www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Gustavo Rodríguez: Madrugada

domingo 22 de julio de 2018, 17:01h
Gustavo Rodríguez: Madrugada

Alfaguara. Barcelona, 2018. 376 páginas. 17,90 €. Libro electrónico: 11,99 €.

Por Marta Rózpide

Dicen que la noche confunde y que pasada la medianoche apenas quedan las cenizas de la consciencia. La madrugada representa la fugacidad de la vida, el puente entre la muerte de un día y el nacimiento de otro. Durante esas horas de la noche, cuando el cielo está en su negro más intenso y la luz de la ciudad no deja ver las estrellas, surgen las situaciones más hilarantes e insospechadas. Muchas veces, esa falta de claridad libera a las personas de la culpa y las invita a cometer acciones bajo un velo imaginario de impunidad. Casi todos esos momentos en los que el humano juega a dejarse llevar por su subconsciente y la falta de vergüenza no repercuten en su vida más allá de las 24 horas siguientes. Sin embargo, y aunque sean pocas las ocasiones, hay decisiones que uno toma de forma inconsciente que le acompañan el resto de su vida.

Pero, ¿y qué pasa cuando eres fruto de una madrugada?, ¿cuando parte de tu razón de ser está como un carrete velado y manchado de grasa? Trinidad Ríos, una de las protagonistas de esta singular novela, perdió a su madre y quedó huérfana una madrugada en la selva sur de Perú. Desde entonces, la sombra oscura del delito y la vileza la perseguían a donde quiera que huyera, hasta que encontró una nueva misión: hallar a su padre. Lo que ella no sabía es que su progenitor era un cantante bipolar y mujeriego empedernido que se ganaba la vida imitando a los Bee Gees.

Madrugada es una obra coral que explora la naturaleza y el caos de la sociedad limeña a través de las relaciones familiares. La nueva novela de Gustavo Rodríguez, enmarca la ausencia del padre en una sociedad caótica, costumbrista, violenta, misteriosa y sensual que invita al lector a bucear en las páginas de la obra.

A pesar del potencial del argumento, la realidad cuando uno pasa de las 15 primeras páginas, para desazón del lector, es otra. Si bien la atractiva escritura de Rodríguez es algo a elogiar, no es lo suficiente para retener al lector. El caos de la ciudad de Lima traspasa las hojas de la novela y ni los personajes ni la estructura de la obra se sostienen. Los intercambios continuos del narrador, que salta de un personaje a otro; la falta de concreción en los diálogos, y las claras diferencias en las expresiones y el léxico del autor con el castellano hacen que el lector se sienta perdido y abrumado.

Gustavo Rodríguez (Lima, 1968) no termina de convencer en esta última novela, muy lejana a la potencia narrativa del autor en La semana tiene siete mujeres (Planeta, 2010), una de las finalistas del Premio Planeta-Casamérica. No obstante, para aquellos a los que les suba la líbido cuando se enfrentan a un reto, para los que ven poesía en el caos, he decir que este es su libro. No les resultará difícil encontrar el gusto por la nostalgia de las palabras de Rodríguez y puede que hasta incluso se rían con algunas de las situaciones a las que se enfrentan los protagonistas.

La edición de la novela es además un extra a tener en cuenta: la letra es grande y no necesitarán gafas, no es muy extensa, y el gramaje del papel es fino y no se le entumecerán los brazos al sostener el libro en la cama. Hasta puede que la lectura de Madrugada sea una de esas decisiones que uno toma de forma inconsciente y que terminan acompañándole el resto de su vida. Si no es usted un lector intrépido le aconsejo que dedique sus desvelos a otras aficiones más acertadas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)

+
3 comentarios