www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIEN POR PABLO CASADO

lunes 18 de junio de 2018, 13:59h
Pablo Casado ha decidido presentar su candidatura en las primarias del Partido Popular. Es una...

Pablo Casado ha decidido presentar su candidatura en las primarias del Partido Popular. Es una excelente noticia. El Partido Popular necesita políticos jóvenes que renueven a fondo la agrupación, con respeto a todo lo bueno que se ha hecho a lo largo de los años. Pablo Iglesias y Albert Rivera, cada uno con sus ideologías, significan una situación generacional como la de Pablo Casado. La noticia de su presentación ha removido las conciencias de los peperos y son muchos los que están anunciando su apoyo. Voy a reproducir a continuación el último párrafo de un artículo sobre Mariano Rajoy y otros tres dedicados íntegramente a Pablo Casado en El Imparcial y en El Mundo.

PABLO CASADO, EN SU SITIO

El Imparcial, 23-II-2016

Entre los líderes con futuro del Partido Popular -Ana Pastor, Núñez Feijóo, Soraya Sáenz de Santamaría, David Erguido, María Dolores de Cospedal- destaca Pablo Casado. Es hombre firme, consecuente, moderado y prudente. Se expresa con claridad. Le cae simpático a la gente. Comunica con espontaneidad. Tiene la edad adecuada y la experiencia necesaria para afianzarse como un hombre clave en la dirección del Partido Popular.

Aseguran algunos que Pablo Casado ha exagerado su indignación ante la corrupción. Mi opinión es la contraria. Ha estado mesurado y exacto. La multiplicación de los casos de corrupción está fragilizando la imagen del Partido Popular ante la opinión pública. Mucha gente está indignada, casi todos a asqueados. Mes tras mes, semana tras semana, día tras día, los medios de comunicación estallan con noticias de corruptelas que conciernen al PP. Un escándalo tras otro que afecta a dirigentes del pasado pero también del presente inmediato.

Pablo Casado se ha limitado a sintetizar la opinión de una parte sustancial de los militantes del PP, que destacan por su honradez, y que se sienten especialmente ofendidos por el grupo de los que se han aprovechado del poder público para forrarse los bolsillos.

Bien por Pablo Casado. Ha hecho y ha dicho lo que debía hacer y decir. No es Savonarola. Nada de exaltación hay en él. Ha sabido compartir con las bases del partido una indignación creciente y un asqueamiento general. El PP está en el deber de combatir hasta la extenuación las prácticas corruptas. Y a emprender cuanto antes una vasta operación de regeneración y democratización del partido.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

PABLO CASADO

El Mundo, 3-III-2016

Último párrafo

El nombre emergente es el de Pablo Casado. Político que descarga día a día su estimulante equipaje político a pesar de la juventud, todavía no ha cumplido los cuarenta años, Pablo Casado es hombre de simpatía contagiosa, excelente comunicador, con las ideas muy claras. Sabe exponerlas sin tapujos ni veladuras. Representa para muchos la regeneración del PP, desde el respeto a lo mucho que el partido ha sumado en la democracia española. Nadie o casi nadie se atreve a decirlo, pero en Casado está el sucesor que presentaría la cara más votable del centro derecha español. Apostar por él es apostar por el futuro, por un futuro de eficacia, de firmeza, de moderación y prudencia. Quienes conocen a fondo el Partido Popular, lo saben, aunque no se atrevan a decirlo en público por miedo a quedar excluidos de la foto.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

CASADO, CONVINCENTE

El Mundo, 12-IV-2018

Pablo Casado es hombre moderado, prudente y razonador. Le cae bien a la gente porque rezuma simpatía. Tiene sentido del humor. Es discreto, flexible, firme al defender sus ideas. Representa la política que viene, la nueva generación que aprieta. Hace dos años escribí en este periódico que apostar por Pablo Casado era apostar por el futuro. Más liberal que conservador, el joven político del PP, que sin duda tendrá defectos como los tenemos todos, nunca pierde los nervios. Carga además con un excelente equipaje cultural y sabe bandearse en un partido en el que a veces brillan las navajas cachicuernas, si bien lo que predomina es el amor al redil del rebaño mansurrón y lanar, atento siempre al carnero adalid, que administra pesebres y mamandurrias.

Frente a una insidia de especial repercusión en la opinión pública, Pablo Casado ha reaccionado de forma fulminante. Sin una altivez, sin vacilaciones, se ha presentado ante la opinión pública haciendo gala de transparencia. Nada que ocultar. Lo único que el pueblo no perdona al político es la mentira o la falsedad. Pablo Casado ha exhibido documentos incuestionables, ha contestado a todas las preguntas que se le han hecho, se ha expresado con sencillez y claridad. La insidia se ha vuelto contra quienes la lanzaron. Pablo ha sido convincente y ha cegado las sombras y despejado las dudas.

Con su gran sentido de la solidaridad, el joven político se ha colocado desde hace años por encima del egoísmo de los partidos. Ayer, y por enésima vez, la encuesta del CIS, que señala los diez grandes problemas que agobian a los españoles, situó a los partidos en tercer lugar. Menuda contradicción. Existen los partidos para solucionar los problemas de los ciudadanos y, en lugar de una solución, se han convertido, por su voracidad, en uno de los más agrios problemas.

Pablo Casado ha tenido, además, el señorío de no echar las culpas a la Universidad. Todo lo contrario. La Universidad es la continuidad de la ciencia. Y la Rey Juan Carlos dedica parte sustancial de su actividad a la investigación. De ahí su prestigio, que no debe quedar agrietado por algún pasaje lamentable pero menor. Un claustro de catedráticos sobresalientes y muchos millares de estudiantes que miran hacia el futuro se merecen el reconocimiento general. Pablo Casado ha tenido el acierto de desbaratar la insidia contra él vertida, sin descargar la menor culpa sobre la Universidad.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

PABLO CASADO SALDRÁ ROBUSTECIDO

El Imparcial, 18-V-2018

Le temen como a un huracán. Es el político liberal con más simpatías en España. Ha dado al Partido Popular la imagen que necesita para el futuro. Es moderado, prudente y razonador. Carga sobre sus hombros jóvenes un notable equipaje cultural y político.

Y por todo ello, le atacan, tratan de triturarle, de expelerle de la vida política. No lo han conseguido. No lo conseguirán. Aunque le hagan cien análisis de sangre política y una resonancia magnética, no podrán con él. Tarascada tras tarascada, Pablo Casado, sin perder la serenidad ni los nervios, responde de forma convincente. Ha conseguido ya que el sector más cualificado de la opinión pública se manifieste a su lado. La ciudadanía está ya al cabo de la calle de que la campaña contra Pablo Casado es una sucia maniobra política para eliminarle como candidato en las próximas elecciones.

“Ladran, buena señal de que cabalgamos”, decía Azaña. Mientras más puntos sume para ganar las próximas elecciones madrileñas, más se redoblarán los ataques, las invectivas y las calumnias. Eso forma parte del navajeo político. Pablo Casado lo sabe y se defiende con serenidad, con razonamientos y con pruebas. Los acosos a su persona se están convirtiendo en un bumerán contra quienes los lanzaron.

El Pablo Casado sereno y convincente se está imponiendo. Saldrá robustecido de tanta agresividad y tanta calumnia. Hoy por hoy, y de cara al futuro, Pablo Casado es uno de los nombres que más esperanzas despiertan para el futuro político de España. Lo saben en Génova. Lo saben en Moncloa. Lo saben en las madrigueras de los partidos de la oposición, que tratan de destruirlo. Sin éxito. Se verá dentro de unos meses. Al convertirlo en diana de sus insidias, le han robustecido.