www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CONFIANZA EN EL JUEZ LLARENA

viernes 13 de julio de 2018, 12:04h
Los juristas se han enzarzado en un debate farragoso sobre los escollos de la extradición que la Justicia...

Los juristas se han enzarzado en un debate farragoso sobre los escollos de la extradición que la Justicia alemana ha decretado sobre Carlos Puigdemont. Exonerado de rebelión, el expresidente felón solo podría ser juzgado en España por malversación. Voces cualificadas del Tribunal Supremo consideran conveniente rechazar la decisión del tribunal germano y emprender otras vías, todas ellas de complejo procedimiento.

A mi manera de ver, el juez Pablo Llarena ha llevado el asunto con tanto rigor jurídico, con tanto sentido de Estado y con tanta firmeza que merece un voto de confianza y el apoyo a la decisión que tome.

Parece lógico a muchos aceptar la extradición, que Puigdemont regresara esposado a España y que, ante el evidente riesgo de fuga, resultara encarcelado. Después, y al margen de los 12 años de prisión previstos en nuestro Código Penal, existen vericuetos para, aceptando la sentencia alemana, exigir las responsabilidades penales que la ley española exige para los delitos presuntamente cometidos por el expresidente trilero. Y, según opinión de cualificados políticos, mejor es tener a Puigdemont encarcelado en España que manipulando a la opinión europea desde Alemania o desde Bélgica.

Sin embargo, junto a esta posición, que es, por cierto, la del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se alza la sabiduría jurídica de varios magistrados del Tribunal Supremo. Quien conoce a fondo la situación es Pablo Llarena. Hay que confiar en que decida lo más conveniente para que resplandezca la justicia en el Estado de Derecho que es España.