www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CHAMPIONSHIP

Rugby. Nueva Zelanda cierra ante Sudáfrica su título más humano

sábado 06 de octubre de 2018, 20:54h
Vengaron la afrenta sufrida hace semanas y que desluce su monopolio del rugby.

Nueva Zelanda ganó el Rugby Championship 2018 el pasado 30 de septiembre. Lo hizo en el estadio José Amalfitani de la ciudad de Buenos Aires, arrasando a Argentina por 35-15 en la cuarta jornada del evento. En consecuencia, los 'All Blacks' conquistaron su tercer título concatenado para un total de 16 desde que en 1996 se empezara a disputar el 'Tres Naciones'. Alzaron los brazos los miembros de esta selección icónica con todo merecimiento.

No obstante, superaron el entusiasmo de unos argentinos que venían de ganar a Sudáfrica como local y Australia como visitante, en dos resultados que sorprendieron al planeta con rotundidad. Los neozelandeses pagaron con los 'Pumas' la decepción que significó en el vestuario de estos gigantes la derrota previa que les inlingió Sudáfrica en el campo de los 'Hombres de Negro'. Por ello, los americanos padecerían toda la fuerza del orgullo de los favoritos.

Los ensayos de Tomás Cubellli y Emiliano Boffelli y las anotaciones de Nicolás Sánchez -dos conversiones y un golpe de castigo- quedaron en anécdota ante el torrente visitante. En esa fecha se desquitaron a base de ensayos Rieko Ioane (2), Waisake Naholo, Patrick Tuipulotu y Richie Mo'unga. Beauden Barrett se apuntó cuatro conversiones y Anton Lienert-Brown cerró el duelo con otra conversión que reondeó el marcador. Pero esta victoria ante un oponente al que siempre han ganado no era suficiente para saciar la sed de venganza sudafricana.

El tercer Rugby Championship consecutivo se había visto empañado por esa afrenta sudafricana. Y este sábado, en Pretoria, saborearían el placer del contraataque. Porque fueron capaces de sobrevivir a la frontera psicológica que supuso el golpe concedido hace tres semanas en Wellington. Los 'Springboks' se convirtieron en el objetivo número uno de los 'All Blacks' desde aquella dolorosa -e inesperada- derrota y este 6 de octubre, en la jornada final, fue el día del resarcimiento.

La selección de Nueva Zelanda, a la que se le clavó el 34-35 de Wellington, tendría que remontar ante las primeras anotaciones de los visitantes. Los australianos se adelantarían con dos golpes de castigo convertidos por Handré Pollard. Avisaron en celeridad que no iba a resultar un paseo, ni mucho menos. Y los locales, de nuevo muy favoritos, lucharon de lo lindo para arrancar unas tablas al descanso. Los golpes de ensaño embocados por Beauden Barrett autografiaron el incierto 6-6.

Se desataría en la reanudación una explosión sudafricana que puso a prueba a la mentalidad y convicción de los 'All Blacks'. De hecho, los ensayos de Jesse Kriel, Damian de Allende y Cheslin Kolbe, todos ellos transformados por el apertura Handré Pollard, fijaron en el electrónico una escapada de 30-13 que inquietaría al respetable. Le urgía una reacción agónica a los locales para no tirar por tierra su prestigio en este duelo de un campeonato ya decidido. Sólo las rencillas estaban en juego.

Y los neozelandeses cumplieron con lo pronosticado con un fogonazo maravilloso. Anotaron 19 puntos seguidos sin respuesta durante el último cuarto. Aaron Smith, Rieko Ioane, Scott Barrett apuntaron sendos ensayos antes de que Ardie Savea completara la remontada postrera que hizo estallar el estadio Loftus Versfeld. Para el ajustado 30-32. Así, los campeones finalizan con 25 puntos (cinco victorias y una derrota), seguidos de los australianos con 15 puntos (tres triunfos y dos partios perdidos).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.