www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MENÚ DE POBRE

El zorro de la estepa rusa sale de la madriguera

Diego Medrano
x
diegomedranotelefonicanet /12/12/23
miércoles 12 de septiembre de 2018, 20:16h

Lo advertimos días atrás, semanas atrás, desde la presente garita, donde la mili de la actualidad se intuye y presiente. Todo lo que eran maniobras, aparentemente inofensivas del ejército ruso, escondían una guerra, una ofensiva o, cuanto menos, una sorpresa de ataque o petardazo. El regalito, para el mundo, ya está aquí. Putin y Rohani lanzan la ofensiva sobre Idlib, pese a la oposición turca y el cabreo de Trump. El zorro de la estepa rusa deja de enseñar las orejas, su colmillo es afilado y retorcido, Europa comienza a enterarse de quien es la peor amenaza real, visceral, bajo toda la calma y aparentemente mansedumbre o docilidad de los auténticos animales salvajes. Solo Endorgan, el presidente turco, llevaba días alertando sobre el plan, sobre la catástrofe que ya está aquí, la aniquilación por lo bonzo del último bastión yihadista de Siria (Idlib). El ruso Vladimir Putin y el iraní Hassan Rohaní tienen sed de metal: la frontera de Siria con Turquía es su feudo de fuego, bombas, balas, frente a yihadismo de presuntas armas químicas y cautelas internacionales gracias a Bashar al Assad.

Rohaní se escuda en que él quiere mantener la paz y la estabilidad en Siria. El mensaje es que tanto Irán como Rusia (socios en mucho más de lo que se piensa) defienden que Siria tiene derecho a recuperar sus territorios perdidos y para ello es necesario pisar el régimen yihadista de Idlib. El segundo mensaje, mucho más real, es que Estados Unidos abandone Siria, y que aquí están ellos (Rusia/Irán) para todo lo que pueda pasar. Lo del yihadismo es un populismo, una excusa, el enemigo de Putin siempre ha sido Trump, quien apoya el régimen de apartheid sionista solo de modo estratégico, a medias. Endorgan, Putin y Rohaní son ya el tripartido que puede poner cabeza abajo el mundo, en principio van contra el Daesh y el Frente al Nusra, antigua filial de Al Qaida, pero, sospechamos, da igual que se cambie de enemigo en la mira telescópica, ellos ya juntan sus deditos y prometen apretar juntos el gatillo compartido. Endorgan, en sus flaquezas, habla de sociedad civil, de daños irreparables, pero baila con sus socios (Putin/Rohaní) sin importante demasiado la dureza de la orquesta. Dice, para los suyos, que él es quien evita el baño de sangre masivo, que es una manera de decir, si nos ponemos, que dirige el cotarro y manda lo suyo.

Sale la ONU, que desconoce Ultraeuropa, y en boca de su enviado para Siria, Staffan de Mistura, recita palabras bellas de un cuento que nadie cree: “Una batalla por Idlib sería una batalla horrible y sangrienta. Los civiles son las potenciales víctimas y hay peligros, en caso de un ataque a gran escala, de incidentes o de una rápida escalada entre actores regionales e internacionales”. Igual, es lo que no cuentan, el mayor actor son ellos. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas mira para otro lado, sí, claro que Idlib puede ser refugio de civiles, cómo no, rebeldes huidos de las zonas reconquistadas por las tropas sirias, pero este es un jaleo que no nos dice nada. Ultraeuropa (donde la ONU se protege de salir en la foto) sabe que al posible baño de sangre seguirá otra crisis de refugiados, que igual vienen por barco o patera, sí, pero no importa, lo de menos es el reenvío postal, la no acusación de recibido de los paquetes que lleguen, todos los países cómplices ya en un sistema políticamente correcto de justo eso, devoluciones. La jugada está en machacarlos allí, y si escapan “restos”, no pasa nada, habrá algún coladero para ellos. El caso es quitar lo gordo.

Navalni, el único líder de la oposición rusa, el instigador de la reforma de las pensiones hechas por Putin, cada vez tiene menos fuerza para luchar contra el gigante. Todos los seguidores de Navalni en la cárcel, cumpliendo treinta días de prisión por quebrantar las normas de organización de mítines, y realmente desactivados, apenas cuatro gatos en sus principales centros, Moscú (cada vez menos vocecitas angelicales de: “¡Putin, ladrón!” o “¡Rusia será libre!”) y San Petersburgo (un centenar de detenidos). Según OVD-info, organismo encargado de contabilizar detenciones, apenas 291 manifestantes entre rejas barridos de la calle en 19 ciudades. Lo dicho, cuatro gatos, y 15 puntos recortados en popularidad según sondeos al presidente Putin. El zorro de la estepa empezó siendo populista (2005) pero cuando eliminó los beneficios sociales de la época (pensiones) y puso urnas (elecciones regionales) la hostilidad no llegó a trescientos tíos cabreados. Sobianin, jefe del Gabinete presidencial de Putin, asegura cómo todo el éxito del Presidente es por culpa del fútbol. Rusia grande, Rusia metegoles, y a correr por el césped sin más preocupaciones, pan y circo, vodka gratis.

¿Federalismo? Ahí lo tenemos. 63 millones de rusos llamados a elegir 22 gobernantes, diputados a los parlamentos de 16 regiones y varios alcaldes. La realidad es que el federalismo funciona solo en teoría. 15 gobernadores han dimitido de sus cargos desde el año pasado, empujados por el Kremlin, los candidatos presentados por el partido gubernamental ya son gobernadores y no hay más que hablar. En otro orden de cosas, muy hiladas con estas, nadie habla del GRU, la inteligencia militar rusa, que acaba, presuntamente, de asesinar en Londres a dos de los suyos (Alexander Petrov y Ruslan Boshirov) por irse de la lengua o empezar a hacerlo. Francia sabe que Rusia espía (Florence Party, ministra gala del Ejército, no deja de repetirlo) pero Ultraeuropa calla. El satélite ruso Louch-Olymp es torpe pero no deja de moverse. Putin, señores, el nuevo líder de Ultraeuropa, primero, y del resto del planeta después, en un nuevo sueño dorado del peor fascismo.

Vistos sus tratos con Oriente (Putin y la pareja de moros blancos Endorgan/Rohaní) mañana analizaremos, en el mismo sitio y a la misma hora, su alianza exacta para Occidente (Putin y la China de Xi Jinping contra el mismo objetivo: Trump); el empujón desde lo último de Ultraeuropa para ser los primeros del Universo. Ataca por dos sitios, duerme con un ojo abierto y el otro cerrado, se relame sin remilgo con algunos sueños posibles.

Diego Medrano

Escritor

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(1)

+
1 comentarios