www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TERRORISMO

Estados Unidos abate al líder de Daesh en Afganistán

Estados Unidos abate al líder de Daesh en Afganistán
Ampliar
domingo 02 de septiembre de 2018, 17:00h
Han oficializado la muerte de Saad Arhabi en un bombardeo.

Ya es oficial. Estados Unidos ha anunciado este domingo que sus fuerzas desplazadas en Afganistán abatieron a Abu Saad Orakzai, también conocido como Saad Arhabi, el líder en dicho país de Daesh. Al parecer, este referente del grupo terrorista yihadista cayó durante el bombardeo desatado por los aliados el pasado 25 de agosto. A pesar de los rumores previos, ha sido en esta jornada en la que se ha oficializado la defunción el líder terrorista.

La explicación ofrecida por el país americano señala que las tropas estadounidenses atacaron en la provincia oriental de Nangarhar, con el fin de arrebatar a Daesh uno de sus bastiones en Afganistán. Y dieron en el blanco dentro de una operación considerada como un éxito por la misión de la OTAN en el país asiático, conocida como "Apoyo Decidido". En el comunicado se especifica la realidad de la muerte de Saad Arhabi, anunciada el día 26 por la principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad.

El caso es que Orakzai es el tercer emir de Daesh fallecido en ataques de EE.UU. desde julio de 2016. Una cifra que consolida la participación americana en las incursiones antiterroristas. "Estados Unidos y sus aliados están en Afganistán para mantener la presión sobre los terroristas transregionales, que pertenecen a redes y que están intentando planear, proporcionar recursos y atacar directamente desde aquí", ha puntualizado el comandante de las fuerzas de EE.UU. y la OTAN, el general Scott Miller.

Tercer líder de Daesh abatido por Estados Unidos desde verano de 2016


Según palabras de este alto mando, que desde este domingo ha asumido la comandancia de las tropas internacionales de manos de John Nicholson, la supresión del mencionado líder terrorista es una parte "vital" del rol aliado para lograr una solución de seguridad en Afganistán. Lo que ha quedado claro por el comunicado que ha dado por buena la información de la agencia local es que este es un golpe que vuelve a hacer tambalearse al grupo terrorista en los países en los que comenzó a crecer.

El relato cronológico de esta exitosa batalla expone que en abril de 2017 murió el antiguo jefe de Daesh en Afganistán, Abdul Hasib. Fue abatido en una operación de las fuerzas afganas y de EE.UU., también en Nangarhar. Ocurrió este punto tres semanas después de que Washington lanzase en la zona una de las bombas más potentes de su arsenal convencional. Nueve meses antes, en julio de 2016, el anterior líder del grupo, Hafiz Sayed Khan, falleció en otro bombardeo americano en esa región.

Un soldado de EE.UU. se declara culpable de apoyar al Daesh


Estas informaciones contrastan, sin embargo, con la declaración de un sargento de primera clase del Ejército estadounidense que afirmó haber proporcionado apoyo material a Daesh. Así lo ha reconocido el Departamento de Justicia de EE.UU. Se trata de Ikaika Erik Kang, de 35 años, quien aceptó su culpabilidad de cuatro cargos después de ser acusado en junio de 2017, como especifica un comunicado del Gobierno de Trump.

Kang aceptó cumplir una condena de 25 años de prisión y al menos 20 años de libertad supervisada como parte del acuerdo de declaración de culpabilidad para un caso que tendrá sentencia el próximo 10 de diciembre. "Kang juró defender a Estados Unidos como miembro de nuestro ejército, pero traicionó a su país al jurar lealtad a Daesh y al intentar brindar apoyo material a esa organización terrorista extranjera", esgrime el escrito el secretario de Justicia auxiliar de Seguridad Nacional, John Demers.

Sean Kaul, el agente especial del FBI a cargo de la oficina de Honolulu, afirmó que este el primer caso semejante que detectan en Hawái. Las pesquisas apuntan que Kang se introdujo en Daesh a comienzos de 2016. En ese periodo se radicalizó, viendo de forma regular propaganda en línea de esa organización, incluyendo algunos vídeos de ejecuciones violentas de civiles y militares."Hizo numerosas declaraciones en apoyo de Daesh y expresó su deseo de unirse", exponen los documentos judiciales presentados en la corte.

Kang ya estaba siendo vigilado por aquel entonces y las autoridades planearon una estratagema para apresarle. Le tendieron una trampa: agentes del FBI se hicieron pasar por nexos con el grupo terrorista y el sargento se reunió con ellos, proporcionándoles documentos militares confidenciales. Conseguiría un dron e indumentaria militar para los que creía que eran sus cómplices, a los que entrenó militarmente en combates cuerpo a cuerpo. Pero cuando juró lealtad a Daesh, en julio de 2017, el supuesto líder del grupo yihadista que organizaba la ceremonia resultó ser un el agente federal que terminaría arrestándole.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.