www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VENCEDORES, LOS VENCIDOS

sábado 02 de junio de 2018, 14:00h
He conversado con varios hombres y mujeres, todos ellos relevantes en el Partido Popular, y la coincidencia es general...

Este artículo de Luis María Anson, publicado en el diario El Mundo el pasado miércoles, el día antes de la moción de censura, ha sido reproducido y comentado copiosamente en las redes sociales. Lo reproducimos a continuación.

He conversado con varios hombres y mujeres, todos ellos relevantes en el Partido Popular, y la coincidencia es general: “Hace ya meses que Rajoy debió ponerse de acuerdo con Rivera para convocar elecciones generales. Prorrogar la legislatura solo podía hacer más dura la agonía”. Meses atrás, las encuestas vaticinaban una victoria del centro derecha con la suma de diputados de un Ciudadanos creciente y un PP menguante. A pesar de que el Congreso de los Diputados le es mayoritariamente hostil, el voluntarismo político hacía creer al presidente del Gobierno que estaba en la situación por él deseada. Pero la realidad era otra y estaba claro que Pedro Sánchez, espoleado por Pablo Iglesias, aprovecharía cualquier oportunidad para poner en marcha la moción de censura.

El líder podemita recelaba de que Rajoy mantuviera en el cajón de Ana Pastor un decreto de disolución de las Cortes para evitar la moción de censura, ya que, una vez ésta registrada, tiene preferencia sobre la convocatoria de elecciones. Pero, como casi siempre, Rajoy no había hecho nada. Sánchez registró su moción a primera hora, sin negociar con nadie. Solo Pedro y Pablo estaban en el secreto.

Parece claro que el PNV, con permiso del PDeCAT, maneja ahora la llave para abrir al líder socialista la puerta del palacio de la Moncloa. Si los peneuvistas se abstienen o votan en contra, Pedro Sánchez perderá la moción. Si le apoyan, será nuevo presidente del Gobierno, con solo 84 diputados. “El PNV se inclinará por el mejor postor”, me dijo ayer un colega vasco de larga experiencia. Difícil saber quién será más generoso en la oferta para que voten en uno u otro sentido los cinco diputados vascos que pueden encumbrar a Sánchez o dar salida del corredor de la muerte política a Rajoy. Tardaremos tiempo en enterarnos de las claudicaciones. Pero nos enteraremos. En todo caso, de producirse la victoria de Sánchez, lo que se impondrá en España, eufemismos aparte, es el Frente Popular, con connotaciones distintas a las de 1936. Pero el Frente Popular. Ochenta años después de la guerra incivil, los versos de Ercilla en La Araucana (XXXVII, 10) cobrarán actualidad: “Pues por razón oculta a veces veo que sale vencedor el que fue reo”… “y habiendo ya cantado la victoria, de los contrarios hados rebatidos quedaron vencedores, los vencidos”.