www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

El avance de las pesquisas sobre la trama rusa enmarcan la visita de Trump a Putin

El avance de las pesquisas sobre la trama rusa enmarcan la visita de Trump a Putin
EL IMPARCIAL/Efe
viernes 13 de julio de 2018, 23:26h
El lunes comenzará la cumbre bilateral de los gobernantes de Rusia y Estados Unidos.

Quedan tres días para la primera cumbre entre Donald Trump y Vladimir Putin. Y en este preciso punto ha sido la investigación sobre la interferencia del Kremlin en los comicios presidenciales de 2016 la que ha agitado este jueves los preparativos de la visita del presidente de Estados Unidos a su homólogo ruso- De hecho, en esta jornada se ha conocido la acusación contra doce agentes de inteligencia de Moscú por el supuesto robo y difusión de datos electrónicos de la campaña de la candidata Hillary Clinton.

El encargado de presentar este nuevo giro en las pesquisas es el jefe de las mismas, el fiscal especial de la causa, Robert Mueller. En su comparecencia ante los medios, este fiscal que investiga independientemente la supuesta coordinación entre Moscú y la campaña de Trump ha comentado que las mencionadas novedosas imputaciones han sido recibidas por un gran jurado federal de Washington. Este podrá ser un tema a tratar en la charla venidera entre los mandatarios.

El caso es que estas acusaciones vienen a alimentar el peso de trama rusa, que han sido duramente criticadas por el magnate, y que cuentan entre los imputados con el exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y el exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Michael Flynn. Ya el jueves Trump afirmó que interrogaría a Putin sobre la supuesta injerencia, pero anticipó que el jefe del Kremlin la negaría. Lo hizo a través de Twitter.

Trump prometió que preguntará a Putin por estas revelaciones en su encuentro venidero


Las imputaciones reveladas este viernes fueron comunicadas al presidente previamente a su viaje y exponen cómo los militares de la agencia rusa de espionaje conocida como GRU realizaron un "esfuerzo constante" por acceder y difundir información de la candidata y del Comité Nacional Demócrata (DNC) para beneficiar al titular de la Casa Blanca. Ese mismo ente respondió señalando que el escrito no incluye alegaciones de que ningún estadounidense conociera los hechos o cometiera algún crimen y no se asegura que los actos tuvieran impacto en los comicios.

Lindsay Walters, la portavoz adjunta de la Casa Blanca, arguyó que "los cargos de hoy no incluyen ninguna alegación que involucre el conocimiento de alguien de la campaña (de Trump) (...), lo que sustenta lo que hemos venido repitiendo". Mas, en el texto de acusación se da a entender que el 27 de julio de 2016, día en el que Trump pidió al Kremlin que encontrara los miles de correos "perdidos" de Clinton, los agentes empezaron sus primeras acometidas contra uno de los servidores de la campaña.

Es relevante en el relato del fiscal también el 22 de julio de 2016. En esa jornada se ha detectado que estos agentes rusos recibieron miles de correos de la campaña de Clinton y, además, Wikileaks publicó 20.000 correos, lo que la vincula directamente con la operación, según el texto. The Washington Post confirmó que la operación llamada "organización 1" hace referencia a la plataforma de Julian Assange.

Sobre la mesa ha delitos de conspiración para atentar contra EE.UU.


Las acusaciones publicadas esta semana arguyen que los oficiales del Kremlin comenzaron en 2016 a inocular virus en las cuentas de correo electrónico de voluntarios y trabajadores del equipo de la política progresista, una práctica mediante la que lograron contraseñas que les permitieron entrar en otras cuentas y documentos y controlar la actividad de decenas de empleados. Y se puntualiza que en el momento de difundir los datos robados, los rusos se hicieron pasar por activistas estadounidenses y se sirvieron de Facebook y Twitter para diseminar el alcance de la información. Incluso se esclarece que trataron de acceder a contenido de agencias estatales y diferentes áreas del Gobierno de EE.UU.

Por último, el vicefiscal general, Rod Rosenstein, ha manifestado que los militares participaron en un "esfuerzo constante" por introducirse en las redes de ordenadores del DNC y de la campaña presidencial de Clinton para conseguir unos datos que luego difundieron en internet. Y entre los cargos señalados, a 11 de los agentes se les acusa de un delito de conspiración para cometer crímenes informáticos, con agravante por robo de identidad en ocho de estos y conspiración para lavar dinero, mientras que dos de los acusados son vinculados a un delito de conspiración para cometer una ofensa contra Estados Unidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios