www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

HACIA LA REPÚBLICA CONFEDERAL

sábado 09 de junio de 2018, 17:56h
Detrás de toda la habilísima estrategia que ha desarzonado de su cabalgadura monclovita a...

En medio de la parafernalia del nuevo Gobierno, este artículo de Luis María Anson, publicado en el diario El Mundo, ha merecido incontables reproducciones y comentarios en las redes sociales. Lo reproducimos a continuación.

Detrás de toda la habilísima estrategia que ha desarzonado de su cabalgadura monclovita a Mariano Rajoy está la inteligencia de Pablo Iglesias. Hace un año, el líder izquierdista ofreció a Sánchez, vencedor de las primarias del PSOE, la presidencia en la moción de censura por Podemos presentada. El político socialista la rechazó porque no dominaba entonces a su grupo parlamentario y varios de sus diputados hubieran votado en contra. A lo largo del último año, con unas encuestas que daban la victoria por mayoría absoluta al centro derecha del PP y Ciudadanos, Iglesias permaneció al acecho hasta encontrar el pretexto para saltar a la yugular de Rajoy, aprovechando que el actual Congreso es por escaso margen hostil al PP.

Tras su victoria, Iglesias, se incorpore o no al Gobierno, es el eje del Frente Popular que ha derribado a Rajoy. Su estrategia de futuro, a medio o largo plazo, no puede estar más clara: reforma de la Constitución, estableciendo en ella, como forma de Estado, a la República Confederal. Los secesionismos catalán y vasco podrían integrarse en ella porque el confederalismo supone el reconocimiento de Estados prácticamente independientes. Tras el vasco y el catalán, caerían como fichas de dominó el gallego, el balear, el canario y tal vez el andaluz.

La reforma de la Constitución que propugna Pablo Iglesias y, todavía enmascaradamente, Pedro Sánchez, se sometería a referéndum nacional eludiendo las cautelas parlamentarias establecidas en el artículo 168 de nuestra Carta Magna, con el argumento de que las mayorías cualificadas en Congreso y Senado son imposiciones del tardofranquismo en 1978. Por supuesto que el populismo-comunismo de Podemos y su alianza con el sector más izquierdista del PSOE, amén de varias agrupaciones secesionistas, se enfrentarán a una nación próspera y a un pueblo que se siente satisfecho en la libertad sin ira, y que no aceptará soluciones a la venezolana. La Europa del euro y los Estados Unidos, con bases militares en España, contribuirán a hacer frente a la estrategia que planea el Frente Popular.

Me parece absurdo, en todo caso, desdeñar lo que se avecina, negar la capacidad a Iglesias para la alta estrategia política y quedarse a verlas venir. El sistema de la Transición, tras Zapatero y Rajoy, se está desmoronando. Solo una acción decidida podrá desbaratar la estrategia de los antisistema, instalados ya en una parte sustancial del poder municipal y nacional.