www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CATALUÑA

El Gobierno no cierra la puerta a un adelanto electoral: "Nadie va a resistir más allá de lo razonable"

La consejera de la Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi.
Ampliar
La consejera de la Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi.
EL IMPARCIAL
martes 24 de julio de 2018, 17:54h
Sánchez insiste en agotar la legislatura, pero el giro del PDeCAT por el golpe de mano de Puigdemont y del nuevo líder del PP lo haría inviable.

Las relaciones entre los independentistas y el presidente Pedro Sánchez se complican y hacen tambalear el Gobierno. Después de que el expresidente catalán Carles Puigdemont quitara de en medio a Marta Pascal para controlar el PDeCAT, se han encendido todas las alarmas entre los que apuestan por el "diálogo" con los separatistas para solucionar la crisis catalana. De hecho, ha sido la nueva vicepresidenta del PDeCAT, Miriam Nogueras, la que ha anticipado que el Gobierno lo tendrá "más difícil" a partir de ahora. Por tanto, el PDeCAT recupera la escalada de tensión con el Gobierno antes de otoño, cuando el Ejecutivo de Torra tiene la potestad de volver a convocar elecciones en Cataluña.

El Gobierno cuenta con 84 diputados en el Congreso y los ocho por parte del PDeCAT son imprescindibles para sacar adelante cualquier iniciativa que el Gobierno presente en la Cámara Baja. La primera prueba de fuego tendrá lugar mañana miércoles con la primera votación para elegir a Rosa María Mateo como administradora única de RTVE y Puigdemont ya ha avisado de que no lo apoyará.

Al endurecimiento del PDeCAT se le suma el del nuevo PP, con Pablo Casado al frente. Si ya es compleja aritmética en el Congreso, el Consejo de RTVE tiene que aprobarse también en el Senado, donde los ‘populares’ tienen mayoría absoluta. El techo de gasto tiene que ser avalado igualmente por la Cámara Alta y el propio Casado ha dicho ya que no lo apoyará porque entiende que si Bruselas da más margen debe utilizarse en amortizar la deuda.

Un fracaso en este punto sería definitivo ya que Sánchez estando en la oposición demandó a Mariano Rajoy que debía convocar elecciones o someterse a una moción de confianza si no era capaz de sacar adelante los Presupuestos.

Con todo, Pedro Sánchez pretende agotar la legislatura y convocar elecciones en 2020. Sin embargo, ya hay miembros de su equipo que, conscientes de que falta estabilidad, contemplan un adelanto electoral.

La portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Isabel Celaá, ha asegurado este martes que "nadie está pensando en adelantar las elecciones" generales, pero ha precisado que "nadie va a resistir más allá de lo razonable" porque "sería absurdo".

En un desayuno de Nueva Economía Fórum en Madrid, Celaá ha respondido a preguntas de los periodistas que "convocar elecciones es una facultad del presidente del Gobierno". Y ha resaltado que "nadie está pensando" en ello en el Ejecutivo socialista.

Sobre la elección de Rosa María Mateo ha dicho que no quiere "ni pensar" que el Congreso pueda rechazarla: "Es increíble que en un país como éste y en 2018, una persona de tanta importancia y de tan contrastada valía pueda eventualmente no ser respaldada por una Cámara", ha sentenciado. "Confío, deseo y espero que haya el suficiente sentido común como para respaldar a Rosa María Mateo", ha concluido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
2 comentarios