www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Fred Vargas: Cuando sale la reclusa

domingo 10 de junio de 2018, 19:46h
Fred Vargas: Cuando sale la reclusa
Traducción de Anne-Hélène Suárez Girard. Siruela. Madrid, 2018. 480páginas. 21,95 €. Libro electrónico: 11,99 €. En su último título, la gran dama del “noir” y flamante Premio Princesa de Asturias 2018 vuelve a poner en acción a su comisario Adamsberg en una intriga perfecta que resulta, además, una novela excelente, más allá de etiquetas de géneros. Por Ángela Pérez

La “reclusa” que se nombra en el título de Cuando sale la reclusa, la última novela de Fred Vargas (París, 1957), flamante Premio Princesa de Asturias 2018, no es la prisionera de una cárcel, si bien, finalmente, el término tendrá un significado doble -no vamos, por supuesto, a destripar la trama-, al que Vargas nos conducirá con la maestría que la ha acreditado como una de las grandes damas de la novela policiaca. Aunque no está de más recordar lo que de ella ha señalado Fernando Savater, quien la considera “una de las mejores novelistas francesas del momento en cualquier categoría y género”, y la propia Acta del Jurado del Princesa de Asturias, donde, además de destacar su condición de revitalizadora del género, se recalca: “Su escritura combina la intriga, la acción y la reflexión con un ritmo que recuerda la musicalidad característica de la buena prosa en francés. En cada una de sus novelas la Historia surge como metáfora de un presente desconcertante. El vaivén del tiempo, la revelación del Mal se conjugan en una sólida arquitectura literaria, con un fondo inquietante que, para goce del lector, siempre se resuelve como un desafío a la lógica”.

Se refiere la “reclusa” del título a una Loxosceles rufescens, un tipo de araña, originaria de la cuenca del Mediterráneo, de hábitos nocturnos, y muy difícil de cazar, pues muestra gran habilidad para esconderse. Es venenosa, y su picadura puede llegar a producir gangrena, pero su veneno no es mortal, salvo que se inocule en la víctima en enormes cantidades. Precisamente esto es lo que sucede en el nuevo y extraño caso que deberá resolver Jean- Baptiste Adamsberg, el sugerente personaje creado por Vargas. Un comisario muy particular, que vio la luz en la primera novela de la serie, El hombre de los círculos azules, y que investiga con un “método” basado sobre todo en su prodigiosa intuición.

El comisario Adamsberg se encontraba en Islandia de vacaciones, descansando tras un caso especialmente difícil -¿en realidad, cuál no lo es?-, pero le llaman de París para que se haga cargo del atropello de una mujer que parece más un asesinato que un accidente y donde son sospechosos su marido y su supuesto amante. Paralelamente, a Jean-Baptiste Adamsberg le llama la atención la muerte de varios ancianos a causa de picaduras de reclusas. Su intuición es la que le dice que tampoco esas muertes son accidentales, sino que estamos ante asesinatos perfectamente orquestados.

Y, como es habitual en su modo de actuación, comienza a investigar casi por su cuenta, pues su proverbial intuición, que le lleva a la resolución de complejos enredos criminales, no deja de ser admirada por sus compañeros, pero, a la vez, vista con cierto recelo, sobre todo por su antagonista, el inspector Adrien Danglard. Así, va descubriendo que los ancianos muertos -y se producirán más fallecimientos por el mismo sistema-, no eran precisamente unos angelitos. Muy al contrario, se conocían, y de niños y adolescentes, en el orfanato donde estaban acogidos, formaron la peligrosa y cruel “Pandilla de las Reclusas” dedicándose a provocar que estas arañas picaran a otros niños allí internados con el resultado de que algunos sufrieron gravísimas secuelas que les marcarían de por vida. Y aún averigua más: esa pandilla no solo hacía el mal de esta enrevesada manera, también empezó a cometer violaciones primero a niñas y después, ya fuera del orfanato y siendo adultos, a mujeres.

Fred Vargas, cuyo nombre real es Frédérique Audoin-Rouzeau y que tomó su pseudónimo del personaje de María Vargas -interpretado por Ava Gardner en el filme La condesa descalza, de Joseph L. Mankiewicz-, es arqueozoóloga y ejercicio esta profesión durante más de dos décadas. Pero, según ella misma ha confesado, un día, más que nada por divertirse, decidió escribir una novela. Y, a partir de ahí, no paró. Sus miles de seguidores se congratulan de esa decisión de la que ahora podemos volver a disfrutar con la lectura de Cuando sale la reclusa.

Junto a su última novela, se ha publicado recientemente en español su también muy recomendable ensayo Pequeño tratado de todas las verdades sobre la existencia (La Umbría y la Solana), presentado por su admirador Fernando Savater.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios