www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Curry y Paul dibujan la esperada final entre Warriors y Rockets

miércoles 09 de mayo de 2018, 20:48h
Los dos favoritos del Oeste cerraron sus series con paliza y un rotundo 4-1.

La NBA ya puede respirar tranquila. Los pronósticos han acabado cumpliéndose y los Golden State Warriors y los Houston Rockets jugarán las finales de la Conferencia Oeste. Los californianos dieron carpetazo a sus semifinales ante los Pelicans con un claro 113-104. Lo hicieron tratando de fracturar el envite en varios momentos, pero los de Nueva Orelans lograron pegarse al rebufo de los vigente campeones en base a su ritmo elevado y tino. Sin embargo, en el tercer cuarto los de Oakland salieron con todo y cavaron una zanja que no pudieron remendar los visitantes.

El 25-4 con el que los pupilos de Steve Kerr volvieron de los vestuarios constituyó el golpe de gracia para un peleón bloque comandado por el colosal Anthony Davis (34 puntos y 19 rebotes). Aún así, la eliminación fue digna para los dirigidos por Alvin Gentry, pues volverían a pegarse al electrónico en el cuarto periodo, cuando llegaron a fijar la desventaja en tan solo siete puntos (107-100). Mas Draymond Green (19 puntos, 14 rebotes, 9 asistencias, 3 robos y 3 tapones.) sepultaría la remontada utópica con una canasta que anestesió el devenir.

El resurgir del ala-pívot ha sido uno de los factores que han terminado por aclarar el horizonte de unos Warriors irregulares a lo largo de todo el curso. Su concentración y mejora en playoffs se ha unido al despegue del otrora lesionado Steph Curry (28 puntos, 8 asistencias, y 7 rebotes) y al aumento del compromiso en ambas fases del juego de Kevin Durant (24 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias y dos robos). Estos dos últimos astros mezclaron con la sensacional primera parte de Klay Thompson (23 puntos).

El quinto partido certificó el empate de Golden State a los Bulls de 1991 en cuanto a la mejor marca de victorias consecutivas en casa en la post temporada en la historia de la liga. Con el de esta madrugada van 15 victorias seguidas en su feudo. Y es que en el Oracle Arena los alegres Pelicans acabarían sucumbiendo al compás local. Rozaron la gesta propulsados en Davis, en Jrue Holiday (27 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes) y en Nikola Mirotic (12 puntos, 3 de 6 triples y 7 rebotes). Rajon Rondo no pasó de las siete asistencias y el banquillo no rindió como marcaba la exigencia, sentenciado a las aspiraciones colectivas.

Y en el Toyota Center se redondeó el cuadro que todos los analistas habían previsto. Los Rockets ajusticiaron a unos Jazz muy mermados sin Ricky Rubio y con Derrick Favor entre algodones. El 112-102 que puso el punto y final al recorrido de una de las mejores defensas del curso contó con la actuación soberbia de Chris Paul. El base, hambriento por llegar a sus primeras finales de la Conferencia Oeste (ha tardado 13 años en lograrlo), se marcharía con una tarjeta hiperbólica (41 puntos, 10 asistencias, siete rebotes y otro triples anotados, su mejor marca conocida en playoffs).

La explosión del ex arquitecto de los Clippers bastó para asestar una remontada de seis puntos que devendría en el estirón postrero dado por los tejanos, que parten con el factor cancha favorable en su combate con los de la bahía de San Francisco. "Es algo especial y sobre todo porque lo he conseguido con un gran equipo, una gran organización y compañeros excepcionales", avanzó, antes de remarcar que "ahora tenemos que seguir más concentrados y unidos que nunca de cara a las finales".

James Harden se concentró en acompañar el despliegue de su líder provisional. Paul acumularía ocho canastas consecutivas, incluidos dos triples, cuando su esquema iba perdiendo a cuatro minutos para el final. Ese relámpago germinó el 105-96 determinante. El principal candidato a MVP del año alcanzó los 18 puntos (falló 15 de 22 tiros de campo y 6 de 7 triples), 4 rebotes, 4 asistencias y dos robos. P.J. Tucker, que acabó con 19 puntos y asestó un triple venenoso a los de Utah (para el 110-100) asomó para sumar el monto de anotación necesitado por el equipo de Mike D'Antoni.

No en vano, Clint Capela (5 puntos, 5 rebotes y 5 tapones), Eric Gordon (5 puntos) y Trevor Ariza (2 puntos) bajaron sus ratios y dieron alas a unos Jazz en los que Donovan Mitchell (24 puntos, 9 asistencias y 4 rebotes) dio la cara. El novato encestó 22 puntos en un tercer cuarto en el que los de Salt Lake City remontaron una desventaja de 11 puntos para irse con un 75-78 favorable al entretiempo. Pero se lesionaría el rookie. "Hemos quedado eliminados, pero todo el equipo luchó como lo hicimos durante la temporada regular y eso es lo mejor que nos podía pasar. Dentro de unos días podremos reflexionar con tranquilidad de las grandes cosas que hemos logrado como equipo", zanjó.

Sin Rubio, el base suplente Alec Burks (22 puntos y 5 asistencias) y el novato Royce O'Neal (17 puntos y candado sobre Harden) resplandecieron de nuevo. Joe Ingles y Rudy Gobert (12 puntos por barba y 14 rebotes entre los dos, con 5 tapones del pívot) participaron dentro de su ratio industrial para defender el honor de la obra del técnico Quin Snyder. Los datos desnudarían la esencia del duelo y de la eliminatoria: los tejanos autografiaron un 48% en tiros de campo y un 46% en triples, mientras que los derrotados ejecutaron un 47% de sus intentos y un 36% desde la línea de tres.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios