www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Cataluña sumida en el caos

jueves 04 de octubre de 2018, 11:18h

El ‘procés’ está tomando una deriva violenta en las calles que, lejos de ser espontánea, está alentada por las propias autoridades de la Generalidad. El otoño caliente que prometió el president Torra ha alcanzado un punto culminante con el intento de asalto al Parlament y las agresiones a policías. Un campo de batalla, en definitiva, que pretende establecer un clima de agitación prerrevolucionaria de opereta para salvaguardar los intereses de los principales líderes que comandan el secesionismo. Incapaces de acaudillar a sus acólitos hasta la prometida república catalana (ni Corea del Norte se animó a reconocerla como tal durante los vergonzantes días de su proclamación, hace ya casi un año), alimentan la caldera del odio en una sociedad que ya se encuentra al borde del colapso. Para ello, la Generalidad jalea a los CDR, comandos independentistas que han tomado el relevo de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural en la agitación de las calles. El pasado fin de semana, estos ‘cachorros’ incontrolados del secesionismo motejaban de traidor y de ‘botifler’ a Torra. El president, herido en su orgullo de independentista fanático pata negra, comenzaba una huida por libre que le alineaba con el independentismo más ultramontano y violento: “Hacéis bien en apretar”, decía a los CDR a los que, a continuación, daba carta blanca para tomar la Ciudadela e intentar asaltar el Parlament. Dejaba así a los Mossos abandonados a su suerte en la defensa de una institución que simboliza y representa la soberanía de la región catalana, lo que provocaba la lógica perplejidad entre los agentes. A través de su sindicato, los propios Mossos denunciaban falta de coordinación, previsión y recursos para hacer frente a la ira de los CDR. El triste balance fue de 40 heridos y tan sólo un detenido, liberado a las pocas horas por una orden política.

A continuación, y contra la estrategia de su partido y de sus socios de ERC, lanzaba un ultimátum al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que convocara un referéndum de autodeterminación en el próximo mes, con la amenaza de retirar su decisivo apoyo y abocar al país a unas nuevas elecciones generales que en estos momentos los socialistas parecen decididos a evitar.

Lo cierto es que toda esta lamentable situación política y social ha dejado paralizada a Cataluña, una región que en estos momentos carece de Gobierno y está sumida en el más puro caos. Sólo la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permite al Ejecutivo tomar las riendas, puede frenar el despropósito por el bien de los catalanes y de toda la ciudadanía española.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+
0 comentarios