www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RIESGO DE FRACTURA EN EL PARTIDO POPULAR

viernes 22 de junio de 2018, 11:38h
Los enfrentamientos son tan ácidos, las navajas tan afiladas, las miradas tan turbias que...

Los enfrentamientos son tan ácidos, las navajas tan afiladas, las miradas tan turbias que militantes y dirigentes responsables del Partido Popular temen que la agrupación se pueda fracturar.

Mariano Rajoy se enfrentó a José María Aznar y mantuvo su desdén por el anterior presidente hasta que no le quedó otro remedio que dimitir diciendo: ahí queda eso. Y eso es un marrón de muy complicada digestión. En otras circunstancias, las primarias, serían bienvenidas y podrían contribuir, incluso, al fortalecimiento del partido. Ahora los dirigentes del PP deben caminar con pies de plomo. La catástrofe de la moción de censura, la veintena de partidos y agrupaciones votando contra Rajoy, la falta de información en las alturas del partido, la suficiencia y la prepotencia han conducido al desastre del que se pugna ahora por salir.

Solo Pablo Casado ha dicho la palabra que esperaba la militancia: “Me esforzaré por mantener la unidad del partido”. Los populares están ya madrugados por Albert Rivera, que les ha arrancado chorros de votos. Entre veladuras se mueve también José María Aznar, que tiene todo el derecho a defender lo que considera las esencias del partido y que ha hecho ya algún ademán de entenderse con Rivera porque considera fundamental el acuerdo con el otro partido que vertebra el centro derecha español.

Soraya y Dolores avanzan sobre la cuerda floja del espectáculo. Teme la militancia que pierdan el equilibrio. Teme también la militancia que estalle entre ellas una guerra civil devastadora para el PP y por eso son muchos los ojos que se vuelven hacia Pablo Casado.