www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TELEVISIÓN

The good doctor: una serie a tener en cuenta este verano

The good doctor: una serie a tener en cuenta este verano
Ampliar
viernes 20 de julio de 2018, 09:43h
Su protagonista, el joven Shaun, cautiva al espectador desde el primer minuto.

En los tiempos que corren cada vez resulta más difícil encontrar programas televisivos que merezcan la pena. La expectación generada por la emisión de la serie americana The good doctor ha superado con creces lo que se esperaba de ella. Drama, humor, romance y una importante lección de valores hace que esta serie sea ideal para todos los públicos.

El protagonista, Shaun Murphy al que da vida el actor Freddie Highmore, es un joven cirujano residente con autismo y síndrome de Savant conocido también como “síndrome del sabio”. Debido a esto, Shaun tiene dificultades para relacionarse con la gente y al mismo tiempo tiene una memoria prodigiosa y una especie de sexto sentido para intuir y descubrir extrañas patologías. No solo eso, Shaun es un médico brillante capaz de reaccionar en situaciones límite para lograr salvar a sus pacientes a veces incluso con recursos improvisados si no hay más remedio.

Highmore borda el papel haciendo llegar al público muchos rasgos característicos de las personas con autismo como pueden ser la falta de sentido del humor, no entender sarcasmos ni ironías y la dificultad de establecer vínculos afectivos. Todo esto genera situaciones llenas de humor ya que Shaun se toma todo al pie de la letra y toma por norma ser sincero ante todo. No lo hace por convicción sino porque no concibe enmascarar la verdad. Resulta tierno y a la vez gracioso observar como un médico dice a sus pacientes las cosas como son, sin ningún tipo de rodeos.

Evidentemente, por su profesión esto le genera bastantes problemas tanto con los pacientes (que no están acostumbrados a recibir de parte de los facultativos la cruda realidad) como del equipo médico del hospital en el que está haciendo la residencia, que no para de sorprenderse con la sinceridad y al mismo tiempo con el don de Shaun para descubrir y tratar de forma pasmosamente efectiva los casos más complicados.

Las lágrimas están aseguradas desde la primera entrega de la serie ya que el protagonista ha tenido una infancia complicada y las prejuicios sociales auguran que tendrá importantes dificultades en su carrera profesional a pesar de ser altamente cualificado, debido a su autismo. Afortunadamente, por casualidades del destino siendo aún un niño, Shaun conoce al doctor Aaron Glassman que será su gran apoyo y luchará por él incluso arriesgando su propio puesto de trabajo y demostrando que aún existen personas de gran corazón y sin prejuicios aunque sean los menos.

The good doctor es una buena opción para ver televisión en familia y aprender a ser más tolerantes con el prójimo. Su protagonista, el joven Shaun, cautiva al espectador desde el primer minuto conquistándonos desde el primer episodio con sus curiosas manías y su gran corazón. The good doctor, sin duda una buena serie para este verano.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.