www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MOTOGP

Ducati evidencia fractura en su cúpula por haber prescindido de Jorge Lorenzo

EL IMPARCIAL
sábado 23 de junio de 2018, 01:54h
Las últimas actuaciones del balear han generado mucha tensión en el cuerpo directivo de la escudería italiana.

Jorge Lorenzo tuvo el pasado lunes que cumplir en un acto publicitario en el que, además, ofreció su opinión sobre los diversos temas que le circundan en este tramo de temporada. En el repaso dado destacó, como no podía ser de otro modo, su renacimiento en el presente Mundial de MotoGP, las perspectivas de aquí al final del calendario en su despedida de Ducati y el cariz que tomará su carrera cuando se una a Marc Márquez en Honda.

El balear comenzó confesando sus sensaciones en torno a su candidatura al título. "La mala noticia es que son 49 puntos de diferencia, pero con el mal inicio no hemos podido estar más cerca. Marc (Márquez) está muy fuerte y solo le pudimos restar cinco puntos (en Cataluña). Lo bueno es que faltan 300 puntos en juego. En deporte todo puede pasar. Me gusta ir carrera a carrera, porque te puedes ilusionar mucho y en la siguiente que se rompa el motor", analizó.

Cuando se le puso sobre la mesa el horizonte dorado que le espera en 2019, al lado del vigente campeón, el tres vece ganador del Mundial de la máxima categoría se mostró firme: "Ni puedo ni quiero hablar mucho del futuro. Primero porque me debo a una fábrica y todavía queda muchísimo. El futuro parece ilusionante y estoy muy contento". "Pero falta mucho y ahora mismo estoy pensando en un único color", arguyó con la sinceridad que le caracteriza.

"Es la decisión que tomaron (Ducati). Hay que respetarla. Mi prioridad era seguir en Ducati y acabar lo que empecé. No pudo ser. Tuve que buscarme la vida y al final salió la oportunidad que todos sabéis", confesó antes de compartir con todos su anhelo de la continuidad de Dani Pedrosa. Una circunstancia, la de la marcha del catalán, que le abrió las puertas de Honda. "Me gustaría que continuase, ya que nos perderíamos a un campeón como Dani (Pedrosa). Es todo un lujo verle pilotar. Ojalá esté con una nueva moto", aseguró.

Días después, la publicación especializada motorsport.com acogió una entrevista con Gianluigi Dall'Igna, jefe de Ducati y pieza más importante en la apuesta de la escudería transalpina por Lorenzo. El encargado de convencer al CEO de la escuadra de Borgo Panigale, Claudio Domenicali, de lo idílico de la llegada del balear desnudó su parecer en lo concerniente a la fea manera con la que el mencionado Domenicali comunicó públicamente que Lorenzo no contaba en los planes de Ducati (en la presentación de su restaurante y sin haber hablado con el español).

El director del equipo italiano ha proclamado que "el que vimos en Montmeló, ese es Jorge Lorenzo. Punto”. Y es queel piloto español ha acumulado dos triunfos consecutivos y una 'pole' desde que el mandamás de su escudería le jugó esa mala pasada. Con su futuro despejado y aclarado, Lorenzo ha despegado, luchando y retratando lo erróneo de la decisión de Domenicali -a la que se ha enfrentado Dall'Igna públicamente-. Les está pagando con lo tozudo de su gen ganador, dejando en la estacada a Dovizioso, la apuesta personal del directivo que ha echado a Lorenzo.

Dall'Igna prosigue poniendo de relieve que Dovizioso cosechó cero puntos en el último Gran Premio. "En el otro lado del garaje las cosas no fueron del todo bien", se limitó a decir, desprovisto de la energía con la que defiende a Jorge. “No quiero darle vueltas al asunto de los fichajes del año que viene. Simplemente ha sucedido así, hay que aparcarlo y centrarse en lo que aún puede suceder este año. Quiero intentar conseguir el mejor resultado posible para Ducati en este 2018", avanzó sobre su opinión al respecto de la salida de Lorenzo.

"Me he habituado a trabajar con lo que tengo y a tratar de alcanzar el máximo con lo que haya. La vida, a veces, te pone ciertos objetivos que a ojos del mundo son imposibles. Yo los he conseguido muchas veces gracias a mi tozudez y sacrificio, por eso trabajaré al máximo para llegar hacer lo mejor posible el año que viene”, finalizó el tutor de Lorenzo en Ducati que ha visto, con impotencia, cómo la paciencia de su jefe se ha terminado en el momento en el que el español ha entrado en ignición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios