www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PARADA DE TAXIS

martes 31 de julio de 2018, 13:48h
Al pobre Pedro Sánchez le crecen los enanos por todas partes. En un par de meses su imagen de...

Al pobre Pedro Sánchez le crecen los enanos por todas partes. En un par de meses su imagen de marketing está deteriorada. Le abofetea el expresidente felón Carlos Puigdemont. Le amenazan agresivamente los secesionistas. Se mofan de él en Podemos. Le asaltan agresivamente con machetes y cal viva los inmigrantes. Le desborda Pablo Casado. Le golpean todos en el Congreso de los Diputados. Y aunque permanezca impasible y anuncie un mes de vacaciones, la procesión va por dentro.

En medio del acoso generalizado, paran los taxis y zarandean a España entera. El presidente carece de mano izquierda y no reacciona. El conflicto solo puede resolverse con autoridad, autoridad y autoridad. Pedro Sánchez carece de ella y terminará haciendo todas las concesiones necesarias para poder prorrogar su estancia en Moncloa, que es lo único que de verdad le importa.

Paga con dinero contante y sonante a algunos de los que votaron sí a la moción de censura. A otros les hace concesiones que rozan la Constitución. Pero las prebendas y las mamandurrias se le acabarán pronto. Y las concesiones también.

En lugar de fugarse de vacaciones, el presidente debería anunciar urbi et orbe que se queda en su silla curul del palacio de Moncloa porque solo hace dos meses que fue elegido y está dispuesto a gestionar personalmente los desafíos que se han desencadenado, empezando por la parada de taxis. Eso es lo que haría un líder de verdad. No parece, sin embargo, que esté en su hoja de ruta el ejercicio de la autoridad. Son muchos los que temen que persista en su política de concesiones. Hasta que se le precipiten las elecciones y sea el pueblo español el que coloque a cada uno en su sitio.