www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ, GENUFLEXO ANTE MERKEL

miércoles 15 de agosto de 2018, 11:45h
Pedro Sánchez se ha envainado su política migratoria y ha decidido hacer caso a Angela Merkel...

Pedro Sánchez se ha envainado su política migratoria y ha decidido hacer caso a Angela Merkel. En Podemos están que braman, si bien no se quejan porque saben que el presidente del Gobierno “es móvil, cual pluma al viento”. En cuanto necesite los 91 votos que controla Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados, girará sin vacilar hacia donde le indiquen sus socios, olvidando los paseos junto al lince ibérico con la canciller alemana.

El ridículo ante la opinión pública, maquillado solo a medias por el presidente Macron, ha sido descomunal. Tras el circo organizado con el Aquarius en su intento de demostrar lo progresista que es él, Sánchez vira a estribor y se alinea con la mejor expresión del capitalismo alemán. En su bienestar agosteño, seguramente piensa el presidente del Gobierno que, ayudado por la televisión de Rosa María Mateo, echará tierra sobre la desmedida incongruencia que ha cometido con el Aquarius y que la gente se olvidará del percance. Probablemente no será así. Algunos, porque se mofan de la política migratoria del presidente; otros, como me ocurre a mí, porque estamos a favor de los negros. Y aunque es necesario que los subsaharianos cumplan con la legalidad y eviten toda violencia de machetes y cal viva, está claro, sobre todo por razones históricas, que los europeos deben atender el éxodo africano, en contra del cerrilismo de las actuales autoridades italianas.

Con 84 diputados solamente, la política de imagen y de marketing tiene los pies de barro. Pedro Sánchez está sometido a los más ridículos vaivenes. Anhela concluir la legislatura pero no se puede descartar, si las encuestas siguen certificando su victoria electoral, que convoque elecciones anticipadas. Aspira a la mayoría absoluta para desembarazarse de la asfixia a la que le somete Pablo Iglesias pero si no la alcanzara preferirá entenderse con Ciudadanos suponiendo que los números le salgan. El The buck stops here que Truman colocó en su despacho antes de decidir que el B29 Enola Gay descargara sobre Hiroshima la primera bomba atómica de la historia, condiciona ya la acción política de Pedro Sánchez. Gobernar no consiste en aspavientos de imagen y palabrería. Es algo demasiado duro y serio para tanta ligereza.