www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Italia pasa de Ancelotti y ficha a Mancini como seleccionador

jueves 17 de mayo de 2018, 01:19h
El ex entrenador del Zenit es el elegido para reflotar a la Nazionale.

A finales de abril se publicaba en los medios italianos que la Federación Italiana de Fútbol estaba negociando con Carlo Ancelotti para firmarle como nuevo seleccionador. Se hablaba de que los directivos proponían al técnico en paro poderes absolutos para hacer y deshacer, siempre en pro de la salida del hoyo en el que se ha metido la selección transalpina, que hha tocado fondo en esta fase de clasificación para el Mundial de Rusia en el que no participarán.

Pero el 29 de ese mes se zanjaron las conversaciones. La Gazzetta dello Sport aseguró que Carletto, despedido de Bayern en septiembre de 2017, estaba cerca de aceptar una oferta de cuatro años y en torno a cuatro millones de euros. Según el rotativo, Ancelotti se echó atrás en el último momento porque cree que toda vez que acabe la temporada algún club gigante continental le ofrecerá su banquillo y que en ese destino le pondrán sobre la mesa más millones (en el campeón de la Bundesliga se embolsaba 8 millones anuales).

Por todo ello, y porque la incertidumbre que recubre a la federación italiana antes y después del despido de Gian Piero Ventura es palmaria, los directivos se han movido con rapidez y se han decidio con celeridad. Las opciones eran Claudio Raineri (técnico del Nantes) o Roberto Mancini (entrenador del Zenit). Finalmente, el elegido ha sido este último. El que fuera brillante delantero y preparador exitoso en el Inter que desembocó en el triunfo de la Champions -de la mano de Mourinho- tiene ya las riendas del complicado desafío.

"Quiero ser un buen seleccionador, que pueda devolver a Italia donde se merece estar, en la cumbre del mundo y de Europa. No ganamos una Eurocopa desde hace muchos años (1968). Esa será la primera cita importante (en 2020)", proclamó en su presentación, realizada en el centro técnico de Coverciano (Florencia). Desde allí, compartió con los presentes su intenció de "ser el que reconstruirá y devolverá la selección a altos niveles. No será fácil, pero creo que podemos hacerlo"

Mancini, que acumula como arquitecto de vestuarios tres Scudetti (Inter), una Premier League (Manchester City), cuatro Copas de Italia (con Fiorentina, Lazio e Inter) y una FA Cup (City, se enfrenta al reto más importante de su dilatada experiencia. Su renuncia a seguir al frente del Zenit San Petersburgo, al finalizar la liga rusa, acabó representando el gesto que necesitaba la federación italiana para dar el paso y concluir las negociaciones ante del comienzo del Mundial.

Tendrá mucho trabajo, pues ha de calibrar hasta qué profundidad repensar el estilo y entrar en una renovación de nombres que limpie de veteranos el camarín. Porque el relevo generacional claramente no está a la altura de aquellos que tocaron techo en el Mundial de 2006 y llegaron a la final de la Eurocopa de 2012. "Este trabajo es lo mejor que me podía pasar", retieró un preparador que arguyó que "pienso que ser seleccionador es razón de orgullo y la máxima aspiración para todos los técnicos".

El sustituto del interino Luigi Di Biagio debutará al frente de Italia el 28 de mayo contra Arabia Saudí y jugará el 1 y el 4 de junio otros dos amistosos, contra Francia y Holanda, respectivamente. Un aterrizaje cómodo, sin exigencias, que le permitirá entrar en contacto con el material humano del que dispone. "Estoy emocionado porque ser entrenador de la selección no es algo banal y quiero agradecer al comisario (de la FIGC), Roberto Fabbricini, (al director general) Michele Uva, que me querían al cien por cien y fue fácil elegir para mí", afirmó.

"Yo llevo muchos años siendo entrenador y éste puede ser el momento correcto, hay que hacer algo para la selección. No ir al Mundial es algo muy difícil. Este momento tan complicado pensé que podía ser el correcto", concretó sobre las pocas dudas que tuvo cuando recibió la llamada. Y, aunque reconoció que este presente es un punto muy negro en la historia del calcio, defendió a los seleccionables: "Los jugadores en Italia son muchos, también en momentos en los que pensamos que pueden ser complicados. Se pueden encontrar jugadores con calidad. Mario Balotelli es italiano, le hablaremos, seguramente le llamaremos", aclaró.

Criticó a aquellos que creen que la calidad ha desaparecido del plantel italiano que pereció en la lucha por llegar a Rusia 2018 y se afirmó como preparado para pasar de la dinámica de club a la de la selección. "Si entrenas a un club, cuando no ganas, tienes a tu afición decepcionada. Aquí son 50 millones de personas que se enfadan si no ganas con la selección. Pero, si al final puedes ganar, ganar algo importante, sería una buena satisfacción", reflexionó. Con 54 años, ha quedado claro que le ha llegado su alternativa. El tiempo dirá si es el idóneo para acometer una labor de reconstrucción de semejante dimensión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.