www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Los Celtics llevan a LeBron James y a los Cavs al límite

miércoles 16 de mayo de 2018, 20:03h
Los verdes impusieron el juego colectivo a la exhibición del astro para colocarse con 2-0.

"Pienso que estaré bien. Estoy convencido que no voy a perder el sueño por lo sucedido aquí", respondió LeBron James al ser cuestionado por la segunda derrota consecutiva sufrida por su equipo y la tesitura que les obliga a ganar los dos duelos en Ohio para sobrevivir en las semifinales de la Conferencia Oeste. El alero había empatado su mejor marca en un cuarto de playoffs, pero no fue suficiente. Sostuvo a los suyos firmando 21 de los 27 puntos con los que su equipo arrancó el partido.

"Cuando sales al campo y lo das todo, al final del día, puedes sentirte tranquilo", incidió sobre su tranquilidad tras haber amontonado 42 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes. Pero claro, el vestuario que dirige Tyronn Lue se está despeñando y le urge reaccionar para que King James no se vea apeado de las Finales de la NBA por primera vez desde 2010. Ni siquiera el movimiento implementado por el técnico -dar la titularidad a Tristan Thompson- funcionó, pues el compromiso y la fluidez solidaria y coral de los locales volvió a rebasar el plan basado en la creatividad de su estrella.

Los Celtics vencieron con jerarquía. LeBron sólo pudo resignarse: "Hicieron lo que tenían que hacer y que no fue otra cosa que proteger la ventaja de campo. Ahora nos toca a nosotros hacer lo propio en el nuestro". Los verdes, que tiene un récord histórico de 37-0 cuando se ponen con la ventaja actual en series a siete partidos, doblegaron en fe, consistencia y tensión defensiva a los visitantes. El 107-94 final atestigua que en los momentos clave al trabajo como equipo rinde más que el resplandecer individual.

Los de Brad Stevens defendieron el TD Garden aislando a un James colosal. Sólo Kevin Love (22 puntos y 15 rebotes) y Kyle Korver (11 puntos) llegaron a los dobles dígitos en el ataque de Lue. Al tiempo, los de Boston acumularon hasta seis nombres con más de 10 puntos anotados. El escuadrón de la franquicia dinástica estuvo encabezado por Jaylen Brown (23 puntos), Terry Rozier (18 puntos), Al Horford (15 tantos y 10 rebotes, 4 asistencias, 2 robos y 2 tapones), Marcus Morris (12 puntos), el novato Jayson Tatum (11 puntos) y Marcus Smart (11 puntos).

Este último eslabón tiene gran parte de culpa del aumento de la eficacia defensiva de los verdes. Bajo sus hombros carga la regularidad en el esfuerzo agónico y el ascenso de las revoluciones en fase de achique que tan competitivo hace a su camarín. Smart lideró las sensacionales defensas que dejaron a los Cavs 22 y 17 puntos en los dos últimos cuartos. En ese trecho los locales se dispararon en el otro aro con 36 y 23 puntos, respectivamente. Y la efectividad de un James fundido también cayó.

La delegación de los Celtics resumió la mentalidad y la hoja de ruta desplegadas. Stevens "sabíamos que iba a salir al campo a demolernos y al final encontramos de nuevo la manera, con nuestra defensa, de superar otra prueba clave de la madurez que ya hay dentro del equipo". "Ahora debemos pensar en recuperar fuerzas en los próximos días y estar listos para el partido del sábado en Cleveland", resumió el arquitecto de la obra que ha negado trascendencia a las lesiones de Kirye Irving y Gordon Hayward.

"Para nada nos preocupan las estadísticas, lo que si tenemos muy claro es que si queremos eliminar a los Cavaliers deberemos luchar al máximo y eso es lo que vamos hacer cuando lleguemos a Cleveland", declaró Terry Rozier, el base suplente que ha confirmado en esta post-temporada su estatus rocoso. "Tampoco nos importa si vamos a ganar por medio punto, lo que cuenta en conseguir la victoria", zanejó. Y Al Horford, el gobernador en pista, manifestó: "Cada uno de nosotros tenemos confianza en lo que podemos aportar dentro del campo. El grupo está acostumbrado a responder en los momentos más difíciles y siempre encontramos la manera de conseguir el objetivo final de la victoria".

El caso es que los de Boston llevan un camino en casa de 9-0, con un promedio de 110,1 puntos por partido. Y tienen ventaja de campo por haber finalizado segundo en la temporada regular, tras los inalcanzables Raptors -ya eliminados-. Esta amalgama estadística y las sensaciones de falta de soluciones de los jugadores en desventaja constriñen a Lue a idear una planificación de emergencia. "Luchamos por la victoria, pero al final ellos fueron mejores. Está claro que lo único que nos vale es lograr la victoria en el tercer partido y eso será lo que busquemos en el campo, que es donde se definen los resultados", declaró el entrenador bajo presión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.