www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GUERRA COMERCIAL

Estados Unidos aumenta los aranceles a Turquía mientras la lira se desploma

Un corredor de bolsa trabaja en el edificio de la Bolsa de Estambul en Turquía.
Ampliar
Un corredor de bolsa trabaja en el edificio de la Bolsa de Estambul en Turquía. (Foto: EFE)
viernes 10 de agosto de 2018, 21:00h
La moneda turca se ha depreciado un 10 por ciento en las últimas horas.

El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, golpeó hoy la debilitada economía de Turquía al anunciar una subida de aranceles al acero y aluminio de este país hasta el 50 % y 20 %, respectivamente, después de que la lira turca se haya depreciado fuertemente en las últimas horas.

"Acabo de autorizar que se doblen los aranceles sobre el acero y el aluminio de Turquía ya que su moneda, la lira turca, se deprecia rápidamente hacia abajo contra nuestro fuerte dólar", señaló Trump en su cuenta oficial de Twitter.

"(Los aranceles) al aluminio ahora serán del 20 % y al acero del 50 %. ¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en este momento!", añadió el mandatario.

La Casa Blanca emitió un comunicado poco después en el que detalló que Trump ha dado luz verde "a la preparación de documentos para incrementar aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedente de Turquía".

La oficina presidencial precisó que este tipo de gravámenes será impuesto "por amenazar la seguridad nacional del país, la independencia en negociaciones de comercio o cualquier otra cuestión" definida en una disposición legal conocida como Sección 232, que permite a Trump imponer aranceles unilateralmente.

Después del anuncio de EE.UU., la lira turca llegó a depreciarse hoy un 20 %, tras haber superado a lo largo de la jornada la barrera de las seis unidades por dólar, en medio del nerviosismo de los mercados por las sanciones y la interferencia del Gobierno turco en la política monetaria.

La lira ya cayó este jueves un 5 % frente al dólar y el euro, y en una semana acumula una devaluación de alrededor del 20 %, hasta tocar su mínimo histórico frente a las divisas de referencia.

Los expertos atribuyen la depreciación de la moneda turca a la fragilidad de la economía del país euroasiático, basada sobre todo en el consumo interno, con un alto déficit comercial y necesitada de inversiones extranjeras.

Antes de que Trump hiciera pública su intención, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pidió hoy a la ciudadanía que cambie "los dólares y el oro que tengan bajo el colchón" por liras turcas con el objetivo de frenar la caída de su moneda.

Esta petición, sin embargo, no tuvo el efecto deseado por Erdogan, ya que durante la hora que duró su discurso la lira se volvió a depreciar de forma aguda, pasando de 5,92 a 6,24 unidades por dólar, aunque después se recuperó ligeramente.

Las relaciones entre Washington y Ankara no pasan por su mejor momento, después de que el Gobierno de Estados Unidos anunciara hace una semana la imposición de sanciones económicas contra los ministros turcos de Justicia, Abdülhamit Gül, y de Interior, Suleyman Soylu, por su papel en el arresto en Turquía del pastor protestante estadounidense Andrew Brunson.

La Fiscalía turca pide hasta 20 años de cárcel para el religioso al considerar que tiene lazos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla secesionista kurda de Turquía, y que está vinculado también con la red del predicador islamista Fethullah Gülen, exiliado en EE.UU. y al que Ankara achaca el fallido golpe de Estado de 2016.

Trump calificó de "vergüenza total" que Turquía no haya liberado ya a Brunson, que, a su juicio, "lleva demasiado tiempo como rehén".

Esta situación parece haber sido el detonante de la tensión en una relación que ya estaba marcada por las discrepancias sobre el apoyo de EE.UU. a las milicias kurdas en Siria en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI), una cuestión que Erdogan ha criticado abiertamente en reiteradas ocasiones, entre otras cuestiones.

El aumento de los aranceles, anunciados por Washington, a los metales turcos abre la puerta a un nuevo episodio en la escalada de tensión entre ambos países, que crece día a día.

Turquía no reacciona

El Gobierno de Turquía ha mantenido hoy su aparente actitud despreocupada ante el peor desplome de la lira en trece años, asegurando que el país ganará lo que calificó de "guerra económica" pero sin plantear más medidas económicas que la de encomendarse, literalmente, a Dios.

"Ellos tienen sus dólares, nosotros tenemos nuestro pueblo, nuestra verdad y nuestro Dios", ha llegado a asegurar el presidente del país, el islamista Recep Tayyip Erdogan, en referencia a la creciente tensión económica y diplomática con Estados Unidos.

Mientras, la tendencia a la baja que la moneda turca inició en 2013, y que se aceleró el último año, se convirtió hoy en caída libre al perder un 18 % en una sólo jornada, hasta picos de 7,8 liras por euro y 6,8 por dólar, las cotizaciones más bajas desde su reforma en 2005.

Sin embargo, Erdogan dio hoy a su discurso un tono muy patriótico y nada técnico al limitarse a pedir, una vez más, a la ciudadanía que cambien por liras las divisas o el oro que tengan "bajo el colchón", para fortalecer así la moneda nacional.

Erdogan hizo esta petición por primera vez en diciembre de 2016 y la ha reiterado, aparentemente sin eco alguno, varias veces en las últimas semanas.

"No teníamos problemas económicos reales, pero fuimos blanco de ondas financieras inestables artificiales. No perderemos esta guerra económica. El dólar no puede cortarnos el camino", dijo el mandatario al inaugurar una carretera en la provincia de Bayburt.

Sin embargo, la caída de la lira se intensificó durante su discurso y el fenómeno se repitió cuando, momentos más tarde, su yerno y ministro de Economía, Berat Albayrak, presentó ante un grupo de empresarios el "nuevo plan económico" para estabilizar las finanzas del país.

Albayrak prometió "fundamentos sólidos" para un "crecimiento estable", pero sin dar ni una sola cifra ni un dato concreto de cómo estabilizar la moneda o reducir la inflación, que por primera vez en una década se sitúa en el 15 % interanual.

"Ha presentado una idea genérica, no una respuesta a la situación actual. No ha cumplido con la expectativa de los mercados de anunciar las medidas urgentes que se necesitan ahora mismo", evaluó en declaraciones a Efe el catedrático de Economía Ahmet Öncü.

"Hay que afrontar los problemas, hay que aceptar que existen, y el Gobierno no lo está haciendo. Esto crea una enorme incertidumbre", criticó el experto turco.

Numerosos analistas en el país han denunciado en los últimos días en la prensa que la inacción del Gobierno y los intentos de Erdogan de dar directrices al Banco Central asustan a los inversores y frenan la llegada de divisas, imprescindibles para Turquía.

El país eurasiático mantiene un déficit comercial y necesita inversiones para financiarlo, pero según el analista Mustafa Sönmez, los inversores desconfían cada vez más de lo que perciben como políticas autoritarias, falta de transparencia y vulneración de la independencia judicial.

Muchos economistas coinciden en que una fuerte subida de los tipos de interés sería una medida necesaria, y consideran aún demasiado bajo el incremento de junio pasado, que colocó la tasa en el 17,75 %, no muy por encima de la actual inflación.

"Subir los tipos al 30 o 40 por ciento sería, al menos, un gesto de que hay voluntad de hacer algo, aunque hasta para eso ya llegamos muy tarde", opina Öncü.

Sin embargo, Erdogan lleva años aseverando que "unos altos tipos de interés causan una alta inflación", una idea opuesta al consenso financiero, y ha llegado a decir que consideraría "traidores" a los dirigentes del Banco Central si subiesen los tipos.

Los bajos tipos han fomentado un llamativo crecimiento de la economía turca, basada sobre todo en el consumo interno, lo que según los analistas ha contribuido a contentar al electorado y ha facilitado las sucesivas victorias de Erdogan y de su partido, el islamista Justicia y Desarrollo (AKP), en elecciones y plebiscitos en 2014, 2015, 2017 y el pasado junio.

Pero es hora de frenar un posible sobrecalentamiento de la economía porque con la lira valiendo menos de la mitad que hace tres años "las importaciones se acabarán y muchas empresas privadas sufrirán crisis o tendrán que cerrar", teme Öncü.

Erdogan, sin embargo, parece poco impresionado por las cifras.

"Pese a los ataques contra nuestra moneda, el crecimiento continuará en el próximo trimestre. No permitiremos a nadie que se interponga entre nosotros y nuestros objetivos", prometió hoy.

En este ambiente, el presidente estadounidense, Donald Trump, golpeó hoy la debilitada economía de Turquía al anunciar una subida de aranceles al acero y aluminio de este país hasta el 50 % y 20 %, respectivamente.

Ankara y Washington, aliados en la OTAN, atraviesan un complicado período en sus relaciones internacionales, con varios frentes abiertos, el último el encarcelamiento desde hace dos años en Turquía de un religioso estadounidense acusado de terrorismo y que EEUU exige sea puesto en libertad de inmediato.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.