www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RELEVO DE RAJOY

Santamaría y Casado ya no esconden la fractura en el Partido Popular

Santamaría y Casado ya no esconden la fractura en el Partido Popular
Ampliar
miércoles 11 de julio de 2018, 22:59h
Los dos candidatos a presidir el PP han vuelto a retarse en público.

Este martes, en la cena del grupo parlamentario, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado escenificaron un ambiente plácido, confortable. A pesar de la rivalidad que les tiene compitiendo por la presidencia del Partido Popular. Las instantáneas y los testimonios llegaban a susurrar complicidad en pos de cimentar una unidad entre las dos facciones que excediera a los resultados que convertirán a uno de ellos en el relevo de Mariano Rajoy.

Pero, pasadas las horas, toda esa teatralización ha quedado en nada. Porque este miércoles los cabezas de ambas candidaturas han vuelto a evidenciar, sin maquillaje, sus desavenencias. La recta final de sus campañas han provocado que los dos gallos se lancen desafíos y reproches ante los militantes de turno y con los medios de comunicación como altavoces. La batalla ha ascendido hasta la cima de su temperatura. Finalmente.

Con la segunda vuelta de la votación por delante, que se celebrará en el inminente Congreso, Casado, que pidió un debate con Santamaría pero no ha alogrado convencer al partido de la idoneidad de ese intercambio público, se ha enrocado en el método a través del que se va a ralizar la votación. Porque no se fia de que los compromisarios no sean influenciados. Por ello, ha llamado a imponer cabinas y sobres que garanticen que el voto es "libre y secreto".

La exvicepresidenta ha respondido en este punto que ella cree "en la libertad del partido y la libertad de todos los compromisarios para votar lo que estimen conveniente". "Yo soy de confiar", ha recalcado Santamaría, quien ha tratado de reforzar la imagen y legimidad de la Comisión Organizadora del Congreso (COC), que se reúne este jueves para estudiar la decisión a este respecto. Pero, es que esta es sólo la superficie de las fricciones.

Soraya ha subrayado que lo ideal sería una lista única, pero no hay una fecha para reunirse con Pablo. Además, desde Madrid ha reprochado a su competidor que "vende que es joven, eso se arregla con el tiempo", pero su condición de mujer "no se arregla con el tiempo" y está muy orgullosa de serlo. Y ha sobresalido el hecho de que el 63% de los votos en la primera vuelta recayeron en una mujer. Bien para ella o para Cospedal.



"Ceñir esta campaña a en qué sexo tiene cada candidato no conduce a ningún sitio", ha rebatido Casado antes de reflexionar que incidir en que "ser mujer" es un parámetro relevante electoralmente es propio de ideologías de izquierda. Y ha defendido que 37 años es una "edad estupenda" para dirigir al partido más votado del país. El candidato da por hecho que los votos de Cospedal le llegarán en esta segunda vuelta, pero su rival no lo tiene tan claro.

La pugna por acaparar el voto del compromisario apunta a estas alturas hacia Alberto Núñez Feijóo. Pero el presidente de la Xunta, que ha acogido a Casado en Santiago de Compostela, sigue sin definirse. Le ha apoyado pero ha dicho que tiene que ser "prudente" porque Soraya aparecerá en su región el lunes próximo. Es por ello que considera "absolutamente improcedente" decir hoy a favor de quién está. Así pues, las espadas están en lo alto y más afiladas que nunca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.