www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÓRMULA UNO

El jefe de McLaren se niega a dimitir y Alonso responde con optimismo resignado

EL IMPARCIAL
sábado 23 de junio de 2018, 01:50h
El español defiende que esta es su mejor temporada del presente lustro.

Dos abandonos consecutivos y una información publicada por el Daily Mail. Eso ha sido suficiente para que toda la presión y crítica circundante a McLaren se haya cernido sobre Eric Boullier, el jefe deportivo de la escudería. El que ha pastoreado el barco en este curso de alianza con Renault que arrancó con puntuación en todos los Grandes Premios, lejos del podio, hasta que los problemas de fiabilidad se unieron a los perennes relativos a la potencia.

El texto de rotativo inglés aseguraba que una fuente interna de la fábrica de Woking habría efectuado y revelado el siguiente análisis de situación: "El coche va mal y no saben cómo solucionarlo, pero tienen salarios de seis cifras. No lo entendemos. Hay cuatro directivos a los que llamamos ‘Los Intocables’, (Eric Boullier, Matt Morris -ingeniero en jefe-, Simon Roberts y David Probyn -jefes de operaciones-). La gente está empezando a boicotear los informes. Nos gustaría ir a la huelga, pero la gente teme por su trabajo".

En esa información también se desvela que, literalmente, a los trabajadores de McLaren les pagan las horas extra de trabajo con barritas de chocolate Freddos. Esta circunstancia habría desembocado en un enfado generalizado con la cúpula del equipo en el que naufraga, sin horizonte, Fernando Alonso. Desde la escudería se ha admitido parte de lo relatado, aunque se puntualiza que las barritas de chocolate, las gorras o el material entregado a los trabajadores como recompensa tienen que ver con un detalle para con los empleados. No se trata de un sueldo extra.

"Han salido un par de historias divertidas de leer. Mucha gente nos ha escrito para preguntar si era una broma. Quizá haya un par de personas molestas en un equipo de 800 trabajadores, pero en toda organización tienes a empleados que están de acuerdo o en desacuerdo. No sé cuál es su problema. Les hemos invitado a que vengan para entenderlo mejor, para hablarlo, y veremos", se ha limitado a declarar el señalado Eric Boullier.

El caso es que el francés ha aprovechado el brete para dejar clara su postura global sobre su rendimiento como gestor. "No voy a dimitir. Todos nos responsabilizamos del rendimiento del coche. Llevo 20 años en las carreras, he ganado carreras y campeonatos con todos los equipos que he gestionado, también en Fórmula 1", ha proclamado. Y ha asegurado que "no estamos donde queremos estar, no estamos contentos donde estamos, pero tenemos a Renault como nuevo motorista y tenemos a gente de talento en el equipo. Simplemente tenemos que procurar identificar los problemas del coche y corregirlos", defendió.

En medio de este vendaval sobevenido se encuentra el asturiano, que este viernes ha prolongado su crisis particular en los entrenamientos libres del Gran Premio de Francia. Alonso fue 1,8 segundos más lento que el de Lewis Hamilton, la mayor diferencia de la temporada. Asimismo, por si fuera poco baño de realidad tras su glorioso paso por las 24 Horas de Le Mans, su monoplaza sufrió un trompo en el último minuto y acabó octavo. Días antes había dejado la puerta abierta a una salida del equipo.

Sin embargo, el ovetense quiso anestesiar la atmósfera de McLaren. “No, no creo", respondió a la pregunta de la prensa sobre si lo mencionado con anterioridad iba a desestabilizar. "El equipo está a tope, muy unido. Al final, la prensa intenta buscar siempre alguna historia que contar, pero no creo que haya nada raro. Estamos teniendo un año, dentro de lo que cabe, bueno. Está claro que luchar por ser cuartos en constructores no es lo que McLaren debe hacer, porque este es un equipo grande e histórico, pero de los cinco o seis últimos años este es con mucha diferencia el mejor", sentenció.

"Quizá hay que dar un pasito atrás, ver la situación con perspectiva y es más positiva de lo que se intenta hacer ver desde fuera", zanjó antes de analizar el día: "Es difícil analizar los tiempos porque ha sido un día de muchas pruebas y experimentos para el desarrollo del coche durante la primera sesión. Y en la segunda, nos hemos dedicado más a probar los distintos neumáticos, pero después la bandera roja de Checo no nos ha permitido hacer toda la tanda larga para ver la degradación. En cualquier caso, un viernes para aprender, conocer el circuito, ver los límites, pero aún nos queda trabajo por hacer”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios