www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MUCHOS VEN LOS RESULTADOS COMO “EMPATE TÉCNICO”

Casado busca los apoyos de Cospedal y Margallo para derrotar a Santamaría

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.
Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado. (Foto: Efe)
EL IMPARCIAL
viernes 06 de julio de 2018, 19:53h
La exvicepresidenta del Gobierno ofreció a Casado presentarse juntos en el Congreso del PP en una candidatura unitaria.

La batalla por liderar el PP se sigue presentando complicada una vez conocidos los resultados de la primera vuelta de las primarias, que dejó fuera de juego a una de las candidatas más fuertes: María Dolores de Cospedal. Aunque Soraya Sáenz de Santamaría superó a Pablo Casado en 2,6 puntos, en la candidatura de este último ven los resultados del jueves como un “empate técnico”.

Así, el candidato a la Presidencia ha hablado ya con los compañeros que no pasaron este jueves el corte en las primarias y tiene claro que si es elegido líder del partido intentará integrar a todas las candidaturas. En lo que ya se entiende como un claro ‘no’ a los intentos de acercamiento de su “rival” en la segunda vuelta, Casado ha insistido en que lo hará siempre “después del congreso” que se celebrará los días 20 y 21 de julio: “Reintegrar a todo el mundo pero eso sí, pasado el congreso”.

Hay que recordar el ofrecimiento de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, que resultó ganadora de la primera vuelta de las primarias del PP cuando después de conocerse los resultados ofreció a Casado “integración y unidad” y propuso presentarse juntos en el Congreso del PP en una candidatura unitaria.

¿Coalición Casado-Cospedal?

Quizá Santamaría estuviera intentando anticiparse a una hipotética coalición, que algunas voces en el PP dan por hecha, entre los compromisarios de Casado, Cospedal y Juan Manuel García-Margallo, que hay que recordar que se apuntó a las primarias para evitar que la exvicepresidenta llegara a la presidencia del partido.

Casado ha dado pistas al insistir en que “cualquier acuerdo” tiene que pasar por lo que digan los militantes a través de sus delegados, los compromisarios, en la votación del congreso y, en lo que se ha interpretado como un guiño a la derrotada, ha subrayado que hay un “63 por ciento de militantes que también quiere decidir”. De esta forma, ha reiterado que María Dolores de Cospedal es “compañera y amiga” y comparte con ella una “idea clara” de lo que el país necesita.

Desde el equipo de Casado, además, se admite que han hecho “borrón y cuenta nueva” en su relación con Cospedal y aseguran haber olvidado las acusaciones vertidas contra la secretaria general por las supuestas presiones para que no se apoyara al vicesecretario de Comunicación.

Empieza otra campaña

Entre las reacciones a los resultados de esta primera vuelta, Esperanza Aguirre ha defendido que en un proceso electoral a dos vueltas no tiene por qué gobernar el candidato más votado en la primera ronda. La expresidenta madrileña, que ha vuelto a defender su apuesta por Casado para liderar el PP, ha recalcado que este proceso “no es una elección a una vuelta, y por lo tanto los que pasan el corte tienen que atraerse a los que no lo han pasado para que les voten”.

Por el contrario, el portavoz del PP en el Parlamento Vasco, Borja Sémper, ha pedido a Casado que actúe con “generosidad y altura de miras” y acepte la propuesta de integración de Soraya Sáenz de Santamaría porque “está en juego” que de este proceso salga un “partido renovado, fuerte y unido, o enfrentado”.

El equipo de Sáenz de Santamaría insiste en defender una lista de “máxima integración” en la que estén representados todos los candidatos “derrotados” y el “mayor número posible de personas” de sus equipos. Mantiene ya contactos con dirigentes territoriales y compromisarios y viajará los próximos días para seguir con los contactos directos. Empezará por País Vasco, Canarias y Ceuta.

Aunque en su candidatura confían en contar con más compromisarios que Casado, admiten que tienen que rascar todos los apoyos posibles para llegar seguros al cónclave del 20 y 21 de julio.

Pablo Casado, que no está “en absoluto” preocupado por la investigación sobre su máster, ha reiterado que intentará que todas las candidaturas tengan su sitio en este PP “refundado” que quiere liderar, para que sea “el gran partido de centro derecha de España, en el que todo el que esté a la derecha del PSOE se sienta representado”.

¿Qué hace falta para ganar?

Para ganar se necesita la mayoría absoluta del voto de los 3.184 compromisarios convocados, de los que el jueves fueron elegidos 2.612 a cargo de los militantes -el resto son 522 natos, 40 del exterior y 10 de la Comisión Organizadora-.

Lo que no está claro es que sumar a los que apoyaban a Cospedal permita a Casado vencer a Santamaría en el congreso con los votos de los compromisarios. En palabras del coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, “en política uno más uno no son dos” y en esta parte del proceso “las cosas van por otra vía”. “Decir estos son mis compromisarios, mis votos, y yo los doy, los quito, los pongo, los sumo, los bajo... esto no funciona estrictamente así”, ha añadido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios