madrid, finalista de la Liga de Campeones, reprodujeron en el último partido del día otro capítulo de la rivalidad inherente al Clásico. Quizá la más genuina, pues no había nada en juego más allá del orgullo y del ajuste de cuentas acumulado. No obstante, los catalanes fueron vapuleados en la Supercopa de España y los capitalinos sufrieron un 0-3 en el Bernabéu, en el duelo de la primera vuelta. Así, el balompié mundial volvió a sentarse para degustar este evento de dimensión hiperbólica.

Y lo que se vería fue un reto mutuo. Tanto Ernesto Valverde como Zinedine Zidane no ahorraron en los nombres de los comparecientes ni repartieron descansos. Además, dibujaron sendos 4-4-2 con la intención de herir a las flaquezas ajenas. Los culés salieron con Iniesta y Jordi Alba para atacar a Nacho y con Coutinho y Sergi Roberto para golpear a Marcelo. Y los merengues quisieron ganar verticalidad y tender a la espalda de los laterales locales situando a Bale y a Ronaldo como punzones exteriores. Y, por si fuera poco, los dos escuadrones presionaron a cancha completa y adelantaron sus líneas. Arriesgando sobremanera.

El delicioso planteamiento, predispuesto para el espectáculo atacante, constituyó un escenario de dominio alterno en el que la posesión no resultó un monólogo de nadie y los dos sistemas asumieron como válido el contraataque cuando rebasaban el primer filtro del cierre rival. De esta manera, el talento no tardó en amortizar el ajedrez, y los espacios consabidos, y antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora el electrónico lucía 1-1.

Avisó Luis Suárez con un remate urgido tapado por Navas -minuto 4-, tras pase entre líneas de Messi, y respondió Ronaldo con un centro-chut que estrenó los guantes de Stegen -minuto 5-. El luso abriría su relación de disparos de inmediato, al culminar una fluida combinación entre Benzema y Marcelo. El portero germano atajaría de nuevo el esférico. Y en la salida consiguiente, Sergi Roberto rompió en conducción y conectó con el delantero charrúa, que fracturó el desbalance defensivo madridista por el carril que debían cubrir Kroos y el lateral zurdo. Roberto llegaría hasta la línea de fondo para emitir un centro que Suárez envió a las redes desde el segundo poste y con un golpeo cruzado de tibia -minuto 9-.

Golpeó primero un Barça querente de menos revoluciones en el ritmo, pero cinco minutos más tarde se impondría el diapasón visitante. Busquets cometió un error en campo propio que Kroos tradujo en una transición venenosa. No replegó con la celeridad exigida el puntero y Ronaldo abrió con un taconazo para el centro del alemán. La parábola cayó en el segundo palo. Allí, Benzema cabeceó la redonda para devolverla al centro del área, lugar desde el que Ronaldo firmó las tablas -minuto 15-. Y el luso quedó tendido en el verde, pues se había torcido el tobillo. A 20 días de la final de Champions parecería lógico pedir el cambio. Asensio salió a calentar y se sentaría, pues el Balón de Oro no quiso irse de la escena. Sólo el tiempo definiría el ejercicio de gallardía como prudente o temerario.

Bale y Coutinho yacían fuera de una dinámica que frenó el tempo pasada la traca descrita. Cuando se atravesó el minuto 20, Jordi Alba no embocaba entre palos el pase de Messi, que detectó la enésima incorporación astuta del carrilero. Era el conjunto catalán el que aparentaba portar las riendas, con circulaciones controladoras que sólo el manchego o el 10 eran capaces de dotar de profundidad -retraro de todo el curso-. Sin embargo, desde el 25 de envite la personalidad madridista gritó protagonismo. Kroos, Ramos, Marcelo y Benzema cultivaron una red de ayudas que construyó una asociación continuada que negó al Barça la recuperación rápida, obliglándole a ceder metros y la iniciativa.

Los de Zidane amontonarían peso en el minutaje y llegadas con peligro, fruto de esa maniobra autoritaria. La primera aconteció en el 23, con centro de Nacho y cabezazo desviado de Ronaldo. El portugués acumularía otros tres intentos: un remate que salvó Stegen -minuto 27-, un lanzamiento que lamió la madera -minuto 28- y un testarazo que no encontró arco -minuto 39-. En el entretanto, se congeló el ardor del achique azulgrana -pisotones de Rakitic y Coutinho al tobillo de Casemiro y al talón de Marcelo, en el prólogo- y Benzema y Kroos también ejecutaron tratativas desatinadas. En definitiva, el Txingurri decretó el modelo de repliegue y contragolpe para ganar el descanso.

Pero antes del camino a los vestuarios, y después de que Navas tapara la única aproximación de Messi -culminada con chut a las nubes de Rakitic, en el 41-, la temperatura entró en un estandar explosivo. Se afeó la visión y la tensión rebosó. Bale se ganó la roja con un planchazo al gemelo de Umtiti -no vio tal cartulina- y Sergi Roberto fue expulsado por un manotazo a Marcelo. Este nubarrón oscureció el valiente despliegue de los dos faros del balompié nacional. Y complicó aún más la pretensión de dominio de un Barça cortocircuitado por la atención en fase defensiva y la lucidez con el cuero de los de Chamartín.

Zidane decidió enclaustrar la ambición de Ronaldo, sustituido por Asensio antes de la reanudación, y Valverde señaló a un Coutinho intrascendente como el artista sacrificado para que entrara Semedo y remendara el agujero sobrevenido en su banda diestra. Bale pasó a la delantera, con el balear ocupando el papel del cuarto centrocampista pensado por el técnico galo y Marcelo alzó el telón con un robo a Iniesta y zurdazo por encima del larguero -minuto 47-. El zurdo recién entrado se toparía con Stegen en otra salida fulgurante merengue -minuto 51-, en el susurro de que la superioridad numérica iba a ser un factor notable. Pero aparció Messi para negar tal percepción: recogió la pelota proporcionada por Suárez -tras cometer una falta flagrante sobre Varane- y ajustó su remate para el 2-1.

Valverde movió ficha, renegando del cuero y eligiendo el físico en tal circunstancia, y sentó a Iniesta -ovacionado en su última carrera en un Clásico- para incluir a Paulinho. La ola anímica brotada con la diana del argentino propulsó a un Barcelona corajudo y descarado, que mordió los desajustes tácticos del esquema madridista y racheó la subida de líneas. Entonces, se convencieron de firmar la gesta. Y se desdibujaron Kroos y la templanza y compromiso de los visitantes.

Zidane esperó hasta el minuto 68 para aumentar el armamento. Sacó a Nacho y metió a Lucas Vázquez. Había pasado la euforia barcelonesa y el cansancio comenzó a hacer mella en el equipo en ventaja. Se anunciaba un desenlace de esfuerzo agónico para el campeón de Copa, cada vez más recluido y con menos intrerés en combinar en estático. Se aferraba al talento de su estrella para cazar una contra que sentenciara, y esa opción se presentó en el minuto 71: Messi quedó en mano a mano con Ramos, en trayectoria vertiginosa, y su zurdazo fue desviado por un Navas extraordinario. Y dos minutos más tarde Asensio filtró un pase espinoso para que Bale empatara, de latigazo ajustado y en desmarque centrado -minuto 73-.

El cuarto de hora postrero no comenzó con aspecto de asalto madrileño a la meta de Stegen. El primer lance fue un muy probable penalti de Jordi Alba a Marcelo y otra entrada fronteriza del galés, subrayando que el peor sobre el césped era el árbitro. Pero la colocación de Asensio, Bale y Benzema en la mediapunta, con Marcelo y Lucas Vázquez abriendo el campo, complicaría la defensa del invicto culé. Sólo Messi, genial, perturbó la inercia con dos relámpagos -uno fuera y otro exigiendo a Keylor-. Kovacic relevó a Kroos, Alcácer a Suárez y los intentos infructuosos de Modric y Marcelo darían carpetazo a un combate que gozó de muchos de los ingredientes que le son característicos.

- Ficha técnica:

2 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba; Busquets, Rakitic, Iniesta (Paulinho, min.58); Coutinho (Semedo, min.46), Messi y Suárez (Paco Alcácer, min.92)

2 - Real Madrid: Keylor Navas; Nacho (Lucas Vázquez, min.68), Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Kovacic, min.84), Modric; Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo (Asensio, min.46).

Goles: 1-0, min.10: Luis Suárez. 1-1, min.15: Cristiano Ronaldo. 2-1, min.52: Messi. 2-2, min. 72: Bale.

Árbitro: Alejandro Hernández Hernández (Comité Canario). Amonestó a Nacho (min. 12), Varane (min.31), Luis Suárez (min.42), Ramos (min.42), Messi (min.45), Bale (min.77) y Marcelo (min.77). Expulsó con tarjeta roja a Sergi Roberto (min.47+).

Incidencias: Asistieron 97.939 espectadores al partido disputado en el Camp Nou. En el palco, entre otros, se encontraban Ada Colau, alcaldesa de Barcelona; y el viceprimer ministro y ministro del Interior belga, Jan Jambon.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.