www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESAFÍO SECESIONISTA

Junqueras defiende ante el TS que su causa es "un juicio a la democracia"

Junqueras defiende ante el TS que su causa es 'un juicio a la democracia'
Ampliar
martes 15 de mayo de 2018, 20:12h
El juez Llarena podría estar lesionando "derechos fundamentales".

Oriol Junqueras, como Rull y Turull, se ha agitado con la investidura de Quim Torra y su intención de repescar a los exconsejeros encarcelados para formar su Govern. Así, el exvicepresidente se ha unido a sus compañeros al frente de la Generalidad que más lejos ha llevado el desafío catalanista al Estado y ha presentado un recurso ante el Tribunal Supremo en el que intenta alcanzar la salida de la prisión para retomar sus responsabilidades como patrón del barco secesionista.

Junqueras y el exconsejero de Exteriores Raül Romeva han recurrido ante la sala de lo penal del Supremo el auto en que el juez Pablo Llarena acordó acusarles de delitos de rebelión y malversación por impulsar la hoja de ruta unilateral a la independencia. Lo han hecho elaborando un texto en el que alegan que el "verdadero campo de debate" en la causa por el "procés" es "si España tiene o no una democracia madura y si los tribunales penales son capaces de entender que el conflicto político debe ser solucionado por medios políticos".

En el recurso, los dos mandatarios del Govern pasado aducen que Llarena está instruyendo la causa con un "sesgo a favor de las acusaciones" y "criminalizando" el independentismo catalán, pese a que éste es "pacífico y legal". Por ello, proclaman que la causa contra el "procés" será "un juicio a la democracia y a su capacidad para tolerar la discrepancia política y la protesta ciudadana pacífica".

La defensa del exvicepresidente defiende que en la causa contra los líderes del "procés" se ha llevado la "criminalización de una ideología política" como es el secesionismo, cuando se trata de un proyecto "legal y legítimo" que ha competido "en todas las contiendas electorales recientes y nunca ha sido sometido a acción penal alguna". Y en el recurso se arguye que Llarena evidencia una "valoración política" de los hechos que instruye, al afirmar en varias resoluciones que "la ideología independentista o bien se ceñía a la reforma constitucional por la vía de la propia Constitución española o bien asumía un enfrentamiento violento".

"El proceso catalán es, por definición, un proceso pacífico y legal", insiste un texto que intenta demostrar que Llarena podría estar lesionando "derechos fundamentales como son los de libertad de conciencia o la proscripción de la persecución de la disidencia política en el marco constitucional", cuando defiende en su auto que el Estado debería mantener vigente el artículo 155 dado que el proyecto independentista permanece "larvado".

Y en es recurso se recuerda que el derecho a la autodeterminación "forma parte del patrimonio jurídico de los estados democráticos y, precisamente por ello, perseguir la independencia de una parte del territorio es una opción política legítima dentro de una democracia no militante". Esto es, más de lo mismo en lo que se refiere al guión de defensa de Junqueras. Nada que ver con la argucia efectuada por Turull, Rull y Jordi Sánchez, que apelan a las sentencias del caso de La Manada y a las del movimiento antidesahucio.

La argucia de Junqueras y Romeva considera que los supuestos indicios incriminatorios que el juez enumera en su auto, como la existencia de un Consejo Asesor para la Transición Nacional o la confección de un "Libro Blanco de la Transición Nacional", son en realidad "actuaciones políticas que el instructor interpreta en clave ilegítima cuando no lo son". E insiste que las personas que blindaron los centros de votación del 1-O lo hicieron "sin violencia. Y es que resulta lógico que intentaran los ciudadanos protegerse ante la barbaridad de la actuación policial, cuya desproporción es evidente y así se reconoce en todo el mundo".

Finalmente, Andreu Van den Eynde, abogado de Junqueras, ataca en su texto la falta de "neutralidad" del juez instructor, así como "la degradación del proceso a fórmulas propias del sistema inquisitivo" y su tendencia a "polemizar" con los investigados, "reprochándoles sus respuestas" cuando les toma declaración. Según su relato, el hecho de que existan varias causas abiertas por el proceso independentista en distintos juzgados es también "un claro ejemplo de la utilización estratégica de las reglas del proceso penal" por parte de Llarena, al que además reprocha que base sus indicios en pruebas "obtenidas de forma ilícita".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.