www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Duro golpe de Pedro Sánchez a la economía

miércoles 05 de septiembre de 2018, 11:23h
Resulta alarmante que en apenas tres meses de Gobierno socialista ya se multiplican las señales de desaceleración económica. El mero anuncio de Pedro Sánchez, presionado por Pablo Iglesias, de una subida de impuestos a la Banca y al IRPF, ha producido una desestabilización empresarial que de momento ha provocado que el pasado 31 de agosto se convierta en el día de mayor destrucción de empleo de la Historia, mientras el paro en ese mes creció en 47.047 personas, la mayor subida desde 2011.

Las señales de alarma han obligado a la CEOE a emitir un comunicado pidiendo al Ejecutivo que deje a un lado los globos sonda lanzados durante las últimas semanas y garantice “un marco de estabilidad económica, social, política e institucional capaz de consolidar las decisiones de inversiones y de potenciar la creación de empleo”. La CEOE exige “llevar a cabo las reformas necesarias, sobre la base del diálogo social, y apostar por medidas que contribuyan a mejorar la competitividad de las empresas”.

Asimismo, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) consideró ayer “urgente” abordar las reformas pendientes y “evitar generar mayores incertidumbres” con el anuncio de incrementos de la fiscalidad “que penalizan la actividad productiva y la recuperación del empleo”.

Se trata de un toque de atención de los empresarios al Gobierno por el anuncio de subir el IRPF, implantar una tasa a las transacciones financieras e incrementar los impuestos del ahorro a las rentas altas. Los empresarios advierten que el cambio de rumbo tributario puede lastrar aún más el mercado laboral que ha empezado a dar síntomas de agotamiento en los últimos meses. A los datos del paro registrado hubo que sumar ayer los de afiliación a la Seguridad Social, que reflejan que España perdió más de 200.000 puestos de trabajo.

No parece importarle a Pedro Sánchez dinamitar en apenas tres meses la herencia económica del PP con tal de contentar a Podemos, su socio principal, para aprobar los Presupuestos y prolongar la legislatura. Y no termina de aprender la izquierda que la subida de impuestos provoca inevitablemente la desaceleración económica y la consecuente destrucción de empleo. Pero al presidente del Gobierno solo le preocupa amarrar la poltrona y sabe que necesita contar con el apoyo de Podemos. Puede ocurrir que el Gobierno sea incapaz de aprobar los presupuestos, pero con su política de gestos populistas aseste un golpe letal a la estabilidad económica.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)

+
0 comentarios