www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MANIOBRA CONTRA PABLO CASADO

martes 18 de septiembre de 2018, 12:05h
Pablo Casado es el enemigo a batir. Joven, inteligente, sagaz, excelente orador, con...

Pablo Casado es el enemigo a batir. Joven, inteligente, sagaz, excelente orador, con capacidad para la comunicación, el nuevo presidente del PP puede devolver al partido su antiguo esplendor. La prepotencia y el desdén de Mariano Rajoy, que, sin embargo, hizo una gran gestión económica, redujeron a la agrupación liberal conservadora de 186 diputados en 2011 a 123 en 2015. Pablo Casado está reconstruyendo hábilmente el edificio derruido. Y, claro, van a por él.

La precipitada reforma constitucional para suprimir los aforamientos se ha puesto en marcha para enredar a Pablo Casado. Si el Supremo no archiva en las próximas semanas la causa contra él desencadenada, el desaforamiento podría herirle gravemente. Tanto Albert Rivera como Pedro Sánchez lo saben.

Y no, no es cierto que el Partido Popular sea imprescindible pero la reforma constitucional en lo que concierne a los aforamientos. No se necesitan los dos tercios. Basta con los tres quintos, es decir, 210 diputados. Entre Sánchez, Rivera y lo que moviliza Pablo Iglesias, la maniobra puede alcanzar los 212.

Pedro Sánchez ha envuelto en una nueva cortina de humo el fiasco de su tesis. Albert Rivera quiere jugar el papel que intentó Adolfo Suárez con el CDS. Fracasó el expresidente en su propósito como anteriormente lo hicieron Roca, Garrigues y Rosa Díez. Pero Ciudadanos ha conseguido cifras suculentas en el centro político, lo que le permite entenderse con el PSOE como en Andalucía o con el PP como en Madrid. El partido bisagra tiene un peligroso rival por el centro derecha, que es Casado, y no así por el centro izquierda, porque Sánchez debe obligadamente desplazarse a babor para taponar a Pablo Iglesias.

La maniobra aforamiento fracasará en su objetivo sustancial si el Tribunal Supremo archiva la causa contra Pablo Casado. Si no lo hace, el diputado presidente del PP puede enredarse en una tela de araña jurídica que terminará tal vez fagocitándole.