www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GUERRA DE SÍMBOLOS

Rivera y Arrimadas impulsan la retirada de lazos amarillos en Cataluña

EL IMPARCIAL
miércoles 29 de agosto de 2018, 20:20h
Convocan una manifestación en apoyo a la mujer agredida por quitarlos.

Cataluña vive una guerra de símbolos que en las últimas semanas se ha intensificado debido la polémica sobre los lazos amarillos que inundan las calles de las poblaciones catalanas. Un icono con el que los separatistas reclaman libertad para su mal llamados "presos políticos" (políticos presos).

Cansados de esta invasión del espacio público, los constitucionalistas han decidido también saltar a la calle para retirar los lazos, primero, de forma individual, y, últimamente, a través de las llamadas "brigadas de limpieza", grupos organizados que dedican la noche a quitar este tipo de simbología secesionista.

Según la Fiscal general del Estado, María José Segarra, “no hay delito alguno ni en quitar ni en poner” esos lazos en la vía pública y ambas prácticas “forman parte de la libertad de expresión”. Sin embargo, en los últimos días las situaciones de tensión han ido en aumento. De un lado, porque los propios separatistas increpan, e incluso agreden a los que retiran lazos; y de otro, porque, en ocasiones, los Mossos identifican a los integrantes de estos grupos de forma "arbitraria" (según las propias palabras de la Fiscalía General de Cataluña, que los investiga).

Ejemplo de lo primero: la agresión sufrida el pasado sábado por Lidia, una mujer de origen ruso (esposa de un militante de Cs) que retiraba lazos en el parque de la Ciutadella (Barcelona), que acabó con la nariz roja y un ojo morado, tras ser atacado por un hombre que ha sido detenido esta misma mañana por "delito de odio".

Muestra de lo segundo: la intervención de los Mossos en L'Ametlla de Mar para identificar a quienes pintaban una rojigualda en un lazo amarillo, entre ellos el periodista Arcadi Espada.

Ante esta situación PP y Cs han iniciado una ofensiva para recabar apoyos frente a las agresiones de los separatistas, denunciando la "inacción" del Gobierno de Pedro Sánchez, que sigue jugando al despiste.

El último capítulo lo han protagonizado esta mañana los líderes de Cs, Albert Rivera e Inés Arrimadas, quienes han entendido que el momento y el lugar sí eran importantes y han decidido ponerse el mono de trabajo, bajar a la calle, y retirar ellos mismo lazos de la vía pública, en la población de Alella (Barcelona).

"Las calles, las plazas, las playas y las instituciones #SonDeTodos. Seguiremos defendiendo la neutralidad del espacio público en Cataluña, y limpiándolo de propaganda separatista ilegal o ideológica mientras los gobiernos no cumplan con su obligación", escribía en su cuenta de Twitter, Rivera.

Arrimadas, por su parte, dejaba el siguiente mensaje: "Hoy en #Alella hemos retirado lazos amarillos del espacio público. Vamos a seguir defendiendo que las calles, las playas y las plazas de Cataluña #SonDeTodos los catalanes piensen como piensen. Recuperar la convivencia es urgente #NoNosCallarán".

De esta forma, los líderes de Cs dan impulso a un movimiento (el de la retirada de lazos) que previsiblemente irá en aumento durante las próximas semanas.

Concentración en Ciutadella

Centenares de personas se han concentrado esta tarde junto a dirigentes de Ciudadanos y del PP frente al parque de la Ciutadella de Barcelona para mostrar su apoyo a la mujer que el pasado día 25 fue agredida en este lugar cuando retiraba lazos amarillos junto a su marido y sus hijos.

En la concentración, convocada por Cs bajo el lema "Por la convivencia y contra la violencia", han participado el presidente de Cs, Albert Rivera; la líder de esta formación en Cataluña, Inés Arrimadas; la portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat; y el presidente del grupo popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz; entre otros.

En la concentración se han visto muchas banderas españolas y alguna con el logo de Ciudadanos, se han lanzado proclamas como "Puigdemont, a prisión" y se ha gritado repetidas veces contra los Mossos d'Esquadra y TV3. Precisamente, un cámara de televisión de Telemadrid ha recibido varios puñetazos en la cara al ser confundido con un operador de TV3 en la concentración.

Rivera y Arrimadas han sido aclamados al grito de "presidente" y "presidenta", y a los Mossos se les ha recriminado su actuación durante las votaciones del 1 de octubre y se les ha tildado de "policía política" por parte de algunos manifestantes.

Antes de empezar el acto, la líder de Cs en Cataluña, Inés Arrimadas ha asegurado que su partido defenderá "una Cataluña para todos los catalanes", en vez de "blanquear a Torra", de lo que ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez. Arrimadas también ha cargado contra el sector independentista por "mofarse" y no condenar la agresión sufrida por la mujer que retiraba lazos.

"Nos encontramos en el mismo lugar donde agredieron a Lidia mientras quitaba lazos amarillos. Estamos aquí para darle apoyo a ella y a su familia, condenar firmemente todo tipo de violencia y hacer una llamada a la convivencia y sentido común", ha dicho Arrimadas.

Rivera, por su parte, ha acusado a Sánchez de "abandonar a millones de catalanes" ante la "fractura social y la ruptura de la convivencia" en Cataluña.

El líder de Ciudadanos ha pedido también al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que "rectifique" y retire los símbolos "ideológicos e independentistas" de los espacios públicos y de las instituciones que "son de todos"hez de "abandonar a millones de catalanes" ante la "fractura social y la ruptura de la convivencia" en Cataluña. El líder de Ciudadanos ha pedido también al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que "rectifique" y retire los símbolos "ideológicos e independentistas" de los espacios públicos y de las instituciones que "son de todos"

Dolors Montserrat, que también ha asistido al acto, ha criticado a un presidente y a un gobierno del PSOE "pasivos" ante la situación de Cataluña y a la hora de "defender a los catalanes, nuestra seguridad y nuestra libertad".

Pedro Sánchez es "responsable por omisión y por dejación de sus funciones" del "incremento de la ruptura de la convivencia" en Cataluña, ha dicho la dirigente del PP, por lo que ha exigido al presidente del Gobierno que ejerza sus funciones y "nos proteja".

Según Montserrat, que ha sido increpada por algunos de los asistentes, el jefe del Ejecutivo "ha dejado solos" a los catalanes que defienden "la unidad, la ley y la convivencia ante el independentismo". En este contexto, ha acusado a Sánchez de ser "amigo y cómplice" de los independentistas, que le han dado su apoyo para llegar a La Moncloa.

La exministra ha expresado su apoyo y solidaridad a la mujer agredida por el "ataque brutal" que sufrió por "defender la neutralidad" del espacio público, al tiempo que ha condenado "cualquier acto de violencia que atente contra nuestra libertad y nuestra convivencia".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios