www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUSIA 2018

Mente frágil, 'Messidependencia' y el conflicto con una estrella, receta del fracaso de Sampaoli

viernes 22 de junio de 2018, 01:30h
Argentina fue goleada por Croacia y queda al borde de la eliminación en la fase de grupos.

El fútbol argentino vive uno de los peores momentos que se recuerdan. El germen de la situación actual -goleados por Croacia y con serias posibilidades de caer eliminado en la fase de grupos del Mundial- se ha ido desarrollando a lo largo de la fase clasificatoria para Rusia 2018. La AFA se hizo añicos en estos meses y por el banquillo del seleccionado nacional pasaron tres entrenadores. El último, Jorge Sampaoli, fue capaz de arrancar un escaño para la cita mundialista in extremis.

Este jueves, tras la debacle, el técnico ejecutó una exhibición de autocrítica ante los medios de comunicación. Su papel no era sencillo, después de la bofetada asestada por los balcánicos y tras el error garrafal cometido por Willy Caballero, el portero titular que fue elegido por el preparador que salió de Nervión para aterrizar en Ezeiza. Así, Sampaoli abrió su alocución poniendo el pecho. Estaría 10 minutos asumiendo culpas y diagnosticando las ruinas de su obra.

"Yo soy el responsable de tomar decisiones. Hoy la clave de la derrota tiene que ver con responsabilidades mías por el plan de partido y por situaciones que a lo mejor planteadas de otra forma habrían salido mejor. No creo humano achacarle la responsabilidad a Caballero", avanzó en referencia a la elección del portero suplente del City por delante Romero, el guardameta que defendió el arco argentino en los últimos años de forma ininterrumpida, y de Armani -emblema de River y en alza regional-.

Y prosiguió: "La responsabilidad es toda. Buscar sistemáticamente situaciones con jugadores que se colocan en el campo es mi responsabilidad. En esa realidad no pudimos encontrar sociedades que habrían dado rédito a Argentina aprovechando a Messi". Asimismo, se mostró resignado y consternado al hablar del estado anímico de su camarín de cara al último duelo de la primera fase y se lamentó por haber sufrido una "desgracia" con el primer gol, que "cortó" las opciones de su equipo.

"Se quebró el partido emocionalmente para nosotros y no tuvimos argumentos futbolísticos para cambiar la historia. El proyecto no prosperó y es difícil que destaquen jugadores. Estoy esperanzado, tengo dolor con la derrota y seguramente que no he leído bien el partido", admitió para, de inmediato, confesar sus sensaciones: "No sé si vergüenza, pero sí dolor. Me tocó hace mucho tiempo cuando entrenaba a un equipo de fútbol y ahora con la camiseta de mi país. Es doloroso. El plan del partido no prosperó y hay que apostar a una posibilidad que queda. Hay que pelear".

"El sentimiento es de mucho dolor por no haber estado a la altura de lo que quería el pueblo argentino. Quiero pedir disculpas a toda la gente que vino a vernos. Me creo responsable de eso. Tenía tanta ilusión como ellos y hoy estoy muy dolido. Lo intenté hacer lo mejor posible hasta ahora y no he encontrado la opción de darles lo que ellos quieren", reseñó. Y abrió la aspita del escueto rendimiento y participación de Lionel Messi. Sacándole toda responsabilidad.

"La realidad de Messi es incómoda porque no hemos encontrado un equipo que se acomode a él", expuso, evidenciando la dependencia absoluta (casi pretendida) del zurdo azulgrana."Como conductores, nos tenemos que hacer cargo de realidades y está realidad me toca a mí. Los jugadores acabaron muy mal. Estábamos muy ilusionados de poder lograr el primer lugar y estar cerca de la clasificación. Esto nos aleja y nos deja doloridos a todos. Aprovechar las fortalezas de un grupo que valoro mucho. No pudimos todavía consolidarnos en el proceso. Hay que pelear por la oportunidad que queda", zanjó.

Y, toda vez que enumeró que sus pupilos no tuvieron la consistencia mental para reaccionar y para sobreponerse a un pobre desempeño de su estrella, Sampaoli todavía padecería una estocada en la zona mixta. Sergio Agüero, jugador titular en detrimento de Higuaín y con el que ha tenido tiranteces, fue preguntado por la teoría por la que el entrenador entendía que los jugadores no se adaptaron al proyecto ideado por el cuerpo técnico. "Que diga lo que quiera", proclamó el 'Kun', displicente y mordiéndose la lengua. En ese momento huyó de los micrófonos, dando por terminada su comparecencia de forma abrupta. Y alimentando la teoría que manejan medios argentinos sobre la fractura entre el técnico y algunas de las vacas sagradas del camarín.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios